My Inmortal Cap. 04

MY INMORTAL

-Capítulo 4-

By: Panda

-¿Por qué me miras así?

Jin sonríe de una manera provocativa mientras coloca un mechón de su cabello tras la oreja haciéndolo parecer el movimiento mas único de la noche, Anika solo se pierde en aquella presencia cautivadora que está frente a ella…

-¡ah! Lo siento… Lo que pasa es que… Siento como si te conociera de algún lado.

Anika no puede evitar mirarlo fijamente. Es cierto, es el chico que vio hace un par de horas en la entrada del antro y que ocasionó un alboroto entre las chicas del lugar. Pero eso no es lo que le está dando vueltas en su cabeza. Esos ojos castaños que no dejan de mirarla ahora  lograron hipnotizarla por completo pero sobre todo esa voz. Anika no sabe si es por la cantidad de alcohol que ha consumido, si fue el conato de ataque de ansiedad del que se está recuperando, pero podría asegurar que se parece a la voz que escucha en su cabeza desde hace muchos años, esa que le quita el sueño y le acompaña como un fúnebre fantasma….

-Creo que… tomaste mucho el día de hoy… o tal vez… si, Ya nos hemos visto en algún lugar…

La mirada de Akanishi se torna cansina acentuándose más en la persona de Anika, dejando a esta sin palabras y tratando de suprimir un suspiro que estaba a punto de escapar de su pecho. Él realmente logra ponerle nerviosa y eso que tiene sólo un par de minutos a su lado… o eso es lo que ella cree.

-¡no! No es eso… yo… sufro de ataques de ansiedad y esas estupideces que los médicos señalan como trastornos psicológicos… creo q debería controlarme o un día de estos terminaré haciendo una estupidez y…

Anika sonríe nerviosa al observar que Jin le mira con un toque de confusión tras un gesto que le hace parecer un niño caprichoso

-Y… creo que debería de callarme hehehe estoy diciendo muchas tonterías… seguro piensas  “que  chica tan extraña!”

Intenta hacer a un lado su nerviosismo tras una voz graciosa y una pose un tanto exagerada de chico-acción que hizo que Jin soltara una leve sonrisilla. ¿Qué demonios le está sucediendo? ¿Actuando como una colegiala frente a un total desconocido? Pero frente a uno endemoniadamente atractivo, debe admitirlo.

-La verdad es que no…

Akanishi vuelve a sonreírle mientras se muerde los labios discretamente

-Debo admitir que me preocupé al verte entre tanta gente… creí que si no llegaba a tiempo algo malo podría pasarte… y en verdad que no podría cargar con ello en mi conciencia…

Esa mirada… Anika no lograría olvidarla en toda la noche de eso está segura. Una mirada entre dulce y maliciosa, una verdadera mirada agridulce. Es como si dentro de su ser disfrutara del estar en compañía de Anika en un momento de debilidad y aprovecharse de ello o simplemente parecía que él estaba justo ahí para salvarle de esa noche que, aunque era un festejo para su hermano menor, le resultó la más nefasta de las salidas con sus amigos, sobre todo al pensar por una milésima de segundo en Ryo haciéndola suya como si fuera una más de sus “amiguitas”.

-¿Estás sola o vienes con…?

Sus pensamientos fueron cortados abruptamente por esa voz nuevamente, como si le exigiera toda la atención en ese momento solo para él….

-Con unos amigos… Estamos celebrando el cumpleaños de mi hermano…

-¡AH, ya veo! ¡Ustedes son el grupo de insaciables que está acabando con mi suministro de alcohol! Creo que debería hacer una rabieta por eso ¿sabes?

Anika lo mira confundida, después de tratar de ordenar sus ideas… si, así es, está bastante nublada por culpa de alcohol y el remolino de ideas que tiene en su mente.

-¡¿De que hablas?!

– uuum… De que últimamente me gusta embriagarme como se debe y hoy no cumpliré mi cometido, porque están acabando con “mis botellas”. Además de que tus amigos presentes roban la atención de los demás, sobre todo de las chicas… Me gusta ser el centro de la atención… después de todo mi compañero y yo…..

-Engreído…

Dice Anika entre dientes, cortándoles las palabras a Akanishi quien la mira con un dejo de recelo. Ella se recarga en el barandal de las afueras del lugar y lanza un quedo suspiro. El vuelve a verle y se acerca más a ella colocándose también en el barandal…

-Aunque hoy, por mi está bien si no logro ser el centro de atención para los demás. Hoy tengo a mi lado lo único que necesito, lo único por lo que he esperado todo este tiempo…

De pronto la respiración de Anika se corta por unos segundos mientras siente como la mirada de Jin no se separa de su persona pero no quiere voltear para no encontrarse con ella.

-Deberías ir allá dentro con tu compañero ¿no crees? Dejarlo solo entre tanta admiradora podría resultarle peligroso…

Sonriendo con un toque de cinismo, Anika se recarga de espaldas al barandal deteniéndose con los brazos sobre este

-¡yo no hablo de mi amigo!

Dice Jin con notable gesto fingido de molestia

-No sé qué ideas raras acaban de cruzarte por la mente~

-¿eh?… ahora si te parezco una chica con ideas raras =_=”…

-gomen gomen…

Jin intenta disculparse torpemente con ella por el malentendido

-Es al contrario, me pareces alguien completamente interesante…

Se coloca frente a ella, Anika quiere empujarle por semejante cercanía. ¡¿Qué se creía al mirarle de esa manera?! Ahora su actitud parece prepotente y engreída.

-Anika… basta de frivolidades…

Ahora el gesto de Akanishi ha cambiado drásticamente a algo más serio que le causa cierto escalofrió a Anika

-¿Co-como sabes mi nombre?… no… no recuerdo habértelo dicho…

-No seas tonta, Anika… ¿sabes a qué he vuelto no es así? -La acorrala contra el barandal- he venido por ti… y no me iré hasta que pueda tenerte a mi lado, para siempre…

“Para siempre”, esas palabras las ha escuchado antes. En sueños, en las noches frías, en los días durante el trabajo. Esa maldita voz. Pero, no, no puede tratarse de ese chico. Anika cierra los ojos para poder poner en orden sus ideas, aunque debido al alcohol, su ansiedad y el perfume de Akanishi, no pueda hacerlo.

-¿De qué demonios hablas?… Yo… Yo no te conozco….

-No importa cuán confundida estés en estos momentos, ahora que te encontré… – se acerca a ella peligrosamente- no te dejare ir… Y el que hoy te hizo llorar no será un obstáculo para mí, eso tenlo por seguro…

Esa sonrisa al final eriza la piel de Anika, puede sentir la cercanía de los labios de Akanishi y ahora no logra siquiera resistirse a lo que está por venir, él acerca sus labios a los de ella, no es un beso en sí, solo el rose de sus labios. “Esto no está pasando, es sólo un malentendido”, es el  pensamiento que está rondando en su cabeza en esos momentos. Lo más extraño es que por más que quería darle una patada en la entrepierna e irse, no podía. Sus ojos, esos malditos ojos tienen un gran poder sobre su voluntad.

Por fin logra hacer a un lado su cabeza, y cuando abre los ojos a lo lejos ve a Toma recargado sobre un auto fumando. Su mirada se centra en él y desea con todas sus fuerzas el que voltee hacía donde está ella. Y como si estuviera leyendo su mente, eso hace, Toma voltea hacía el barandal de la entrada del lugar y se sorprende sobremanera al ver a su amiga en una situación un tanto comprometedora con un extraño que emana cierta peligrosidad latente en su cuerpo.

-¡Anika!

Ikuta tira el cigarro a la calle y camina rápidamente hacía ella. Jin alcanza a oír la voz de Toma y se separa lentamente de Anika, como un gran felino que ha sido sorprendido a punto de devorar su presa. Ella aprovecha el que Akanishi no está sobre ella y corre para encontrarse con Toma. Cuando llega a él, lo abraza fuertemente.

-¡¿Qué pasa Anika?!… Estuviste llorando…  ¿quién fue Anika?…

-no… no preguntes nada Toma. Vámonos por favor, vamos adentro, no quiero que Tego se preocupe, no quiero más preguntas… sólo… sólo…

Anika lo sujeta de la mano y comienza a caminar de nueva cuenta hacia el Mandala. Antes de entrar, mira de nuevo hacía donde se encuentra Jin y ahí está él, inmóvil, con esos ojos castaños fijos en ella, los cuales brillas extrañamente como los de un gato en la obscuridad. ¿Quién es en realidad ese chico? Toma se detiene al sentir a su amiga paralizada y al voltear le sujeta el rostro con ambas manos, mirándola compasivamente. No puede decirle que la vio junto con Ryo, que vio como la besaba y que siente que le hierve la sangre con solo recordarlo, así que ahí está de nuevo, confortándola, porque es lo único que puede hacer por ella.

-Anika… si quieres podemos irnos. Le diremos a  Tegoshi y a los demás que estas indispuesta y…

-No, Toma… vamos junto con ellos…  No es necesario….vamos…. por favor

La mirada de Anika es suplicante, y su voz está a punto de quebrarse. A lo lejos ven como Mitzuki les llama con la mano para que regresen con el grupo y seguir disfrutando de la fiesta, la cual, a pesar de ser las 2 de la mañana, seguía a full. Toma deja escapar un suspiro de frustración y sujeta firmemente de la mano a Anika, como si así pudiera evitar que volviera a los brazos de Ryo.

***********

Afuera, Jin al estar observando como Anika se pierde de su campo de visión, no siente las palmadas que le da Yamashita en la espalda. Voltea y pone una cara de enfado, sabe perfectamente que Tomohisa tiene algo que decirle con respecto a su aparente “fracaso” con aquella extraña chica.

-¿Qué quieres?

-Eres un idiota jajajaja… ¿no se te ocurrió otra “mejor” idea para acercarte a ella? El haber sido tan directo obviamente la espantaría… Te dije que era demasiado pronto para llevar a cabo tu “plan”, el cual quiero que sepas, no termino de entender todavía…

Yamashita lo mira con desaprobación

-¡Vete al infierno!

-… Ya vivimos en el infierno Akanishi…

-¡Baka! Créeme que tú tienes la calidad moral para juzgarme… Al menos podrías limpiarte esas pequeñas gotas que tienes ahí….

Jin le señala con el dedo la comisura de los labios de su compañero, quien procede inmediatamente a retirar esas manchas rojas con el dorso de su mano y después sonreírle a Jin burlonamente.

-… ¿Dónde dejaste a tu compañera? Claro, si se puede saber…

-ah… eso… bueno… digamos que se sentía un poco “indispuesta” y la dejé en su auto “durmiendo”…

Yamashita vuelve a sonreír pero ahora de manera cínica. Jin la interpreta a la perfección y no puede evitar soltar una pequeña carcajada. Efectivamente, la chica estaría dentro de su auto, aunque no precisamente durmiendo, porque, conociendo a su amigo, sería imposible que aquella chica despierte de nuevo.

-Vamos Yamashita, entremos de nuevo… presiento que esto todavía no ha acabado

Jin vuelve a acomodarse un mechón de su cabello castaño mientras sonreía de esa forma en complicidad con Yamashita. Definitivamente este asunto no había terminado después de todo, la noche siempre guarda infinidad de sorpresas.

***********

Mitzuki regresa al lado de Tegoshi  quien está ayudando a Koyama a levantar a un Shige tan borracho que no puede mantenerse en pie debido a la gran cantidad de alcohol que ha consumido durante toda la noche.

-Ko-Ko-Koyama chan………..daisukiiiii…..honto ni …. Daisukiiii….

-…Si…Si Shige… TODOS aquí te queremos también

Koyama mira a sus amigos en busca de ayuda, pero tanto Tegoshi, Massu y Mitzuki están disfrutando de tal situación. Siempre que el grupo sale sucede exactamente lo mismo: Shige bebe de más, Koyama trata de detenerlo, Shige entra en fase de amor por todos (especialmente por Koyama) y, si no hacen algo pronto, terminará vomitando sobre alguien.

-Ne, Koyama… ¿sabes que hacen una bonita pareja?

Dice Tegoshi después de una sonora carcajada. Mitzuki, quien se estaba limpiando las lágrimas ocasionadas por tal escena, decide ir por algo de café para bajarle la borrachera a Shige. Camina esquivando a un par de parejas que, a esas horas de la madrugada, bailaban pegando aún más sus cuerpos. Llega hasta la barra y saluda a uno de los bartenders a quien le pide una jarra de café bien cargado para su amigo. Mientras espera a que le entreguen el café, un chico llama su atención.

Aunque viste de manera un poco desaliñada, su porte sigue siendo elegante, esas ropas no son para nada viejas ni baratas: Esos jeans de seguro son CK, la camisa Dolce & Gabbana, botas mandas a hacer a medida, la chamarra de piel exquisita bien podría ser Armani por ese corte que encaja como guante en el cuerpo de ese chico de ojos nostálgicos. Nunca había visto a un chico vestirse de tal manera tan pulcra dentro de ese estilo, si, él sabe de moda. Además es guapo. Mitzuki conoce pocos chicos que tuvieran tal gusto refinado al vestir, el único que comparte con ella su gusto por el fashion es Ryo, por lo que su radar se activa ante tal visión.

Siempre se le ha conocido por ser una chica audaz y sin temor al acercarse para conocer nuevas personas, por lo que Mitzuki se acerca a ese chico, quien está acompañado por dos chicas de esas que van de lugar en lugar buscando alguien que le compre tragos, las pasee en su automóvil último modelo a cambio de un buen acoston. Chicas como esas le son fáciles de reconocer, por sus vestimentas baratas.

Al acercarse, esas dos chicas la miran de arriba a abajo, como si Mitzuki fuera una amenaza para su conquista de esa noche. Al ver esto, Mitzuki adopta una postura de superioridad y confianza, ninguna zorra le hace eso. Saca de su bolso una de sus tarjetas de presentación y se la entrega al chico, con una sonrisa amplia lo saluda mientras se planta frente a él para atraer su atención.

-Mucho gusto… Mi nombre es Mitzuki ¿Y el tuyo es…?

Sigue manteniendo la sonrisa mientras ve como el chico observa con un dejo de enfado la tarjeta al levantar la mirada y enfocarse en los ojos de Mitzuki, está siente una señal de peligro en esa mirada vacía. ¡Qué va! Ese chico caerá en sus redes cueste lo que cueste, ahora que muestra resistencia se ha convertido en un reto y Mitzuki está decidida a ganarlo.

-Creo que no escuché tu nombre…

-…No estoy interesado… las chicas de tu tipo no me atraen en lo absoluto…

Una voz rasposa y varonil le responde a Mitzuki. Demonios, si Mitzuki logra tenerlo en su base de modelos, su inspiración regresaría y sería capaz de ganar esa beca en París.

-Lamento desilusionarte pero… contrario a las presentes, no busco acostarme contigo sólo por un par de tragos…

Dice Mitzuki con tal seguridad agrandando su sonrisa de forma despectiva a las dos acompañantes, quienes tratan de empezar una pelea con Mitzuki, pero el chico las detiene en seco levantándose del banquillo de la barra en la que estaba sentado y acercándose intrigado por la actitud de Mitzuki. Ninguna otra chica se había plantado de tal forma ante él y no caer rendida.

-Y entonces ¿qué es lo que buscas?…

Los ojos del chico destellan con un brillo que invita a acercarse a él. Mitzuki le sonríe satisfecha al ver que tiene su total atención. Relaja un poco su postura y acomoda un poco su cabello.

-Primero dime tu nombre… y te diré lo que busco…

El chico ahora la mira divertido y esa mirada severa y nostálgica se relaja un poco. No estaría mal seguirle un poco el juego.

-Yamashita Tomohisa…

-Bien, Tomohisa-kun… Te diré directamente. Me gustas, pero no de la forma que tú crees… Me llama la atención tu porte y tu sentido de la moda. Estoy a punto de terminar la carrera de diseño de modas y un desfile muy importante se acerca y te quiero a ti como mi modelo principal.

Yamashita la mira entre una mezcla de diversión y sorpresa. Mitzuki lo sigue observando directamente a los ojos, esperando una respuesta y no aceptaría una negativa a su petición. Jin, quien llega a la barra, observa cómo su compañero está siendo “atacado” por aquella chica, sonríe ante tal espectáculo ya que Yamashita no acostumbra prestar tal atención a las chicas a menos que tenga planeado “algo” para esa noche.

-¿Y bien? ¿Aceptas o no? Si no lo haces, te vas a arrepentir por no haber formado parte de la mejor colección del año en Tokyo…

Tomohisa sonríe totalmente divertido ¿Es que Mitzuki no puede sentir el peligro latente que es todo su ser? Da media vuelta para poder tomar su trago que está en la barra y deja escapar una pequeña risa seca.

-Lo siento… pero no estoy interesado en tu propuesta…

Comienza a caminar rumbo a donde se encuentra Akanishi. Mitzuki lo mira como si eso fuera una declaración de guerra

-¡Caerás Yamashita!… En dos meses estarás en la pasarela modelando mis diseños…

Mitzuki le enseña la lengua y ella misma da la media vuelta, toma la jarra con café expresso y regresa con los chicos, quienes están tratando de evitar que Shige haga un Pole Dance enfrente de varias chicas.

-¡Justo a tiempo! ¿Por qué tardaste Mitzuki? Shige está a punto de desnudarse….

Pregunta Tegoshi mientras le quita la jarra de café a Mitzuki y se le entrega a Koyama para que obligue a Shige a dejar de tomar alcohol.

-Lo siento Tego V_V Mientras esperaba por el café, me encontré con un chico que quedaría perfecto para mi colección en el desfile de la universidad ¿y qué crees que hizo? ¿qué crees que me dijo? TOT

Mitzuki se sienta indignada mientras se sirve un poco de vodka.

-eh… ¿Te dijo que no? O_ó

-¡Así es! ¬¬ argh… ¡Ahora lo deseo tanto! ¡Lo necesito sobre la pasarela!

Se abraza a Tegoshi haciendo un melodrama digno de una obra teatral

-Creo que me estoy poniendo celoso…

Tegoshi le alborota el cabello a Mitzuki mientras suelta una sonora carcajada

-Sé que puedo sonar como una loca desquiciada pero en verdad quiero esa beca TOT

-Lo sé… lo sé… ¡¿ Pero qué demonios?!……

Tegoshi y Mitzuki ven cómo Shige corre hacía donde están y se lanza sobre ellos. Koyama y Massu, al ver esto, aprovechan para hacer lo mismo, soltando los 5 una carcajada

**********

Toma y Anika llegan por fin con el grupo de amigos los cuales ya estaban sufriendo los efectos del alcohol: Koyama y Shige ya están en la etapa de “confesiones amorosas”  abrazados en el enorme sillón, diciéndose lo mucho que se quieren y que son como hermanos. Massu les dedica una de sus características sonrisas mientras no deja de bailar con dos chicas cuya lindura e inocencia eran más que notables. Tegoshi está sentado junto con Ryo, quien al ver a Anika se levanta inmediatamente e ignorando a Toma se acerca tratando de abrazarla.

-¡Anika! ¿Dónde te habías metido?… Estaba muy preocupado… después de que te fuiste….

-…Estoy… bien… no hay nada de que… preocuparse…

Anika trata de evitar la mirada de Ryo. No tiene la fuerza suficiente para encararlo y oponerle resistencia. ¿Por qué demonios había decidido asistir esa noche? Claro, por Tegoshi, pero esto se ha salido de control ¿Haberse acostado con Ryo de nuevo, con la incertidumbre de no saber en donde los deja esto? Estúpida Anika.

-¿Cómo no voy a preocuparme?… Te busqué por todos lados…

Ryo está a centímetros del rostro de Anika pero una voz lo hace reaccionar

-Al parecer no buscaste lo suficiente, Nishikido… ¿Tienes alguna idea de lo que acabas de provocar? ¿O es que tu enorme ego no te lo permite?

Toma se colca entre Anika y Ryo, como en tantas otras ocasiones. Los ojos de Nishikido se inundan de fastidio e inmediatamente sujeta a Ikuta por la camisa. Ya está harto de sus intromisiones, de esa actitud sobre protectora de su parte ¿quién se cree para decirles qué hacer con su vida y con  la de Anika?

-¡¿Cuándo vas dejar de meter tus narices en lo que no te importa, Ikuta?!

-¡Cuando tu dejes de ser un imbécil con ella!

Ikuta avienta a Ryo quien tropieza con una silla, y derrama unas cuantas bebidas pero sin llamar la atención de ninguno de sus amigos, quienes piensan que sólo ha sido un simple tropiezo debido a la enorme cantidad de alcohol que ha consumido.

-¡¿Es que tus estúpidos celos no te permiten ver que haga lo que haga ella regresará conmigo, No importa qué?! … ¡Aunque trates de impedirlo, por más que lo intentes! … ¡Me pertenece aunque ella misma no lo quiera ver!

Anika, quien está detrás de Toma, escucha todo lo que está diciendo Nishikido. Así que de eso se trata todo este asunto, una disputa por derecho de “propiedad”… es ella un objeto más que forma parte de una interminable colección privada de Ryo. ¡Qué estúpida había sido Anika en creerle!  No solo creerle, sino haber estado con él en ese sucio baño… sus sucias caricias, sus sucios besos… ahora todo eso es insoportable para ella en esos momentos. La culpabilidad y el asco que siente por ella misma en esos momentos la hacen tomar sus cosas y dirigirse de nuevo a la salida.

No se da cuenta que Toma y Ryo forcejean por un momento, pero al momento de pasar un elemento de seguridad de la disco se separan mirándose cual dos leones peleando por  su supremacía. Por instinto, Nishikido busca con la mirada a Anika y al no encontrarla comienza a buscarla por el lugar. Anika reúne sus últimas fuerzas para mover sus pies, dando un par de tropezones con la gente que está en la pista de baile. En un último tropiezo se encuentra con las 2 chicas que anteriormente habían estado con Ryo, esas dos chicas despampanantes y de diminutos vestidos que se ajustan a sus voluptuosos cuerpos. Éstas no se percatan de la presencia de Anika por lo que comienzan a hablar de nuevo, una sola palabra atrae su atención hacía la conversación de aquellas dos.

-¿Crees que esta noche podamos irnos con Ryo-tan?

-No lo sé… Ya ves que está muy ocupado con aquella chica…

-¿La que fue su ex – pareja?

-No lo sé… Mientras bailábamos con él, le pregunté quién era esa chica y  me dijo que sólo era la hermana de su amigo

-¿Y se va a los baños con el amigo de su hermano? ¡Que chica tan fácil! … es una cualquiera, ne

La mente de Anika recorre una y otra vez esas palabras, las cuales la abruman al grado de querer regresar el tiempo y no haber sucumbido ante los deseos de Ryo, esos malditos deseos… Al final de cuentas, esas dos zorras tienen razón, ella es igual o peor que ellas ¿Acostarse con Ryo en el cumpleaños de Tegoshi? ¿En un asqueroso baño? Inconscientemente, reanuda su escape mientras pasa sus manos sobre sus brazos, como si deseara quitarse la sensación de suciedad que le provocan esos recuerdos. Al llegar a la salida del lugar, Anika no se percata de que Ryo la siguió por todo el lugar y también fue testigo de la plática entre sus dos “amigas”. Antes de que Anika tome un taxi, la sujeta del brazo y la atrae hacía él.

-No te vayas así… Escúchame por favor… No hagas caso de lo que esas dos dijeron…

-…Suéltame Ryo…

Dice Anika casi en un murmullo

-Mírame a los ojos y escúchame…

Ryo le sujeta el rostro con las dos manos, pero la fantasmal voz de Anika lo sobresalta

-… Sólo dime… esas dos palabras… que quiero….no…. que necesito escucharlas… si lo haces… creeré cualquier mentira que me digas… no importa cual…

-Anika… yo…

-¿No puedes decirlas o no quieres decirlas?

-…Sabes que yo…

Ryo se queda callado esquivando la mirada de Anika. Ante la reacción de Nishikido, ella toma las manos de éste y lentamente las retira de su rostro, con un par de lágrimas asomándose por sus ojos

-… Gracias Ryo… fue justo lo que esperaba oír…

Al acercarse un taxi, Anika se sube rápidamente dejando a Ryo parado mirando como el vehículo desaparece entre el tráfico, sin percatarse de que Jin está recargado en una de las columnas de la entrada del lugar. Sus ojos reflejan seriedad y odio contenido hacía Ryo, está a punto de acercarse a él, pero la voz de Yamashita lo detiene.

-¿Ahora tu “grandioso” plan consiste en lastimar a aquel chico?

-Lastimarlo no sería suficiente, Yamashita… ¿no tenías que ir a entrenar su caminar y tu mirada para una pasarela?

Dice Jin con gran enfado y una sonrisa burlona

-ah… muy gracioso Akanishi, muy gracioso… ¿y qué vas a hacer? ¿Seguirla? Creo que deberías dejarlo por hoy… No falta mucho para que amanezca y…

-¿Por qué no vas con tu nueva amiguita a que te agarre de su muñeca y te llene de holanes? Y me dejas a mí en paz… de hecho… ahí viene tu  nuevo “juguetito”…

Dice Jin mientras da media vuelta para dirigirse al estacionamiento del lugar. Tomohisa voltea y ve a Mitzuki en compañía de Tegoshi, cargando a un Shige ya al borde de la inconsciencia por la alta cantidad de alcohol consumida en toda la noche. Yamashita suspira cansado y comienza a caminar dando alcance a Akanishi. No está de humor para hacerle entender a Mitzuki que no está interesado en ser su modelo y mucho menos posar ante una enorme cantidad de gente… sería demasiado peligroso….

********

-Nishikido…. ¡DAISUKI!…. no….no….así no…. ¡SUKIYANEN!…. O-O-SAKA STYLE….

Shige logra zafarse de Massu y Koyama para correr al ver a Ryo parado en la acera y abrazarlo cual Koala. Éste al sentir a Kato sobre él, lo lanza al piso en un movimiento tipo judo y le grita

-¡¿es que no sabes hacer otra cosa más que joder a la gente?!

-XOX Nishikido….

-¡Ryo! ¿Pero qué demonios te pasa?

Se acerca Koyama y le ayuda a Shige a levantarse mientras le acerca otro vaso con café expresso

-Por cierto Ryo… ¿no has visto a Anika?

Pregunta Tegoshi mientras se acerca con Mitzuki tomados de la mano. Ante tal pregunta, Nishikido se sobresalta y voltea el rostro en busca de las llaves de su auto.

-Creo que fue a casa… No creo que se sintiera bien… Tomó un taxi y…

Al voltear a ver a ver a los chicos se encuentra con la mirada acusadora de Ikuta, quien se acerca a Koyama y lo ayuda a llevar a Shige a su auto.

-Voy a llevar a Shige a su casa… Supongo que Nishikido los llevará a tu casa para que alcances a Anika… Nos vemos Tegoshi…

Cuando pasa a un lado de Ryo, Ikuta lo golpea en un constado con su hombro. Nishikido siente como le hierve la sangre y unas ganas incontrolables de golpearlo ahí mismo están a punto de apoderarse de él, pero al sentir el abrazo de Mitzuki se contiene y deja escapar un gruñido.

-Neee… bicho del mal… ¿Te peleaste con Toma-Toma-Toma-chan? ¿Estás celoso? ¿eh? ¿eh? *O* dímelo… anda….anda…

-No es nada Mitzuki… vamos, voy a llevarlos a casa…

Tegoshi mira algo sospechoso a Ryo y a Toma, sabe muy bien que aquellos dos nunca se han llevado bien a pesar de conocerse desde hace años, pero la tensión entre ellos esa noche es demasiado notoria, seguramente el motivo de esa peligrosa tensión es su hermana.

Se suben al auto, Mitzuki en el asiento del copiloto dejando a Tegoshi en el asiento de atrás. En el transcurso a casa de Tegoshi éste está muy callado mientras Mitzuki no deja de interrogar a Ryo sobre el por qué desapareció por un tiempo, dejando entre ver que sabe sobre aquel beso con Anika, lo cual incomoda un poco a Ryo porque al ver por el retrovisor, Tegoshi ahora lo observa detenidamente a la espera de una explicación sobre lo que pasó en aquella pista de baile.

***********

Durante todo el trayecto en el taxi, Anika estuvo conteniendo las lágrimas. No lloraría, ya no más… porque, aunque quisiera limpiarse por medio de las lágrimas, dejar de sentirse sucia, estúpida, ya no tiene más lágrimas que derramar… El vacío se hace más evidente en ella.

El taxi se detiene frente a un local de la zona de bares alternativos en Tokyo. Anika paga al taxista y baja del vehículo con movimientos como si estuviera en cámara lenta y mira el letrero del lugar: “After Dark”. Conoce a la perfección dicho bar ya que ella ha estado trabajando ahí por más de 3 años. Como bien dice el nombre, el ambiente comienza al caer la noche, para los amantes de un lugar tipo underground donde varias bandas, hambrientas por conseguir un contrato disquero, tienen ahí sus presentaciones.

Su trabajo ahí consiste en varias cosas: atender el bar, de mesera, buscar, contactar, hacer casting y presentar nuevos grupos para tener una gran variedad de géneros musicales para que el público nunca sienta que se repite el mismo concepto en el bar.

Pero lo que más le gusta de trabajar ahí es que prácticamente lo ha convertido en una exposición permanente de su trabajo como fotógrafa. Todo comenzó cuando tomó las primeras fotos de los grupos invitados al “After Dark” y desde ese entonces sus fotografías inundan las paredes del bar y gracias a ello ha ganado un par de trabajos extras.

Entra al lugar y está lleno más no atiborrado de gente como suele estar un poco después de media noche, por lo que puede desplazarse con facilidad. La iluminación a base de velas y luz tenue queda ad hoc a la propuesta del bar, al pasar por el pasillo de la entrada se topa con un par de parejas en plena acción amorosa, besándose como sólo invita la obscuridad. Anika apresura el paso, necesita alejarse de todo aquello que le recuerde su maldito encuentro con Ryo.

Al llegar al interior del “After Dark”, una de las bandas está tocando una canción melancólica y la voz rasposa y grave del vocalista acentúa más el sentimiento de la canción. Un par de empleados saluda efusivamente a Anika quien les responde con un movimiento leve de cabeza. Se acerca a la barra y mira fijamente un par de gotas de una bebida que había estado anteriormente ahí. Una voz femenina la despierta de su trance.

-¿Qué haces aquí? ¡Es tu día libre! ¿No estabas festejando el cumpleaños de tu hermano?

Al levantar los ojos, Anika ve a una chica sonriente, cabello castaño claro, con una abundante melena, ojos grandes y expresivos con unas pestañas envidiables. Su nombre es Aibu y aunque no lo aparente, es la gerente del lugar. A su corta edad se hizo del respeto de los demás empleados por sus habilidades administrativas y buen trato con la gente, además de que no se quedaba en su oficina: sigue ayudando a atender a las personas, arreglar y cargar los pedidos, pero sobre todo la encuentran atendiendo la barra, donde tiene un contacto directo con los clientes.

-Te ves muy mal… ¿Se trata de Ryo verdad?

Aibu se había convertido en una gran confidente para Anika en estos tres años, ayudándola en cuestiones de salir o entrar temprano, darle tiempo para hacer tareas. Pero sobre todo, había escuchado y aconsejado a Anika en cuestiones relacionadas con Ryo.

-No… no puedo hablar de eso… ahora… yo… lo que necesito es…

-No digas más… sé exactamente lo que necesitas…

Aibu se dirige a un extremo de la barra y saca una botella de vino tinto, una copa y una cajetilla de Benson Super Slim, da un par de pasos y acerca todo esto a Anika con una sonrisa en señal de comprensión.

-No sé que haya pasado… pero esto te ayudará a olvidarlo pronto… No te preocupes si terminas emborrachándote, yo me encargo ya sea de llevarte a tu casa o te quedas en mi departamento para que podamos platicar después…

Al terminar de decir esto, se inclina para darle un beso en la frente y después seguir atendiendo a la gente que se congrega en la barra.

Anika se sirve de aquel vino tinto hasta el tope de la copa y se bebe el contenido de un solo trago para después proceder a prender uno de aquellos cigarrillos. Si, eso es lo que necesita Anika, olvidarse de todo, pero especialmente de Ryo… Ya no la ama y nunca lo hizo, debe dar el primer paso para sacarlo definitivamente de su ser ya que eso que siente por él se está volviendo demasiado tóxico, la envenena y la ha estado envenenando desde que ellos dos se separaron.

Mientras se vuelve a servir de nueva cuenta una enorme cantidad de vino, voltea hacía el stage donde la banda sigue tocando, la voz del vocalista la hipnotiza por un momento, pero al regresar su mirada frente al espejo colocado en la pared a espaldas del bar, ve detrás de ella a aquel chico que la acorraló a la salida del Mandala. Sus ojos se abren por la sorpresa y se pierden en aquella mirada misteriosa. Lo ve sonreír de esa forma tan provocadora tan característica en él. Mientras se sienta a su lado le susurra a Anika al oído

-¿Está ocupado este lugar?

Anika siente escalofríos recorrer su espalda al escuchar tan de cerca aquella voz tan fuera de este mundo. Por instinto se levanta para huir de él, pero ese chico coloca gentilmente su mano sobre la de Anika para que ésta regrese a su lugar. La mira fijamente a sus ojos y con una sonrisa hace que la tensión en ella baje poco a poco como por arte de magia.

-¿Qué haces aquí?… ¿Me estás siguiendo?…

Pregunta Anika con un dejo de nerviosismo en la voz

-Al parecer… eres tú la que me está siguiendo… yo estaba aquí mucho antes de que tú llegaras… y veo que no has perdido el tiempo…

Con la mirada Jin señala la botella de vino tinto a menos de la mitad. Anika sigue mirándolo sorprendida a pesar de que han pasado sólo un par de horas desde su encuentro. Toda el aura alrededor de él ha cambiado radicalmente: ya no está esa actitud predadora, esa peligrosidad latente ha disminuido y su ser emana cierta invitación a acercarse, aunque sus ojos sigue brillando llenos de deseo, un deseo que Anika no logra descifrar.

-Quiero aprovechar para pedirte una disculpa por mi conducta al conocernos… se que me comporte como un completo idiota… creo que fue debido al alcohol y…

-… parece que esta noche todo el mundo se comporta como un idiota…

Anika apaga el cigarrillo que estaba fumando, aplastándolo con cierta fuerza innecesaria sobre el cenicero.

-Veo que no fui el único que se portó mal contigo…

Jin la observa detenidamente mientras ella se sirve el último contenido de la botella

-… No creo que estés interesado en saberlo…

-Si, si que lo estoy… me interesa saber todo sobre ti… como te dije, considero que eres una chica bastante interesante. Además… quiero recompensarte por el mal momento que te hice pasar…

Jin abre una cigarrera de plata con un acabado exquisito. En su interior hay cigarros de los más finos y de sabor inigualable. Vaya que Akanishi tiene gustos caros. Le acerca la cigarrera a Anika, quien toma dudosa uno de los cigarros y Jin le acerca un encendedor para prenderlo. A la luz de la pequeña llama, sus ojos tiene un brillo un tanto felino, el castaño obscuro se transforma en un color miel, caramelo. ¿Es que Anika está ya demasiado borracha y se imagina cosas?

-En verdad no es necesario… Me imagino que estás con tu compañero y no quiero arruinarte la noche…

Anika deja escapar una bocanada de humo, el sabor del cigarrillo es tan ligero como el aire.

-Él no está aquí ahora… no le gustan este tipo de lugares…

En un pestañeo, Jin está a centímetros del cuerpo de Anika, ella trata de poner espacio entre ellos, pero es como si el cuerpo de Akanishi fuera un imán. Cansada de luchar, Anika decide ir con la corriente, total, ya nada podría ser peor, nada podría superar lo ocurrido esta noche. Jin, con un movimiento leve de su mano izquierda, pide a uno de los meseros otra botella de vino tinto, la cual, al llegar, descorcha con un movimiento hábil y sirve dos copas.

-¿Tu hermano no se enojará al ver que no estás con él?

Jin da un pequeño sorbo a la copa mientras sonríe levemente

-Tal vez, no sabe que estoy aquí… pero es lo mejor para que él no se vea afectado por mis problemas…

-Ya veo… Y dime ¿Frecuentas mucho este lugar?

-… ¿Qué si frecuento?… je… trabajo aquí

-¿y qué demonios haces en este lugar? ¿no te cansas de estar en tu lugar de trabajo en tu día libre? … Deberías visitar otros lugares, conocer otros sitios…

-Te dije antes que soy una chica… rara…

-Vaya que lo eres… ¿No te gustaría acompañarme? Conozco un nuevo lugar en Roppongi donde podríamos…

-Creo que te has equivocado de chica… no soy de las que se van a la cama con el primero que… se… encuentra…

Las palabras de las dos amigas de Ryo regresan como en un flash y hacen que el argumento que acaba de decir carezca de validez alguna. Claro que es una de esas chicas, claro que se acuesta con el primer chico que ve… Anika vuelve a perderse en sus pensamientos destructivos lo que ocasiona que de nueva cuenta sienta como todo a su alrededor se convierte en un túnel angosto y sofocante. Su respiración se acelera gradualmente, los oídos comienzan a zumbarle. Necesita tomarse esas malditas pastillas o perderá la consciencia en cualquier momento.

…It’s not like you didn’t know that
I said I love you and I swear I still do
It must have been so bad
Cause living with me must have damn near killed you

La banda ahora toca un cover de Nickelblack, “How you remind me”. Maldita sea, esta noche todo está en su contra, esa canción no le ayuda en nada, por lo que decide ir al baño y tomarse las pastillas.

-¿Te encuentras bien?… ¿Necesitas algo?

Jin se levanta al mismo tiempo que Anika

-No… sólo… sólo necesito… ir al tocador… lo siento…

Anika toma su bolso y rápidamente se dirige al baño sin darse cuenta que ha dejado su teléfono celular sobre la barra. Jin la observa perderse detrás del stage donde se encuentra el grupo. Sonríe al encontrarse con el celular de Anika el cual comienza a vibrar. Observa el ID de la llamada y no puede evitar soltar una ligera carcajada. No esperaba esa sorpresa, todo se está acomodando a favor de su plan…

-Vamos a ver que tanto soporta el saber que ella ya no está sola…

Su sonrisa se ensancha al responder la llamada y escuchar a aquella voz masculina llena de sorpresa.

******

Ryo va de regreso a su departamento. La noche no había terminado bien. Al llegar a la casa de Tegoshi, éste se dio cuenta que su hermana no estaba, por lo que le había exigido una explicación.

-Ryo… Tú sabes a dónde fue… ¡habla de una buena vez y ahora sin mentiras!

-En verdad no sé a dónde fue… supuse que había regresado y…

-¿Qué demonios pasó entre ustedes dos esta noche? ¡Y no me vengas con rodeos! ¿qué le hiciste?

Tegoshi había comenzado a caminar dando vueltas en la sala

-Tego, por favor, cálmate…

Mitzuki se había colocado a su lado para tomarlo de los hombros y sentarlo en un sillón

-¿por qué demonios siempre crees que soy yo el que ocasiona los problemas?

Ryo había prendido un cigarro mientras le respondía molesto a Tegoshi

-Porque entre ustedes dos, tú siempre eres el culpable y…

Tegoshi se había levantado para acercarse a Ryo.

-Una vez te lo dije y te lo vuelvo a dejar muy en claro… Por muy mi amigo que seas, aunque seas el hermano de Anika… Los problemas que tengamos ella y yo, son nuestros problemas y no debes interferir…

-Entonces yo te digo que aunque seas mi amigo, antes que nada soy su hermano y si cada vez que te le acerques a Anika va a terminar así… Te voy a pedir que ya no vuelvas a acercarte a ella si vas a seguir lastimándola de esa manera…

Tegoshi se había acercado peligrosamente a Ryo y éste no estaba de humor como para soportar tales amenazas y reproches, por lo que había dado media vuelta y había salido de la casa. Al haber llegado a su auto, Mitzuki le dio alcance.

-Por favor Ryo-chan… no le hagas caso a lo que dijo Tegoshi, sabes que habló el hermano protector… sigue considerándote su amigo a pesar de haber visto que…

-¡Maldita sea!… ¿Quién más nos vio?

-Sólo nosotros y Toma….

-¡Perfecto! Al último que necesitaba tener repitiéndome lo asqueroso que soy como persona es a Ikuta…

Ryo había azotado con fuerza la puerta de su jepp al mismo tiempo que golpeaba el volante.

-Ryo-chan… No te odiamos por eso, sabes que yo sería la primera en alegrarme si Anika y tú regresaran… son el uno para el otro…

-Pues eres la única que lo piensa….

Ryo había puesto en marcha el auto haciendo rugir un poco el motor

-Solo… necesitan decidirse los dos… Dejar esos juegos y hablar claramente para que de una vez por todas ustedes…

Mitzuki se había alejado un poco al ver la actitud de Ryo, lejana y ausente en sus pensamientos. Suspiraba y movía la cabeza en señal de resignación mientras se había alejado para tomar una de las calles principales.

Y ahora está conduciendo sin rumbo alguno. Las palabras de Tegoshi y Mitzuki siguen rondando por su cabeza. Todo entre ellos, Ryo y Anika, es tan complicado ¿sigue siento amor? ¿qué demonios siente por ella? Cierto, le gritó a Toma que Anika es suya, pero… Lo hizo porque Ikuta siempre estuvo celoso de él ¿no es así? Nada más…

Así que Ryo decide llamar a Anika para que la situación entre ellos dos y sus amigos no se vuelva más tensa de la cuenta. Tal vez no le conteste, tal vez le responda llena de ira, pero es un riesgo que debe tomar si quiere que la relación, si es que a eso se le puede llamar relación, se vuelve un poco más civilizada.

Aprovecha un semáforo en rojo para tomar su celular y marcar el número de la memoria flash dial destinado al número de Anika. El timbre suena en varias ocasiones y después lo manda al correo de voz. No, debe hablar con ella así que vuelve a intentarlo, en esta ocasión suena un par de veces y se oye que contestan al otro lado de la línea.

-Anika por favor no cuelgues… yo….

Pero se detiene al escuchar una voz desconocida, pero sobretodo, masculina ¿Quién demonios está con Anika y se atreve a contestar su teléfono?

*************

-¿Qué deseas?…

La voz de Jin muestra un claro sentimiento de agresión hacia Ryo

-Quiero hablar con Anika ahora…

Ryo responde a Jin con el mismo tono agregando un gruñido

-No se encuentra en este momento, no para ti, así que no vuelvas a llamarla…

-¡¿Quién coño te crees para decirme qué hacer?! ¡Quiero hablar con ella así que ponla al maldito teléfono!…

-Métete muy bien esto en la cabeza… A partir de ahora… no volverás a lastimarla… ya no más… ¿Escuchaste?

Jin dice esto último con un dejo de amenaza latente, su voz suena peligrosa a pesar de toda la interferencia ocasionada por la línea telefónica. Ryo siente como si él estuviera a su lado.

-Adiós… Nishikido…

Jin termina bruscamente la llamada ocasionando que Ryo frenara de la misma manera, casi ocasionando un accidente. Lanza el celular con el parabrisas y grita por la frustración. ¿Quién carajos es ese sujeto? ¿Ella estará bien? ¿Cómo demonios sabe su nombre? El muy maldito se atreve a hablarle no solo altaneramente sino también amenazándolo sin siquiera conocerlo.

Los claxon de los autos lo despiertan de sus cavilaciones y arranca de nueva cuenta forzando el motor.  Ryo decide regresar a su departamento. Definitivamente mañana hablará con ella. NO puede dejar las cosas así, necesita saber qué carajos hace Anika con otro, sobre todo después de lo que pasó entre ellos esa noche.

*****

Anika se mira fijamente en el espejo del baño destinado para el personal que trabaja en el “After Dark”. Desde el momento que había llegado, buscó su pastillero y sin mirar detenidamente había tomado un par de pastillas. ¿Un par? ¿O habían sido tres? No estaba segura, pero el efecto de las pastillas se había hecho presente mucho más rápido de lo que esperaba.

Siente como el cuerpo comienza a dormirse. Tiene que sentarse en un pequeño banco pegado a una de las paredes del baño, porque sus piernas están a punto de dejar de sostenerla. Cierra los ojos ya que su vista se está nublando. Ahora cae en cuenta que no debió de haber consumido tanto alcohol si se iba a tomar las pastillas.

¿Si habían sido 2 las que había tomado? Esos síntomas son los esperados pero no con tanta rapidez. Abre con dificultad el pastillero y como puede cuenta las pastillas que contiene… hace falta una… ¡demonios!… había tomado 3… ¿Por qué lo había hecho? ¿Por Ryo?… Toma valor y con tropiezos camina hasta la puerta del baño, necesita urgentemente llegar a casa antes de perder el conocimiento.

Al abrir la puerta se encuentra cara a cara con un Jin que la observa preocupado. Anika deja escapar una pequeña expresión de sorpresa y tropieza con la misma puerta. Jin la sujeta por la cintura y se mete con ella al baño.

-No te ves nada bien… no me engañas…

-Por favor Jin… necesito regresar a mi casa…

Anika deja caer todo su peso sobre Jin, quien comienza a mojar una toalla con agua fría y colocársela detrás del cuello para evitar que se duerma

-¿Qué hiciste Anika?…

-Sólo…. Sólo… mi medicamento… porque…..yo…

Anika va arrastrando las palabras.

-Por dios Anika… ¿Fue por él, no es así? ¿por qué? ¿por qué demonios lo hiciste?

La abraza fuertemente contra su cuerpo mientras le acaricia el cabello como si se tratara de una niña pequeña

-… porque… porque…. Soy una estúpida… por eso…

No puede más y Anika deja escapar un par de lágrimas

-No… no lo eres. Escúchame bien… no voy a permitir que él te vuelve a hacer daño… mi pequeña…

Anika siente como un escalofrio recorre su espina dorsal al escuchar esas dos últimas palabras en voz de Akanishi. Anika trata de zafarse de su abrazo pero no tiene la fuerza suficiente para hacerlo.

-Jin… por favor… déjame ir…

-No… no lo hará… cuidaré de ti… no voy a permitir que te lastimen porque para mi sigues siendo mi pequeña…

Jin le dice esto al oído con una voz casi imperceptible, como si le hablara directamente a su mente. Anika no puede evitar abrazarse a Jin como si fuera su tabla de salvación, aún en contra de su propia voluntad.

-Pronto… pronto estaremos juntos… para siempre…

-¿Qué….qué dices?…

Anika siente como Jin olfatea su cuello y recorre su espalda con sus manos. ¿Qué es lo que ha dicho al final? A consecuencia del efecto de las pastillas, va perdiendo la consciencia. Lo último que siente son los labios de Akanishi posándose en su cuello… siente una presión un poco más fuerte a la de un beso… un pequeño dolor parecido al de un pinchanzo…

Antes de cerrar los ojos, lo último que recuerda es el perfume embriagante de Jin y su sonrisa retorcida.

11 comentarios sobre “My Inmortal Cap. 04

  1. O_____o O___________________________________________O TE PERSEGUIRÉ EN SUEÑOS COMO NO LO TERMINES ANEGO O_________O COMO PUDISTE DEJARMELO TAN PERO TAN EMOCIONANTEEE T______________________T quiero leer másssssss T_T no te doy penitaaaa (Suika poniendole carita de perrito abandonado a Panda) viste viste que carita de pena te puseeeeeee!!!
    Ahoraaa sigue sigue sigue que me encanta anego x3 *_* mi querer leer mássss!!!
    Te quieroooo anegooo x3x3

  2. waaaaaaaa q increible!!
    simplemente wenisimo!…..
    poko a poko voy descubriendo q pasa con todo el misterio *O*….
    Panda!!!! se q seré una tonta! pero kiero el 5to cap.! pero YAAAAAAAAA!! hahahahahaha
    ganbatte en el sig. cap.
    kissu

  3. WUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
    WUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!

    ME ENCANTOOOOO ME FACINOOOOOOO ME EMOCIONOOOOOO ES LA ONDAAAS *O*!!!

    Toma-chanya~ de mi vida por eso eres la master *w*!!! el final del cap m encantaaa dime q mas pasa dimeeee!!! poorfavooor ToT!!…… uuuh esq este cap es la ondaaas T.T!!!! kierooo maaas o_ó!!! hjahahahaha bien exigente XDDD pero en verdad cada dia me encanta mas ste fict aplausos para tiii */////*!!! eres la onndaas *w*!!!
    shuuuuuuuuuuuuuuu!!!!!!

  4. WWuuuaaaaaaaa pero que interesante se quedó el capitulo!!!!!!!!!!!

    en serio no salgo de mi asombro contigo panda, me encanta como escribes.

    está super interesante este fic, esperaré con ansias el quinto capitulo.

    Hasta pronto.

    besos.

  5. WOW, estuvo simplemente genial, gracias… No quiero parecer exigente..pero de veras q NECESITO LA 5ta PARTE!!!o_O por favor…por favor..por favor…jejeejej..mentirita..esperare cual perro al cartero..😀

  6. waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    tomala
    panda esta genial hay mendiga anika kien fuera ella
    esta nono me quede sin palabras
    uhhhhhhhh ya entendi jejej ^^

    ya voy descifrando todo…

    espero por mas

    panda gambatte

    ja ne!!

    haa gracias

  7. huyyyyyyyyyy me quede pegadisima con la historia, quede demasiado metida, esta buenisima, por fa tiene que seguir,
    de verdad esta muy buena, espero que llegue pronto la 5ta parte.

  8. oh Por Dios, apenas lo empece hoy y no podido parar esta genial. Pero quiero que vuelva a parecer en escena Yamapi, aunque no quiero que sea para hacerle daño a Tego. si ve ya me empelicule jejeje

  9. Estoy empezando a odiar a Ryo-chan x’DDDD!! pero el rol que le diste le queda como anillo al dedo.
    Ya comprendo por dónde viene la toda la historia … seguiré leyendo mañana.

    1. Yoh! Chel!
      no odies a ryo chan! por favor jajajajaja bueno…..siempre ha sido una relación amor-odio la que provoca ryo verdad? jejeje

¡Muchas Gracias por leer My Inmortal!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s