My Inmortal Cap. 07

MY INMORTAL

CAPÍTULO 7

La tormenta eléctrica no lo había dejado dormir en toda la noche. Estuvo dando vueltas por toda su cama tratando de conciliar el sueño, pero le fue imposible. Había tratado beber un trago y acabó terminándose una botella completa de whiskey. Al ver que no surtía efecto decidió pasar las horas tocando una de sus 17 guitarras. Le era tan terapéutico y sobre todo lo calmaba, así que no le importó que su “ruido” despertara a la chica desnuda que estaba acostada en su cama.

Cuando por fin suena su despertador a las 7:00AM, camina hasta el baño esquivando latas de cerveza, ropa y un frasco de pastillas de prescripción controlada. No tarda mucho y está listo para ir a la universidad: Unos jeans deslavados, botas de motociclista, una camisa blanca de tela abrigadora, chaleco de tweed con pequeñas y finas líneas negras y grises, una chamarra de piel negra junto con una bufanda del mismo color complementa el outfit para ese día. Agarra su maletín con una laptop, su mochila junto con las llaves de uno de sus autos. Antes de salir de su habitación, la chica sobre la cama voltea sonriendo, su cabello castaño obscuro está algo alborotado y sus ojos todavía denotan algo de sueño.

-¿Dokkun? ¿Te vas tan temprano?….

-Sabes que los lunes entro temprano, Erika. Duerme un poco más. Sólo cierra bien cuando te vayas… Nos vemos en la escuela.

Sin esperar la respuesta de su compañera nocturna, Ryo sale de la habitación y de su departamento con paso rápido.  Se detiene para esperar el elevador, vivir en uno de  los últimos pisos del edificio en ocasiones es algo  bastante inoportuno cuando se tiene prisa. ¿De qué tenía prisa? No quería ir a la escuela, no quería encontrarse con Tegoshi, mucho menos con Anika. ¿Cómo pudo haberse ido con otro justo después de que ellos dos…? ¿No significó nada para ella?. Ok, ya está comenzando a llenarse la cabeza con ideas que no quiere siquiera pensar. ..¡¿Pero cómo carajo pasó la noche con otro?!

Una parte de su consciencia le grita que no es del todo inocente ¿No había hecho lo mismo esa noche? Había hablado con Erika para que le hiciera “compañía” ¿siempre lo hacía, no? No es que sintiera  algo por ella. Es un acuerdo que dejaron bastante claro cuando comenzaron aquellas visitar nocturnas.

En verdad es un malito bastardo…

La puerta del elevador se abre de par en par y entra con paso pesado, antes de que se cerraran una mano las detiene. Ryo no se sorprende cuando un chico alto de cabello negro y mirada enigmática entra con una sonrisa igual de seductora que la de Ryo. Le dedica una sonrisa torcida cuando entra completamente al elevador, ataviado con unos jeans negros, botas, camisa rojo sangre, una gabardina negra junto con una bufanda del mismo color que alcanza a ocultar un dije de color rojo carmesí.

-Oha, Dokkun…. ¿Qué tal pasaste la noche? Por lo que pude ver, muy bien acompañado…

Se coloca al lado de Ryo, recargándose y prendiendo un cigarro.

-¿Por qué comienzas a joderme desde temprano?…..

-Calma, calma… Despertaste bastante susceptible el día de hoy… Mientras no me pidas que te apapache y te compre chocolates de exportación…¬____¬

Uchi Hiroki se acerca y le da un beso en la mejilla mientras le acaricia la mejilla opuesta. Ryo comienza a gritar una sarta de palabras altisonantes mientras le agarra la entrepierna a Uchi presionando con bastante fuerza.

-Será mejor…. Que dejes de joderme si no quieres… perder tu más preciado… “tesoro”

Dice Ryo con voz fría y mirada tan afilada como dos negros cuchillos

-Ok.. Ok… >O<… ¡Dios!… ¿Qué carajo te pasa? No me digas… se trata de Anika. ¡Por dios, Nishikido! Después de tanto tiempo sigues obsesionado con esa…

-¡Cuida esa boca, Uchi!

-… Con esa persona… En verdad, eres demasiado extraño. Ya todo terminó entre ustedes ¿qué más buscas al estar pensando todavía en ella?

Ya todo terminó entre ellos. ¿En verdad es cierto? Claro, lo suyo había terminado desde hace un año pero, muy dentro de él siente algo muy latente por aquella relación. También esa parte le recuerda que fue él quien había ocasionado la ruptura, en especial la de Anika. Pero su orgullo es el que lo envuelve y no lo deja admitir la culpa. Tenía lo que podría haber sido lo mejor de su vida y por estúpido…

-¿Y bien? ¿Te sirvieron los regalitos que te dejé en tu casa?

La voz de Uchi lo hizo regresar de sus cavilaciones.

-Ah… Eso, si. Aunque nunca he necesito utilizar Poppets…. Como otros….

Ryo lo mira como sólo él sabe hacerlo, con toda la intensión de molestarlo

-¡oe!  A mi todo me funciona bien todavía ¬¬ ¡enano jodido!

Los dos llegan al estacionamiento del edificio. Ryo se acerca a un espacio de estacionamiento en el que se encuentra un formidable Bentley Continental GTC Speed convertible de modelo reciente en un flamante color Onyx con los asientos de color rojo. Se coloca sus lentes favoritos para conducir ese auto, unos Ray Ban Aviator Large Metal II RB 3026. Sube lentamente no sin antes lanzar sus cosas a la parte trasera del auto con un poco de enfado. Enciende el motor no sin antes mirar a Uchi.

-¿Te vas a quedar ahí parado?

-Ya voy, Ya voy…. ¡damn!… para haber fuckeado anoche, te despertaste con un humor de los mil demonios.

-¡Urusai! ¡Omae!

Uchi entra rápidamente al auto  y prende un cigarro para inmediatamente voltear y dedicarle una sonrisa pícara a Ryo. Éste le muestra el dedo medio con una enorme mueca de enfado y sale disparado del estacionamiento rumbo a la universidad. No se dieron cuenta que la chica con la que Ryo había pasado la noche, los vio alejarse desde la ventana del departamento de éste.

********

Una ráfaga de frío viento entra por el enorme ventanal de la habitación de Toma, moviendo ligeramente las cortinas. La noche para Anika y Toma había terminado bastante tarde, en la habitación quedaron los restos de su juerga personal: botellas, bolsas de botana vacías.

A causa del frío en la habitación, Toma comienza a moverse incómodo en la cama. Trata de levantarse para buscar otra cobija, pero al hacerlo algo se lo impide. Abre los ojos y al tratar de mover el brazo, ve a Anika acostada sobre él dándole la espalda. Se levanta un poco al verla descubierta  alcanza a taparla tanto a ella como a él con una delgada sábana. La observa como si se tratase de una pieza del cristal más fino y delicado, que pareciera que con el más mínimo roce puede llegar a romperse en mil pedazos. Anika se remueve entre las sábanas y se cubre un poco más con la sábana mientras Ikuta aguanta la respiración deseando no molestar su descanso. Mientras, metida que tal vez su amiga ya ha sido quebrada en mil pedazos, su corazón lo está y odia al culpable por haberla tratado tan cruelmente.  Se muerde ligeramente los labios mientras acaricia los hombros desnudos de Anika.

-Si estuvieras conmigo… Si tan sólo…. Yo pegaría cada parte de tu corazón y lo protegería. Te protegería a cualquier costo…

Dice Toma entre dientes mientras regresa a su posición original y fija su mirada en el techo. Piensa nuevamente en la relación de amistad tan particular que poseen. ¿Qué clase de amigo piensa así de su mejor amiga?

Anika, su mejor amiga, su alma gemela, su amor imposible, su único consuelo, su fortaleza a pesar de que ella misma no sea lo suficientemente fuerte en estos momentos. Después de todo, parece ser que ese es su destino: ser el reparador de la hermosa y única esencia de Anika, sólo eso. El que ve las virtudes, la belleza, la inocencia de una persona que parece estar completamente descuidada por los demás, por aquellos que supuestamente deberían cuidar enteramente de ella.

Un movimiento y un sonido proveniente de Anika lo hacen abrir los ojos. En sueños se está quejando quedamente y acto seguido se mueve de tal forma hasta abrazar completamente a Toma, recargando su cabeza sobre el pecho de éste. De nuevo un sobresalto, en el rostro de Anika se ven reflejado que está teniendo un mal sueño. Toma se acomoda para poder abrazar mejor a Anika, lentamente la va atrayendo hacia él y su amiga instintivamente entrelaza sus piernas con las de él. Los gemidos van en aumento, en señal de que el mal sueño se está transformando en pesadilla. La observa quejarse con mayor sobresalto. A veces desearía entrar en sus sueños y tranquilizarla. Vaya, sus pensamientos lo hacen parecer un sobreprotector enfermizo… Pero no puede evitarlo, quiere, desea, necesita estar en todo momento con ella, sólo para ella.

-Anika… Despierta… Pequeña, estás teniendo una pesadilla….

Con suma delicadeza, acaricia el rostro de Anika mientras le da un beso en la frente. Por experiencia propia ha aprendido a no despertarla de sus pesadillas de forma inmediata, ya que el estado de alteración le duraba bastante.  La abraza un poco más fuerte sin dejar de darle pequeños besos en el rostro y sin dejar de acariciar su espalda.

-Vamos Anika. Es sólo un mal sueño… Despierta…

Su  método surte efecto.  La  chica abre rápidamente sus ojos claros los cuales se clavan directamente en los  de Toma. Su mirada refleja miedo, ansiedad y desesperación. Anika se aferra un poco más al cuerpo de Ikuta, escondiendo su rostro en el cuello de su amigo, aspirando su perfume, colocando su mano sobre el pecho de Toma para calmarse al sentir los latidos de su corazón.  El chico implora por un poco de consideración, esos acercamientos terminarán matándolo un día de estos. Pero ¿cómo alejar a lo que más ama? ¿Cómo separarse de la calidez de su amiga más preciada? Aunque desea salir corriendo y olvidarse por un momento  que ella invade todos sus sentidos y sentimientos, lo soporta sólo por la fascinación de sentir que, por unos segundos en la vida de Anika, es más importante que cualquier otro.

-¿Otra vez la misma pesadilla?

-Si… Las mismas mujeres… Pero …..

-¿Pero?

-En esta ocasión fue diferente. Ellas ahora trataron de… matarme

Toma la observa intrigado, intentando buscar las respuestas a esos sueños en los cristalinos ojos de Anika.

-Nadie te hará daño… Lo prometo…

La abraza dulcemente. Anika se remueve un poco del abrazo mientras dice casi sin aliento.

-No prometas algo que no está en tus manos… Toma chan… No lo hagas ¿quieres?

Toma siente como si algo dentro de él se rompiera al escuchar esas palabras. Maldita sea la hora en que rompieron y  lastimaron a Anika a tal grado de que su amiga duda de sus propios sentimientos hacía ella. Anika observa el fruncir de cejas de Ikuta. Está molesto, y sabe que ella es la culpable pero es necesario hacerle ver que, por mucho que quiera protegerla, quien lo protege es la misma Anika.  Algo desconocido que no puede vencer Ikuta le persigue y no piensa exponerlo, nunca a él… Nunca se perdonaría el que Toma saliera herido por su culpa, sería un peso que no podría soportar y terminaría por matarla.

-Lo siento… no quise…

-No te preocupes…. Lo…… lo entiendo…

Toma nunca lo entenderá, eso es un hecho, aunque no le importa que lo subestime. En un sentimiento egoísta de su parte, a Anika le  gusta sentirse protegida por él, como cuando era niña, aunque ahora sea muy diferente. Tan diferente que las miradas mismas  y las reacciones de sus cuerpos son totalmente diferentes a cómo solían ser desde que se conocieron. Cosa que no debería ser así. Son sólo amigos…

-Creo que… Debo irme. Lo lamento…

Cuando Anika  se separa  del abrazo y se incorpora un poco, Toma la sujeta del brazo y ella cae de nueva cuenta al lado de su amigo, quien alcanza a ver el escote de la camiseta de la chica. Su mirada se queda fija más de lo que debería y cierta parte de su cuerpo comienza a reaccionar y hacerse notar entre su bóxer de pijama. Anika lo mira extrañada ¿Desde cuándo Toma se había convertido en un chico tan atractivo?

Su cabello castaño obscuro, todo alborotado, su mirada soñolienta, sus labios… Esos labios que la atraen poco a poco…  ¡demonios!… No debería estar pensando en eso… es como si estuviera teniendo pensamientos incestuosos hacia su propio hermano, pero…

Toma se da cuenta de la poca distancia en la que se encuentra su rostro con relación con el de Anika. Debería retroceder, su razón lo pide a gritos, pero no es lo que en realidad desea.  Ese sentimiento prohibido aumenta un poco cuando Anika pasa lentamente su mano acariciando uno de los brazos de Toma, pero inmediatamente deja de hacerlo y la mirada de la chica se convierte en preocupación.

-¡Toma!… ¿Qué te pasó?  Esta herida….

Rápidamente, Anika se levanta y corre al baño para tomar un botiquín dejando a Toma mirando una considerable herida en dicho brazo, la cual recorre una gran parte de del antebrazo.  La chica llega y se sienta de nueva cuenta para proceder a limpiarle la sangre seca alrededor de la herida.

-No te preocupes… Estoy bien…

-¿Qué no me preocupe?  ¿Cómo es posible que te hayas hecho esto? Ayer no acabamos tan ebrios como para que te hubieras caído y lastimado con algo…

-Lo se…

Toma comienza a recordar que él tampoco había tenido una noche tranquila.  No sabe si se debe al alcohol o al cansancio de la desvelada, pero sólo logra recordar que algo o alguien se acercaba a él y lo miraba fijamente, a pesar de la obscuridad de la habitación podía ver unos ojos llameantes, llenos de odio… Ese color rojo de aquellos ojos…

-¿Toma?… ¿Estás bien?…

Anika coloca ambas manos en el rostro de su amigo, quien se encontraba mirando a la nada. Al sentir la calidez en sus mejillas, regresa a la realidad con un pequeño sobresalto. Al ver la preocupación en el rostro de la chica, sonríe sólo como él sabe hacerlo

-Cla-claro… Estoy bien… creo, creo saber quién es el culpable de esto….¬¬… Ese Dohaichiro…

Y como si supiera que estaban hablando de él, el gato siamés salta desde lo alto de un libero en la habitación de Toma. Camina con gran orgullo por el lugar para dedicar una mirada desenfadada a los dos chicos para después salir por el ventanal abierto.

-La herida es demasiado grande para que él te hubiera lastimado.

-No es la primera vez que lo hace =_=… ¡Itaeeeee!

-Lo siento, pero debo desinfectar bien esto y creo que ya está…

Anika mira la herida. Está a punto de ponerle un sencillo vendaje pero Toma retira la el brazo mientras le enseña la lengua a su amiga.

-Ya basta de torturas ù_ú  no soy masoquista….

-eh… las esposas y el pequeño látigo que encontré ayer bajo la cama me dicen otra cosa ¬_-

– O_O…….. eh……………………………..¡oh! ¡Mira! Se nos ha hecho bastante tarde….

De un momento a otro, Toma sale volando del Jacuzzi-cama para comenzar a recoger toda la basura en el suelo así como la ropa. Al sentir otra ráfaga de viento frío de otoño, voltea un poco confundido. Si mal no recuerda, el ventanal de su habitación estaba cerrado, no recuerda el haberlo abierto.

-Anika… ¿Abriste la ventana anoche?

-No, para nada…

-Mmm… Ok, nevermind… Apresúrate que en verdad ya se nos ha hecho tarde… Si queremos llegar a tu casa por algo de ropa y…

-No es necesario, creo que me las arreglaré con lo que tengo aquí… Si no, ya me pondré algo tuyo…

Anika se dirige a su viejo baúl y comienza a revolver todo en su interior mientras Ikuta se ducha. Para no perder más el tiempo, decide ponerse la misma falda de mezclilla que traía la noche anterior, una camisa de franela roja a cuadros de Toma y unos converse… que… deberían ser de un solo color pero…. Sólo encuentra el par derecho negro y el par izquierdo rojo… ¡Qué más da! Ni que fuera la primera vez que le pasa eso.

Toma sale del baño envuelto sólo con una toalla alrededor de su cintura. El pequeño Toma se había convertido en todo un hombre… Su cuerpo había tomado forma sin exagerar, simplemente perfecto. Todo el cuerpo de Toma tenía detalles que lo hacen único, que lo hacen especial: dos lunares en su pectoral izquierdo, otro abajo de su omoplato izquierdo y uno en la espalda baja, justo donde se marca uno de esos dos hoyuelos de esos músculos. Anika piensa que cada uno de dichos lunares están estratégicamente ubicados para propiciar la provocación: el del cuello es el más provocativo de todos….

¡Ya basta de pensamientos incestuosos por el amor de dios, Anika!…

Toma es tu hermano…

Uno con un cuerpo de muerte… Esos músculos que se marcan en las caderas de Toma…  Sus ojos recorren el cuerpo de su amigo y se detienen en esa cicatriz que tiene sobre el hueso de la cadera, al lado derecho de su ombligo. Toma nunca le ha contado cómo fue que se la hizo, a pesar de haberle preguntado en varias ocasiones. No sabe por qué, pero el simple hecho de verla le hace doler la suya, es como si sus dos cicatrices reaccionaran con la presencia de la otra.

-¡Deja de ultrajarme con la mirada! So perversa ¬¬

-Ya quisieras que te ultrajara u_ú Pero no se te va a hacer

-¡Oye! ¡Esa es mi camisa! ¬O¬

-¿Y?…

Anika agarra su ropa y se mete al baño para darse una ducha a velocidad luz. Se arregla el corto cabello con un poco de producto para cabello de Toma (qué más da si huele a hombre) y sale con la cara lavada, sin maquillaje ni perfume. Ve a Toma quien ya se había cambiado. Su oufit va muy acorde con el día de hoy: jeans negros deslavados, botas, camisa blanco, chaleco con finas líneas verticales en blanco y gris claro, una enorme pero cálida bufanda en gris obscuro y un suéter gris. Mientras guarda sus cosas de la universidad en su mochila, voltea a ver a Anika quien estaba colocándose unas calcetas de Toma, que le llegaban un poco más debajo de la rodilla.

-¿No vas muy “liviana”?… Está haciendo frío allá afuera, tal vez vaya a llover… Las nubes están bastante cerradas el día de hoy.

-Sabes que soy bastante “calurosa”. De hecho tengo calor… Me siento cual señora menopáusica  =_=

Anika se levanta y agarra su bolso. No tienen tiempo para pasar a su casa por sus cosas. Ya verá cómo se las arreglará en clases.

Los dos amigos bajan a la cocina donde los recibía la cafetera programada con su respectiva carga de cafeína. Se sirven dos termos y salen del departamento, dirigiéndose hacia el estacionamiento privado del exclusivo edificio. Tres lugares corresponden para la colección de Mustang de Toma: Un Mustang Mach 1 de 1973 color negro, Mustang Vintage de 1964 en un flamante color rojo y un Classic Mustang de 1966 color azul marino y toldo blanco. Los dos amigos se suben a éste último y con un rugir del potente motor, se ponen en marcha para tomar una de las calles principales que colindan con el edificio de Toma.

Sin darse cuenta, un Porsche Panamera color plateado los sigue sigilosamente.

*****

-¿Dónde carajos estás?… ¡Tú fuiste quien me dijo  que había llegado el momento de entrar en acción!… Ahhh~~… Ok, Ok no te enojes~~… Aquí estaré para recibirlos, pero no puedo prometerte el detenerlos por mucho tiempo…

Nagase va caminando por el estacionamiento donde había dejando su Harley Davidson Heritage Softail Classic. La persona al otro lado del teléfono seguía dando un sermón por lo que Tomoya se separa del oído el teléfono celular y pone cara de enfado. En su campo visual aparece el Mustang 1966 de Toma, el cual estaciona bajo un frondoso árbol. Rápidamente se despide de su interlocutor y corre para darle alcance a Anika e Ikuta, quienes van discutiendo

-¡Hell no, Toma!… Spiderman No es mejor que Iron Man….

-¡Hell yeah! Spiderman tiene super poderes =_=

-Lanzar telarañas no es un super poder ¬¬ !Iron Man rulea!

Anika fuma tranquilamente mientras Toma le dedica una mirada de reproche. Los dos amigos no se dan cuenta que Nagase se acerca lenta y cautelosamente por detrás. Aprovecha que están distraídos para llegar por sorpresa y abrazarlos por el cuello.

-¡Oe! El mejor de todos es Mister Satán u_ú….

-¡Nagase! X_x …. No podemos respirar

Toma y Anika se retuercen en el abrazo de oso de Nagase quien, a propósito, aprieta un poco más sus brazos. Suelta a sus dos “prisioneros” y en su rostro se dibuja una enorme sonrisa

-Mis pequeños perversillos…. ¿cómo pasaron la noche?

-¿Perversillos? ¿De qué hablas Nagase? … No me digas… Volviste a comer de los hongos que crecen atrás de la universidad ¬¬

Toma se masajea el cuello para después sacar la cajetilla de cigarros que tiene en uno de los bolsillos traseros.

-¿Eh? O__O nooooo…. Esos me tocan el viernes ù_ú cof cof

-Entonces ¿qué te traes? Es demasiado temprano para alguna de tus bromas…

-Anika… Yo sólo pregunto lo evidente… ¬___¬ anoche te dejé en el departamento de Ikuta… Los dos llegaron juntos… estás vistiendo su ropa… ¡Obviamente tuvieron una noche de pasión salvaje! ¡Mira cómo le dejaste el brazo al pobrecito de Toma-chan! ¡¿Y ya viste cómo te dejó el labio?!

Anika e Ikuta se detienen en seco ante las suposiciones de Nagase, quien los mira con cierta cautela, algo bastante raro en él. Anika se lleva la mano a los labios y, efectivamente, en la comisura tiene una pequeña costra. No recuerda cómo y cuándo se lastimó, aunque, tal vez se haya mordido durante la pesadilla de anoche. No sería la primera vez…

Atrás de los tres chicos, se escuchan dos voces masculinas con un marcado acento. Discutían sobre autos y su parecido con las mujeres. Cuando Nagase voltea, una enorme sonrisa de travesura se dibuja en sus labios al ver quiénes son esos dos chicos.

-¡Yoh! ¡Ohan yo Uchi!….

-¡Yoh! Buenos días Nagase… Ikuta… Anika

Uchi es el primero en unirse al pequeño grupo. Da un  fuerte apretón de manos a Nagase, mientras sólo mira superficialmente a Anika y Toma. Inmediatamente después aparece Ryo quien no saluda y sólo se sitúa al lado de Uchi. Anika  da un paso hacia atrás con toda la intensión de irse, no quiere estar al lado de Ryo, pero Toma la detiene al colocar su mano en la espalda baja de la chica. Le dedica una de sus mejores sonrisas para tranquilizarla, Anika da un hondo respiro y se queda plantada al lado de su amigo.

-¿Qué planean, Nagase? ¿A qué se debe esta pettite comité?

-Estoy interrogando a estos dos, que por más que trato no logro hacer que confiesen su relación incestuosa, prohibida por las leyes divinas… o_ó las marcas de la pasión los delatan, Uchi.

Tanto Uchi como Ryo voltean a ver a los involucrados. Ryo no se ha quito sus lentes de sol, pero Anika lo conoce mejor que lo que se conoce él mismo  y puede asegurar que en sus ojos se refleja una rabia incontenible lo cual, por supuesto, la hace sentir lo más incómoda ya que lo último que desea es que se inicie otra pelea entre Toma y Nishikido. Éste por su parte, empuña las manos y guarda absoluto silencio, señal que pone en alerta a Anika, quien teme por la reacción que pueda tener ante Toma.

-Nagase-senpai… No comiences con tonterías… Sabes… de hecho, TODOS saben que la relación que tenemos Anika y yo es una amistad de años. Tal vez muchos no lo entiendan pero, lo que tenemos es mucho más valioso y sólido que cualquier otro tipo de relación…

Al decir esto, Ikuta entrelaza su mano con la de Anika mientras no deja de mirar a un enardecido Nishikido.

-Si, lo que tienen ustedes dos es tan… especial… que sólo cuando está bajo la influencia del alcohol corre hacia ti ¿No es verdad?

Nishikido sonríe sarcásticamente mientras se quita los lentes. Ese siempre ha sido el mecanismo de defensa de Ryo: Herir, sin necesidad de golpes. Sabe perfectamente bien que lo que dice tiene mucho más peso que cualquier otra cosa, sobre todo ahora que está tan enfurecido que no le importa lastimarla, al final de cuentas ¿No es lo que siempre ha hecho, Lastimarla?

-Eres un maldito desgraciado, Nishikido…

Toma trata de soltar la mano de Anika para poder darle su merecido a Ryo, pero ésta no lo suelta. Al voltear, ve a su amiga pálida, con los ojos vidriosos, un par de lágrimas se asoman  y amenazan con caer.

-¡Oe! ¡Nishikido! No tenías que llegar tan lejos… Anika no es ese tipo de chicas y lo sabes perfectamente…

Nagase se interpone entre Toma y Ryo, dedicándole una mirada bastante severa a éste último. Ryo voltea el rostro, no soportaba verla herida. Si, quería lastimarla y lo hizo con bastante saña, sólo porque su estúpido orgullo y su infinito ego estaban lastimados…  Pero se había olvidado de un insignificante detalle: que cada vez que la lastimaba, él mismo resultaba herido. Un completo idiota… Pero no había ya marcha atrás, el daño estaba hecho.

-Déjalo Nagase… Ryo tiene todo el derecho de pensar y decir lo que quiera… Lo entiendo… Y en cierta forma… Tiene razón… je… No soy una buena chica… Nunca lo he sido ¿Ne, Nishikido?… Gomen ne…

La voz de Anika es ausente, llena de soledad, tristeza. Ryo tenía razón. Sólo buscaba a Toma cuando tenía problemas, sólo cuando bebía tenía el valor de hacer las cosas.  Suelta la mano de Toma para poder salir de ahí, lo mejor era alejarse de todos eso incluía a su amigo, a su hermano, a su amor…

Suelta lentamente la mano de Toma y da media vuelta para dirigirse afuera del campus de la universidad. Ikuta trata de detenerla pero ésta la separa de él. Sin mirarlo, sin hablarle, Toma sabe perfectamente que no quiere estar acompañada, por lo que decide no hacerlo y sin más, gira empujando sin dificultad el enorme cuerpo de Nagase para propinarle un golpe a Ryo.

-¡Deja de joderle la existencia de una vez por todas y sigue con tu patética vida!… ¡Olvídala como si no existiese! ¡Maldito cabrón!

De inmediato, Ryo se recupera del golpe y, encabronado, intenta responder la agresión de Toma, pero tanto como Uchi lo detiene sosteniéndolo por la espalda y Nagase hace lo mismo con Ikuta.

-¡Cuándo vas a entender que NO es de tu maldita incumbencia Ikuta! ¡Por muy “amigo” que te digas de Anika, no lo eres y simplemente odias que NUNCA te vaya a corresponder!

Ya harto de la situación, Nagase mira enfurecido a Ikuta y Nishikido. Suelta al primero y con voz imponente les dice:

-¡¿Es que acaso son idiotas?! ¡¿Por qué coño no toman en consideración los sentimientos de Anika… Lo que ella piensa?! ¡Son un manojo de creídos e ingratos! ¡Ninguno de los dos merece estar al lado de ella!…

Ante la presencia intimidadora de Nagase, los dos chicos en disputa se callan. Uchi, quien había estado totalmente apacible ante la crítica situación, hasta se podría decir que lo había estado disfrutando, sujeta a Ryo del brazo llevándoselo hacía uno de los edificios del campo para ir a sus clases en el área de Marketing. Por su parte, Nagase coloca uno de sus manos en el hombro de Toma. Aunque está molesto con él, sabe en el fondo que Ikuta es un buen chico, pero éste se mueve con brusquedad y regresa enfurecido a su auto, poniéndolo en marcha y saliendo del campus.

Nagase se queda en blanco ante la reacción de todos. ¿Tan  jodidos estaban todos? Se lleva las dos manos a la cabeza y se alborota el cabello debido a la frustración. Después de dejar escapar un gruñido de enfado, prende uno de sus Malboro’s 100 para dar  la media vuelta y caminar hacia la universidad.

-¡Esto no es lo que había planeado! ¡argh!… ¡Aquel me va a matar!

-Efectivamente, Nagase… La única cosa que te pido y mira cómo resultó…

Nagase voltea hacía su izquierda y ahí estaba él, el dueño de aquella voz  que le recriminaba, recargado en uno de los árboles que enmarcaban la entrada principal de la universidad. Da un salto de sorpresa.

-¡Ehhhh~~!….. >O<….. ¡¡Que susto del demonio me has pegado!!

-La única cosa que te pido, Nagase, la única… ¿es que acaso tengo que hacer todo Yo?

-¡No fue mi culpa!… >O<

-Si, claro… El provocar al chico de Osaka con una suposición que sabes que lo encabrona…

El misterioso chico se acerca con paso pausado a Nagase, su mirada es bastante seria  y reprocha silenciosamente lo que Nagase acaba de hacer.

-¿Eh? ¿Nos estabas viendo? OwO ¿Cuándo llegaste?>.<

-Llegué al final de este episodio barato de telenovela… Además, no era necesario estar presente para ver todo el show…

El chico se lleva el dedo índice a una de sus sienes y se da un par de golpecitos en dicho lugar mientras sonríe.

-¿Sabías que das mucho miedo, Sho-chan? =w=

-No vuelvas a hacerme enojar  y todo estará bien entre nosotros, sabes perfectamente que no tenemos tiempo que perder…  Ahora, vamos, debemos arreglar el desastre que has hecho.

-¿Yo? Sakurai… Tú fuiste quien dijo que estaría aquí a tiempo ¬¬

-Nagase… Tenía cosas que arreglar… La gente en Kyoto no está muy complacida. Necesitamos saber si en verdad esa chica es la fuente que está buscando el clan Tak—

-Ok, Ok… Ya entendí. U_ú

Sakurai se quita los lentes de sol y mira seriamente a Nagase. Se acerca suficiente para poder hablarle en un susurro

-¿en verdad lo entiendes? De todo esto depende que ganemos esta maldita guerra. Es nuestra última oportunidad de propiciarle un golpe fatal a ese clan de chupa-sangres.  Y ahora que ese chico de Osaka está en escena, sólo de muestra mi teoría de que se avecina algo grande. No podemos perder más el tiempo…

-Vayamos entonces…

Nagase le ofrece un cigarro a Sho y  lo enciende. Los dos chicos caminan rumbo al edificio de la universidad. En la mirada del misterioso chico se ve reflejada seriedad, ansiedad por terminar algo que, inevitablemente está a punto de comenzar.

9 comentarios sobre “My Inmortal Cap. 07

  1. como siempre todo un deleite leer tus ficts! llenos de emociones y de detalles q te trasladan de la pantalla de computador a las fantasias que nuestras cabezas imaginan con tus oraciones!
    y mßas q vale q lea el cap8 en un futuro no muy lejano!
    buen trabajo!xD

  2. onechan una vez mas tendre que esperar jeje
    no espraba qu pareciera sho
    jejej
    per te ked muy bien
    sip
    jaja
    ese ryo si q es maloo
    bueno
    epsrare al cap 8 tkmm

  3. hola pandita!!! uhhhhfff estuvo genial, no me esperaba que Sho apareciera, y gracias a ti vuela mi imaginacion como si en verdad estuviera en ese lugar jajaja. muy buena aunque me dejaste intrigada y espero con ansias my mortal 8 oki?
    byebye

  4. INCREIBLEEEEEE!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Me encanta de verdad que ganas tengo de ver más y másss!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    You’re fan anego hasta la muerte y más allá de ella!!!!!!!!!
    Te I love you!!!!

  5. huyyyyyyyyyyyyyyyy¡¡¡¡¡¡¡ buenisima, por favor ya quiero la 8va, parte,

    Felicidades por la historia, simplemente me envuelve y me dejo llevar, muchas gracias por escribir así y hacernos soñar.
    Muchas gracias……………..

  6. waaa.. me he leido la historia de corrido!
    es genial!ª! ya quiero que cuelgues el capitulo 8!!
    quiero saber que va a ocurrir!!
    gambatte panda! ^^

  7. Waaaaa!!!

    Te ha quedado increible!!
    Nuevos personajes!!… Que bien!!!… no me esperaba que estos dos aparecieran en la historia! jejeje
    En verdad que en cada capitulo no dejas de sorprenderme con ese estilo de narracion!

    Ryo todo un seductor y desgraciado…. jajajajaja
    Una guerra?!… Y anika tiene que ver en ella?!…
    Me ha gustado de que anika, al menos en pensamientos, no vea a toma como solo un amigo… Eso le da un poco de esperanzas a su amor🙂

    Gracias por el fic!

  8. Sho-kun!! (*O*)!! se muestra como un tipo serio, eso me gusta xD!
    No soporto a Ryo-chan -_- … yo quiero golpearlo también! pero por
    otro lado Anika me parece muy exagerada ò.o a veces me desespera!
    Yo siendo ella me quedo con Toma y me olvido de los demás xD!

    1. jajajaja
      claro, anika desesepra a veces jajajajajaja….pero bueno…….pronto entenderás por qué se pone así cuando se trata de Ryo jejejeje
      tal vez se quede con toma…….tal vez regrese con ryo…….tal vez con Jin…………..
      no lo seeeeee jejejeje

¡Muchas Gracias por leer My Inmortal!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s