MY INMORTAL CAP. 21

SHO

Lunes

Se encuentra en el 30avo piso de sus oficinas de JOSS, está solo, siempre está solo. Al primer timbre revisa la pantalla, el mensaje de texto es claro y conciso:

fgsdf

Sho Sakurai no puede evitar hacer una leve mueca de fastidio, Concilio, maldito concilio, de repente recuerda la voz de su padre, Ryutaro Sakurai, ex primer ministro de Japón, resonándole como un gong continúo en su cerebro.

—Una de las cosas que siempre debes recordar Sho es que «hacemos lo que debemos, no lo que queremos» «Cumplir y solo cumplir, tomar lo que tienes y hacer lo mejor que puedas, continuar el legado Sakurai, así que ya deja de estarte lamentando».

Vuelve a revisar el mensaje, ve la firma X, ¿Quién Demonios es X? esto tiene que ser un asunto de lobos o vampiros, si fuera su grupo los slayer, alguno de los ancianos, ya le hubiera hablado desde antes para que preparara la tal junta de concilio.

Vuelve a tomar aire, el teléfono rojo no tarda en sonar y esta vez si va hacer de los Altos mandos Slayer de Kyoto.

En su oficina está el teléfono central de JOSS que tiene varias líneas además de su Iphone, pero en su escritorio hay otro teléfono, uno de color rojo que nadie toca, ese teléfono es su comunicación directa con los altos rangos de Kyoto, sus jefes, los slayer ancianos y altos rangos de los cazadores.

De las 21 familias puras que hicieron el pacto con el demonio, solo 8 sobreviven y sus representantes en el concilio son: Pat Hashimoto, Kuno Murayama, Miranda Takahashi, Hana Furukawa, Kichiro Kimura, Shiro Kuroki quien es una especie de tío abuelo de Sho por lado de su madre, Minoru Katsue que es el abuelo de Mika y los Sakurai, nadie ocupa esa plaza ya que el único sobreviviente de la familia es él y al tener sólo 30 años, eso lo deja muy, pero muy retirado del cargo de Anciano en el concilio Kyotano.

Además de esos 8… en realidad 7 ancianos, se encuentra el Líder General Slayer Kimura Takuya, su padre es uno de los ancianos y cuando este muera, Kimura tendrá un doble puesto como Líder General Slayer y Anciano en el concilio de las familias puras.

Después del texto del concilio, al ser programado por otro bando en Tokyo es 100% seguro que a él le toca ir a cumplir su liderazgo de Slayer de Tokyo y los ancianos no tardaran en marcar para darle indicaciones de la situación.

Mira detenidamente el teléfono rojo de estilo vintage, esperando el timbre, ese estilo de aparato es una broma de Mika para él. Ese teléfono existía desde hace muchos años en la época de su abuelo, que lo eligió así como referencia o mas bien burla al el teléfono rojo que usaban Kennedy y Kruschov cuando casi desataban la 3 guerra mundial humana en la crisis de los misiles en cuba y se uso durante la guerra fría.

En realidad dicho teléfono nunca existió, se comunicaban por otro medio, pero su abuelo le dijo que puso el teléfono de ese color para recordar cómo la estupidez de un solo hombre podría desatar la guerra, y al ver el color lo hacia recordar las cualidades de la tolerancia y razonamiento frío, y pensar en los que dependían de él, aun sin conocerse.

Después de la muerte de Abe Hiroshi y el fue nombrado líder de la división Tokyo, retomó el teléfono rojo el que casi nunca suena con tanto Skype, textos y Whatsapp, pero los ancianos son tradicionalistas y prefieren usar la línea roja, cuando ésta llega a sonar hay una emergencia o una orden que se tiene que cumplir al pie de la letra.

Esta vez se tardo un poco en sonar, pero ahí está…. Ringggg Ringggg

Otro maldito Goong siempre resonando en su cabeza, sabía que iba a ser así: Esta vez es Kuno Murayama, un anciano, su jefe directo y un bastardo desgraciado, el verdadero cerebro detrás de Kimura Takuya,  el “líder y jefe mayor de los slayer”

Físicamente es fuerte y atlético, tiene cuerpo de artemarcialista experto en Kendo que aun practica, tiene cabello entrecano y usa lentes, es fornido, siempre esta recto y firme  en su parado y andar, su solo caminar refleja un antiguo Tigre, viejo si, pero peligroso, que aunque esté algo menguado por las vicisitudes de la edad nunca se debe olvidar que es un depredador.

Y si los rumores son ciertos sobre Kuno Murayama, es un vende clan asociado en malos tratos con los Slayer estadounidenses.

Murayama es seco, frío y despersonalizado, nunca saluda y siempre va al grano. Es mejor así, a Sho no le interesa socializar con él, de hecho es mejor que sea Maruyama y no el anciano Pat Hashimoto, quién es un encanto en apariencia, viejecito, calvito siempre en kimono, le gusta mirar el florecimiento de los cerezos, meditar y practicar la ceremonia de té y siempre que se hablan hay una conversación similar a esta:

̶ ¿Cómo te trata la vida Sho? ¿Cómo está la preciosa Mika?… Hijo, como nos haces TANTA falta acá en Kyoto… Aahh ese Kimura Takuya nada mas no da una… Es que estoy tan viejo…  ahhh, si supieras cuanto me duele mi espalda

Para luego carraspear y decir

̶ Sho hijito, necesito que vayas al barrio del pescado y mates a fulanito-kun, hazlo sufrir, si puedes esparce sus vísceras a la vista de una vía pública como futura advertencia a esos perros bastardos de los lobos, y ten mucho cuidado hijito, no te vayas a lastimar, cuídate… ahh pero hazlo tú porque ya sabes que no me gustan los tratos con los cazadores mestizos mi niño, sabes que su lado humano siempre los traiciona, mejor tú  ¿Si?, Gracias.

Y cuelga sin esperar siquiera mi repuesta, porque el anciano Hashimoto a parte de ser hipócrita y vil, es racista como casi todos los ancianos. Cualquier cazador mestizo para él es poca cosa y no se atreve a mirarlos siquiera, según él se debe a que su lado humano sale a flote. Nagase y yo pensamos que simplemente es un maldito racista.

En estos momentos con Kuno el trato es distinto, simple y sin hipocresías.

̶ ¿Diga?

̶ Sakurai, ves a la junta pero esta alerta, esto no nos gusta.

̶ Probablemente es por la fanguies muertas en el basurero, Murayama Sensei

̶ Por favor Sakurai se mas inteligente, solo son humanas a quien demonios le va  importar te aseguro que ni a los vampiros van hacer nada. Esta junta es otra cosa, esta alerta no te comprometas a nada e informa todo en el primer segundo, recuerda el rey no autoriza nada hasta consultarlo con el concilio, eso déjaselos claro desde el primer minuto

̶ Si señor

Tiiiiiinnnnnnnnnnnnnnnnnn… El sonido del teléfono muerto. Me causan gracia estas conversaciones.

¿En quién confiar? ¿En el ancianito amable que es un desgraciado o en otro desgraciado como Kuno Murayama que al menos no es hipócrita? La respuesta es simple, en NINGUNO. Ancianos en el concilio hay peores y hay muy pocos mejores, todos son unas fichitas.

Un ejemplo de la nefasta calidad humana de los Ancianos, es la chismosa de Hana Furowaka. Mi trato con ella es nulo, y con más de sus 60 años a cuestas no la tolero, ya que por culpa de ella, fue que degradaron a Hiroshi del liderazgo general de kyoto.

Hana en apariencia es la japonesa típica de mediana edad, siempre bien vestida pero al estilo occidental, con ropa de marca y joyas costosas, cabello negro pintado y va perfectamente maquillada con tacón alto, pero con un poco de sobrepeso. No le importa mucho el clan, solo recibir los beneficios que le da su pureza y su dinero.

Todo comenzó cuando ella esparció los rumores sobre el hijo de Hiroshi, Yuya creo que se llama. Dijo que no era su hijo, porque era humano, al Yukie y Abe ser Slayer, mestizos sí, pero slayer, nacerles un hijo humano fue una desgracia, una burla y surgieron una sarta de especulaciones, porque aunque seas mestizo de dos padres cazadores jamás sale un hijo humano, y esa vez salió.

Hana empezó a decir que el nacimiento humano fue porque a Yukie se le vio con “muchos tratos humanos”, que fue castigada y pario a un hijo humano.

Hiroshi y Yukie afrontaron los embates y chismes con mucha dignidad, haciendo caso omiso a las especulaciones. Pero si para Yukie era triste y se refugiaba en la mansión con su hijo humano, para Abe en verdad era desolador y tenia que dar la cara. Nunca en la historia Slayer se había dado el caso que de dos slayer naciera un humano, por eso los chismes crecían y no era tanto el “castigo que había recibido Yukie”, si no la evidencia obvia que ella había engañado al líder actual de Kyoto con un humano y eso era mucho mas despreciable.

Los años pasaron y Yukie nunca fue vista como antes, si de por si ser mestiza era una carga, ahora ser la esposa infiel amante de humanos en el racista Kyoto era de por si peor.

Hasta que una noche en un cocktel de celebración por los 5 años de paz y tranquilidad en Japón, estalló todo en la fiesta del concilio cuando el esposo de Hana, Raidon Furukawa, una especie de anciano consorte, rico y puro como ella, pero sin ningún cargo en el concilio, le dijo burlándose a Yukie que “si era hobbie retozar con humanos y parir a sus hijos”. Aunque Raidon estaba evidentemente ebrio cuando dijo el comentario, por demás inapropiado, Hana no lo estaba. Así que Yukie lo miró desde su posición con desprecio, pero no dijo nada, solo se retiró dignamente aunque humillada. Pero cuando Hana escuchó las palabras de su marido se empezó a burlar  vociferando las mismas palabras pero en mas volumen para que mas publico la oyera y el silencio de Yukie, según ella,  lo asumía como culpabilidad de que había sido infiel a Abe.

El escándalo se armó, todos los invitados dejaron de hacer lo que estaban haciendo para prestar atención a la voz de la anciana. Abe, debido al escándalo, fue hasta la mesa de bebidas y solo alcanzo a escuchar cuando Hana daba la estocada final.

̶ … A parte de Mestiza y arribista, ramera de humanos.

Hiroshi sólo pasó saliva y muy lentamente se acercó al esposo de Hana que reía como si fuera un chiste ante todos los presente, y desde sus casi dos metros y un solo golpe al estilo humano, tumbó a Raidon que cayó de espaldas en la mesa de la bebidas, derramándose todas sobre el.

El escándalo fue brutal. Raidon, aunque no era del concilio, era un socialite puro y esposo de Hana, que obviamente fue la primera en tomar la antorcha para quemar a Hiroshi, en este caso destituirlo.

Hiroshi fue removido por faltar al código de líder general Slayer. Se hizo una votación entre los ancianos, el resultado: 5 a favor de la destitución y 2 en contra. Fue separado de su puesto y rebajado a ser líder de la sección Tokyo, ciudad natal de Hiroshi. El puesto a ocupar fue Teniente de Casos Especiales Sub, no le bajaron el sueldo, pero fue devastador para Hiroshi, todo lo que el construyó empezó a caer,  pero con toda la entereza y fuerza que lo caracterizaba tomó a su esposa e hijo y se trasladaron a tomar las riendas de caótico Tokyo. En su época empezó a enmendar muchas cosas y la ciudad se volvió un lugar idóneo de vivienda para los subs.

Yo no he sido tan buen sucesor, ya que después de su muerte casi me declaran la guerra personal y ahora estos asesinatos de fanguies en mi distrito no me dejan muy bien parado. Pero hago lo que puedo, siempre siguiendo el ejemplo de Abe HIroshi, no el de los ancianos. En cuanto si fue cierto la infidelidad de Yukie, es algo que nunca sabremos, porque los únicos que sabían ya están muertos, pero una realidad es cierta: de dos cazadores, por más mestizo que seas, no se engendra un hijo humano.

Miro mi reloj y es tarde. Tengo el tiempo justo para llegar al Park Hyatt para la tal junta de concilio, así que me dejo de recuerdos y tomo mis cosas apresurado, cuando suena de nuevo mi Black, es un texto de Nagase, que tiene dos días desaparecido desde el asesinato del basurero, he estado rastreándolo y hasta hoy se digna a contestar.

Estoy bien no te preocupes, el pleito del basurero ya quedó olvidado. Pd: si tanto te gusta la perra de la loba para defenderla por encima de mí, pues tíratela. Jojojojo

Sho entrecierra los ojos, y no sabe porque el solo hecho de que Nagase insinué eso… lo pone histérico, mas que eso, lo pone furioso, Ueno… Bahhh

Toma su maletín y sale desquiciado a enfrentarse y pelear justamente con ella y con los vampiros, maldito Nagase ojala usara la cabeza para algo importante no para decir estupideces como siempre.

NAGASE

Se carcajea poco después de haber enviado el mensaje a Sho, ya puede imaginarse su cara. Jajajajajaja pero es verdad, si la perra esa lo quiso y lo quiere matar, para que anda ahí con:

̶  Ñañañañañ, Miss Ueno, perra, perra es lo que es. Pobre de mi Amour Mika, le voy a hablar mas tarde para decirle que es una broma, porque con eso de que le revisa todos los mensajes a Sho, ve esto y se me infarta, Hay Miks, Miks.

Sigue acostado en la cama de un hotelucho de carretera. El fin de semana fue un caos para él, Aibu, las fanguies, el pleito con Sho, ir preso de pánico a resguardar a Aibu, para que al final estuviera revolcándose con Akanishi…

Ahhhh, toma de la mesilla de noche una bola de beisbol y la empieza aventar al techo, la compró para entretenerse y si que se ha entretenido, jugar y perder el tiempo en la maquinitas de pachinko.

Después de ver a Akanishi con Aibu en la entrada de su casa, lo que hizo fue dejar el auto de Sho en Joss y tomar el metro a donde quiera que lo llevara lejos de Tokyo. No quería pensar, se la pasó vagueando por los poblados cercanos y rentó un cuarto de hotel en uno de esos poblados. Ahora es lunes y no es necesario que recordar porque esta ahí, pero los recuerdos le llegan…

Aibu, siempre Aibu…

Desde el día que la conoció lo supo, era una fanguie, pero una fanguie guapa, una fanguie perdida y una fanguie que con su hermosa risa lo hizo olvidarse por un segundo lo que era.

La conoció, la trató y la hizo suya un montón de veces hasta que se enamoró, y meses después llegaron Mika y Sho descubriendo que mi novia era fanguie, la amante de un vampiro de la realeza y ¿quien? Pues nada más y nada menos que Jin Akanishi, El Guapo, por no decir el idiota.

Pero todo esto yo ya lo sabía pero no podría decírselo a Sho ¿Cómo lo sabía? Simple soy Slayer, mestizo pero al fin un Slayer. Mi alma está fragmentada y ahí dentro está mi demonio, el que se alimenta de emociones… Y esas emociones me muestran cosas, cosas que no todos los Slayer pueden ver, porque es mi emoción particular. A veces yo tampoco quiero ver o me hago tonto para no verlas, pero aunque yo mismo voltee la cara, ahí están y tarde o temprano las tengo que aceptar.

Jajajajaajaja, sí que soy un imbécil y si esto fuera un reunión de imbéciles anónimos diría algo como

 – Hola soy Nagase Tomoya y soy un cazador sobrealimentado, me alimento en demasía de las emociones particulares que pide mi demonio. ¿Y qué es eso Nagase?… ¡Ah, cierto! me alimento de las mentiras, ese es mi demonio el secreto lo que un Slayer no debe revelar.

¿Cómo supe que mi demonio se alimentaba de los mentirosos? Un día difícil antes de llegar al internado slayer, todo empezó en 1988, yo tenía 10 años y mi demonio aun no despertaba, pero desde el momento que tocaron la puerta de la casa donde vivía con mis padres, él lo hizo despertar…

Nunca va olvidar la energía que lo invadió cuando abrió la puerta, algunos podrían decir terror, pero ahora él sabe que fue su demonio despertando, y al ver su cara supo que mentía, porque de esa mentira, fue de lo que se alimento por primera vez, sin saber.

Cuando aquel hombre se presentó en su casa tenía esa sonrisa cruel, despiadada, y la mirada fría sin alma. Maldad invasiva en el cuerpo del desconocido. Su cuerpo sintió la energía, que lo paralizó, Nagase aun puede creer que fue su glamour o su truco paralizante, pero ahora él sabe que la realidad fue que su demonio despertó.

̶  Buenas noches busco a Nagase San, Señora, soy un compañero de la oficina.

Él sabía que en cuanto ese extraño pisara su casa, sería el fin para ellos. Quería gritarle a su madre, que no lo dejara pasar, pero era demasiado tarde. Lentamente aquel hombre entró en su casa mientras su sonrisa se retorcía de placer.

̶  Puede sentarse caballero, ¿Ha dicho que es amigo de mi marido? – La mujer miraba extrañada al hombre.

̶  Sí, compañeros de trabajo, ¿tardará mucho en bajar?

Los ojos del extraño brillaron fugazmente, un brillo que le erizo la piel, que seguía observando desde las escaleras sin moverse.

̶  No, se está duchando, supongo que está por terminar.

Contestó tensa su madre, realmente no sabía que tenía que hacer con aquel extraño.

̶  ¿Desea tomar algo?

̶  No por ahora no, muchísimas gracias.

El tipo sonrió  de forma seductora, su madre al ver esto se ruborizó y agachó tímida la mirada. Pero Nagase, que observaba todo en silencio, sabía la verdad y el choque fue brutal, porque la lucecita que se prende internamente en cualquier ser y solo él pude ver cuando alguien miente, ya no solo era una si no dos, ahora su madre, encendió esa luz interna que el podía detectar. Mentiras…

El extraño lo miró fijamente.

– Pero que niño más guapo, puedes acercarte pequeño, ¿cómo te llamas? – el tipo siguió mirándolo con desconfianza y no dijo una sola palabra.

– Discúlpelo, su nombre es Nagase Tomoya, es nuestro hijo, a veces es un poco reservado.

-Tranquilo Nagase-kun puedes acercarte… o prefieres que te diga Tomo-kun…-

El siguió sin articular palabra sólo miraba al extraño deseoso de que se marchara, pero sabía que no lo iba a hacer… aquel… ser estaba maquinando algo.

̶  De verdad discúlpele es un chico bastante callado.

̶  No pasa nada, es bueno que sea así de reservado, verdad Tomo-kun.

El intruso volvió a sonreír de esa diabólica forma y Nagase empezó a sentir punzadas en toda la piel junto con otro escalofrío que le recorría la piel desde el pelo hasta los pies. Aquello no iba bien… no iba nada bien y cada vez sentía el peligro más encima.

De pronto arriba oyó como su padre acababa de salir del baño, debería advertirle del mal que había en la casa, siempre había podido confiar en él, porque cuando le decía que veía cosas extrañas o simplemente las sentía, su padre siempre le había creído. ¿Sería lo mismo ahora? ¿Le creería ahora si le decía la verdad a su padre sobre aquel extraño?

Se levantó de golpe, sí, lo había decidido, iba a salir corriendo hasta su padre y alertarlo de que estaban en peligro, pero entonces sus piernas no le respondieron, trató de moverse, de todas las maneras, pero no lo consiguió. Miró al extraño y supo que era él quien dominaba ahora su cuerpo, no sabía como lo hacía, pero no se podía mover. Miró a su madre en busca de ayuda pero ella estaba como hipnotizada, no dejaba de mirar a aquel hombre como embobada, ya no hablaba sólo miraba a aquel extraño con devoción. ¿Cuándo había pasado aquello? Habían pasado sólo unos segundos, unos míseros segundos en los que había perdido al extraño de vista, esos segundos en que había oído la puerta del baño abrirse y había mirado hacia arriba… ¿Cómo y qué había pasado?

Aquel extraño se levantó lentamente acercándose con movimientos felinos a un tembloroso Nagase, que aunque quería gritar para que su padre acudiera de una vez, sentía sus propios labios paralizados, como si alguien se los hubiera pegado al instante.

̶  Veo pequeño Tomo-kun que has notado algo raro ¿verdad? – se acercó a él rozando sus labios suavemente en su oído. – Has hecho bien en no confiar en mí, pero es tarde, reaccionaste muy tarde, ahora si quieres salvar a tu familia, tendrás que venir conmigo, es una opción que te doy a elegir, ven conmigo y ellos sobrevivirán, niégate, y los torturaré en tus propios ojos…

Ante aquellas palabras aún paralizado como estaba empezó a temblar de la rabia.

– ¿Qué dices? Ganaríamos los dos pequeño, tú me das tu poder, yo te doy el mío, es un quid pro quo. Además tus queridísimos padres seguirían viviendo sus absurdas vidas… vamos Tomoya-kun que decidirás. Pero recuerda… no te queda mucho tiempo para decidirte… te doy 5 segundos… 5…4… – El apretó fuertemente los ojos tratando de pensar con claridad, si le decía que no a ese individuo, su madre y su padre estarían a su merced… pero si lo hacía si decía que sí… – 3… 2…

─ ¡¡¡¡Aléjate de mi hijo, maldito bastardo!!!!

La voz de su padre a su espalda hizo que él girara la cabeza, sorprendido por la interrupción, quien le iba a decir que su padre aparecería con una katana allí mismo, señalando al hombre que tenía justo en frente suyo, se sintió aliviado, pero a la vez nervioso, tenía miedo por su padre.

─ Un placer volvernos a reencontrar Nagase-san, debo intuir que todo bien ¿verdad?

Su cínica voz aun hoy en día resuena sus oídos, esa vez no sabía que estaba pasando, ¿realmente se conocían su padre y aquel… ?

─ Takizawa ¿Qué haces aquí?

Su padre bajo lentamente y en guardia por las escaleras mirando con sumo odio al hombre que estaba delante de su hijo.

─ Mmm ¿Qué que hago aquí?… esa pregunta me parece demasiado absurda para alguien que se supone… lo sabe casi todo de nosotros, ¿no crees Nagase-san? – Su mirada tenía un deje de superioridad en ellos. – Me encantan nuestras numerosas batallas, pero que me preguntes algo así me ofende, quiere decir que en realidad no sabes nada de tu oponente.

─ Déjate de estúpidas palabrerías y ve al grano, aquí no encontrarás nada de valor, nada de lo que sueles buscar… ¿o es venganza lo que buscas hacía mí?

─ No sé qué es lo que me empieza a enojar más, que me tomes por tonto, o que te creas más listo que yo. Esos idiotas ancianos de Kyoto ¿Cómo crees que van a tomar a tu hijo? Tu pequeño desliz con la humana ¿A dónde lo van a mandar?  al mestizaje y a un puesto absurdo en una oficina menor, esos estúpidos racistas lo van a considerar menos y él puede ser grande, su sangre huele a poder, a fuerza… No lo hagas perder el tiempo, en cambio con Gackt y conmigo puede ser grande, así que no seas estúpido dámelo.

La mirada de Takizawa se volvió seria y demasiado peligrosa. Su padre supo muy bien lo que se avecinaba pero no se movió, se mantuvo firme tratando de defender a su familia.

 – ¡Tu hijo… será mío por las buenas o por las malas!

Al oír esas palabras su padre, atacó bravamente a Takizawa, la pelea era bastante feroz, pero lo que realmente sorprendió esa vez, es que no conseguía ver con claridad a ninguno de los dos, tanto aquel extraño como su padre se movían a una gran velocidad, el sonido de la katana rasgando el aire era el punto de apoyo para él, era la única manera de saber donde estaban en cada momento.

Un olor fuerte a sangre hizo que se le paralizará el corazón de miedo, buscó con la mirada desesperadamente a su padre, esperanzado de que no fuera su propia sangre la que estaba impregnando el suelo de la habitación. Y entonces esa lucha que para el era prácticamente invisible cesó, y para horror de sus ojos, su padre estaba arrodillado en el suelo agarrándose con su mano sana, el brazo que ahora pendía inerte de su hombro. Una horrible herida recorría desde su codo hasta la muñeca, como si un afilado cuchillo le hubiera traspasado piel y musculatura, dejando a revelar esa horrible herida.

─ ¿Creías que podrías conmigo? Que iluso, creí que para ser uno de mis más fieros enemigos tendrías más inteligencia.

 Comenzó a reír de una manera que erizó la piel, esa sonrisa sádica y despiadada, y supo que el final estaba cerca, que todo iba acabar. Esa vez el no quería darse por vencido no quería ver morir a su padre, con todas sus fuerzas trato de moverse, aunque seguía paralizado y lo sabía, pero con un grito ahogado y uniendo todas sus fuerzas tanto anímicos como físicas comenzó a mover la pierna derecha, algo que no pasó desapercibido para Takizawa que lo observaba divertido.

─ Eres más fuerte de lo que creía pequeño, eso me agrada, serás de los mejores,  lo sé, lo veo en ti. Si te unes a mí serás de los más grandes y no la realeza estúpida que tiene Hyde o los puros de tu clan, únete a mí y el trato seguirá en pie, tus padres vivirán, no los volveré a molestar.

─ ¡Antes prefiero morir! Tomoya… no hagas caso de este maldito ser, sólo saben contar mentiras, se traicionan incluso entre ellos mismos, no se puede confiar en seres como ellos. Hijo escúchame a mí, prefiero morir que verte convertido en ese monstruo.

─ Hablas de nosotros como monstruos… pero, ¿Y ustedes? ¿No asesinan?

Ahora la mirada de Takizawa era de odio puro.

─ ¿A cuántos humanos han matado ustedes? Y de nuestra raza mejor ni hablamos, pero dime Nagase San, así es como te llaman los niños de los internados slayers ¿No? San o sensei, valiente maestro tienen, dime que sentirían ellos y tú si te convierto en aquello que tanto odias, en aquello siempre diste caza, ¿qué te parece? Será divertido ver como tus camaradas te cazan ahora ¿no?

La sonrisa sádica volvió a nublar el rostro de aquel hombre. Él era demasiado joven en ese entonces y su madre siempre se había negado hablar del mundo sub, ella era humana y su padre perdidamente enamorado de ella, había consentido que así fuera, así que cuando el mundo sub llegó como intruso a su casa, no entendía nada de lo que ahí se hablaba, lo único que sabía era que aquel hombre daba miedo y su aura no era buena, pero eso de seres que cazas, todo eso se escapaba de su entendimiento. Él mismo sabía que no era una persona normal, por sus extraños poderes y sus raras visiones, pero no entendía que pasaba con su padre y aquel extraño.

̶  No creas que he olvidado lo que me hiciste. Ahora te convertiré

̶ Si lo dices por ella, no me arrepiento de haberla matado…no deben de existir, eras una amenaza para todos, con esa guerra estúpida que tomaron. Ella se lo merecía como te lo mereces tú… jamás olvidaré que la transformarás en un monstruo…

-¡Ella confiaba en ti! ¡Confiaba en su propio hermano que la traicionó!

Ahora la infinita rabia inundaba la sala, y el demasiado pequeño ante aquel despliegue de poderes e información  empezó a sentirse mareado.

– Te aprovechaste de su amor hacía ti, para matarla. Jamás te lo perdonaré…

Las palabras salían solas, y después de aquellas palabras unos colmillos afilados asomaron por la boca de Takizawa dispuestos a desgarrar el cuello de su padre.

-Ella te eligió a ti traicionándonos a nosotros, es lo mínimo que tenía que hacer, era mi deber. Jamás creí que mi hermana… se enamorara de un ser tan despreciable como tú. ̶ Su padre agachó la cabeza, avergonzada como si ese recuerdo fuera un fuerte puñal clavado en su corazón. – Sigo pensando que la hipnotizaste… sólo esa explicación puede ser… tú tuviste la culpa de su desgracia.

-¡Cállate! Aunque sigas queriéndolo negar ella me amaba como yo a ella, por eso decidió venir conmigo, por eso quiso que la convirtiera, para estar juntos hasta el final del mundo… pero tú la asesinaste… y es hora de que pagues…

Después de esas palabras y sin pensarlo más le clavó los dientes afilados en la garganta de su padre, Nagase observaba todo con los ojos ahora abiertos, comenzó a llorar de impotencia, viendo como aquel extraño… aquel vampiro estaba bebiéndose la sangre de su padre sin poder hacer nada. Ahora sabía claramente, que aunque se hubiera conseguido soltar de aquel extraño hechizo no habría podido hacer nada. Takizawa era demasiado fuerte y su odio aún lo era más.

Cuando acabó de beber prácticamente toda la sangre del cuerpo de su padre, se hizo una herida con sus propios dientes en la muñeca, obligando a Nagase-san a beber su negra a la fuerza. Pero algo hizo que parara y se levantará de un salto, tomando a la madre de Nagase aún hipnotizada en brazos.

-¡Takizawa bastardo! Mierda llegamos demasiado tarde…

Gritaba con rabia un hombre que acababa de abrir la puerta de una patada para entrar y que miraba la escena fúrico.

─ Takizawa… esta vez te matare, me importan pocos los pactos subs …

-Hola Hiroshi-san… mi señor Gackt estará encantado al saber que te has presentado tú mismo a darme caza esta noche, pero es demasiado tarde… – De pronto se giró a elque no podía apartar la vista de su padre, desangrado en el suelo y ahora teniendo convulsiones…- Tomo-kun volveré a por ti, y si quieres recuperar a tu madre, ya sabes que debes hacer… sólo tienes que pedírmelo, estaré vigilándote, hasta pronto chico.

El vampiro desapareció con su madre en brazos como si de aire se tratase, ahora el grupo se había congregado alrededor de su padre mirándolo con preocupación, hasta que el mismo  oyó, “Es imposible, ya ha bebido la sangre del vampiro… es demasiado tarde…”. Como llevado por una extraña magia se acercó a su padre sin apartar la mirada. Estaba consciente pero convulsionándose compulsivamente, se miraron intensamente.

─ Hi… hijo, mi… mi querido… hijo, lo siento… siento… no poderte… proteger… ni haber… protegido… a tu… madre…

Acercó lentamente la mano buena hacia su cara, limpiándome las lágrimas que rodaban incontroladamente.

─ Papa… no… me dejes… es mi culpa… si hubiera dicho que sí…

Nagase no  podía dejar de llorar.

─ Shh pequeño… no es cierto… me alegra… morir, ahora… te irás… con estas personas… ellos te enseñaran… todo lo que yo… no podré. Vive Tomoya… vive… por favor…

Tras esas palabras los ojos de padre se oscurecieron, pudo verlos por la luz que ya no había. Unas manos me agarraron apartándome del cuerpo mientras que un abrazo fuerte lo consolaba.

─ ¡Quémenlo, le quedan horas para que acabe la transformación! Él preferiría eso… llévenselo rápido…

Miró al señor que me abrazaba y que parecía el jefe, porque no dejaba de dar instrucciones. Trató de calmarse, mirando alrededor, todo estaba quedando igual que estaba antes de que llegara el tal Takizawa, un nombre que durante su vida nunca jamás iba a olvidar. Al final se quedó mirando al señor que aún lo tenía abrazado fuertemente. Hasta que este lo miró fijamente.

─ Tranquilo pequeño, te cuidaremos como habría querido tu padre… vendrás conmigo, allí donde te llevo serás bienvenido. Ahh si perdona por mi mala educación, mi nombre es Hiroshi Abe, tú eres Nagase Tomoya ¿verdad? Tu padre nos hablaba de lo orgulloso que estaba de ti. Ahora vámonos de aquí, te llevaré a un internado donde se quedan los chicos de tu edad que son como nosotros y aprendemos cosas para controlar nuestros poderes, allí los entrenamos y los protegemos hasta que son capaces de cuidar de sí mismos. ¿Cuántos años tienes ya?

─…….

Dudó al contestar, pero si su padre le dijo que podía confiar en aquellas personas, haría caso de la última voluntad de este.

– Diez años señor…

Dije agachando la cabeza.

─ Muy bien vámonos de aquí, cuando seas mayor de edad te entregaremos todas tus pertenencias. Como esta casa, y la herencia que tu padre preparó para ti, por si algún día pasaba algo así.

Asintió débilmente mientras avanzaba de la mano de Hiroshi a la salida de su casa, solo miró hacia atrás una vez más, tratando de decirle adiós a aquella casa y lo que había sido su familia. Todo acababa de morir en sus ojos, ahora estaría solo, él solo para siempre…en el fondo de su ser estaba aterrado pero decidió no preocuparse más, y con decisión salió de ahí rápidamente.

El celular suena mira el remitente es Aibu, contesta:

¿Qué quieres?

Por favor, no cuelgues… ¿Por qué no me respondes? ¿Qué te hice?

Da un suspiro tan grande que ella lo puede escuchar, porque a pesar de la línea siente su incomodidad,

─ Nada, no me hiciste nada.

Ella puede escuchar la respiración de él, espera por unos instantes que parecen horas. Afortunadamente no ha colgado así aprovecha para seguir hablando.

─ Kuma ¿Podemos vernos? Necesitamos hablar…

─ ¿De qué necesitamos hablar exactamente?

 ─ De nosotros, de lo mucho que te amo. Te amo… Te amo, Nagase Tomoya… ¿Eso no es suficiente?

─ Si lo sé, sé que me amas mucho… ¿Sabes qué Saki? no puedo hablar ahora, no estoy en Tokyo, cuando regrese te marco.

No espera mas respuesta cuelga. Mira el teléfono como si pudiera mirar a Aibu ahí, y se empieza a carcajear sonoramente.

─ JAJAJAJAJAJAJAAJAJAJAJAJAJAJAJAJAAJAJAJAJAJJAJAJAJA…. Si que eres imbécil Nagase Tomoya, un imbécil de remate,  una tía esbirro de vampiro convertida por “amor”.  Enamorado hasta los huesos de una novia fanguie, quizás por mi demonio sobrealimentado con sus mentiras, esa es mi historia con las mujeres ¿podría ser peor?. Jajjajajaj, si podría ser peor ¿verdad Mamá?

 

Desde el momento que pasó un pie en el internado me di cuenta de que no era el único niño que había perdido a sus padres ante los vampiros, en esa escuela había de todo desde niños ricos puros, ricos socialites, hasta mestizos como él, y por supuesto huérfanos, como si de una tradición se tratara los hijos de caza vampiros muertos en acción se reunían y brindaban el apoyo necesario a los recién llegados, porque ahí era donde sabían que tendría que pasar su vida, a partir del momento que llegaran, la escuela donde enseñaban su poderes internados que los daban de alta al cumplir los 18 años, ya con sus misiones y residencias asignadas.

 Escuchaba las historias de los otros niños pero él no se animaba a participar, algunos no recordaban el día que habían llegado ahí, otros sus mismos padres los habían llevado y cada semana los visitaban… todo era demasiado agobiante para él, ya que sólo quería que lo dejaran en paz de una vez, y esa paz la encontró meses después en los bosques que rodeaban el campamento.

Allí empezó a notar otros seres, seres mágicos que nunca había creído que existieran, pero lo extraño de todo aquello era que no le desagradaba la sensación de estar con ellos al contrario, estaba más cómodo que con sus compañeros.

En una de esas tardes en las que se escapaba para estar con sus verdaderos amigos del bosque, no notó que Hiroshi lo había estado siguiendo sigilosamente, preocupado por donde se solía meter por las tardes.

─ No me siento a gusto aquí… hecho demasiado de menos a mi familia…

Le decía a una extraña ave, para una persona normal esa ave no tendría ningún significado que la de un pájaro, pero Nagase sabía que esa preciosa ave era un ser mágico con el que solía hablar de sus inquietudes…

─ Bonita ave. – Nagase se giró asustado para encontrarse a un Hiroshi que lo miraba con una suave sonrisa en sus labios. – Cada año nos regala alguna de sus hermosas plumas para crear algunos antídotos, es bastante amable de su parte. Le dedicó una reverencia, mientras el ave se posaba en su hombro rápidamente picoteándole el oído en modo cariñoso.

─ ¿Usted también puede notarlo? – Le Preguntó un sorprendido  al ver como acariciaba el ave con dulzura.

─ Sí, no tengo tanto poder como el tuyo muchacho, pero… algo entiendo de tus poderes. Sé que esta situación es muy dura para ti, pero ahora debes seguir adelante, fortalecerte, y llegar a ser el hombre que deseaba realmente tu padre. Él quería contártelo todo… “esto” cuando fueras mayor…. Así que he decidido enseñártelo personalmente, yo seré tu maestro, entrenarás conmigo y te lo enseñaré todo. Espero que no tengas inconveniente en ello

Otra vez aquella dulce sonrisa. Nagase no pudo más que agachar la mirada y asentir de nuevo, y así es como empezó una vida llena de entrenamientos en que maestro y alumno ataron unos lazos fuertemente entre ellos dos. Nagase  comprendió que aunque su familia hubiera desaparecido él no estaría solo, y Hiroshi se lo había hecho ver a marchas forzadas…

Varios años después y con la ayuda de su maestro, había conseguido ser más social con sus compañeros, tanto que casi se había convertido en un líder fuerte entre ellos. Si había algún conflicto él era el primero en presentarse antes incluso que los adultos, acabando las discusiones con varios zapes a los que habían empezado, y haciendo que finalmente todos se llevaran bien. Muchos comenzaron a pensar que sería el sucesor de Hiroshi como director del internado, pero en realidad lo que quería Nagase era vivir su vida lo mejor que podía, así como Hiroshi le había enseñado, a vivirla sin arrepentimientos y poder salvar a aquellas personas que necesitaran su ayuda.

Era una mañana de 1993 en la que Nagase ya contaba con 15 años, apareció Hiroshi con un niño con la mirada perdida y llena de dolor… entonces él se vio a través de ese chico, respiró hondo y se acercó a su nuevo compañero con una gran sonrisa.

─ Oi – Le saludó alegremente. – Mi nombre es Nagase Tomoya… me puedes llamar Nagase-senpai… – Ante el silencio del niño, Nagase le dio un gran zape en la cabeza al niño sorprendiéndolo de tal manera que abrió los ojos enormemente – A tus superiores se les contesta a la primera tengo que enseñarte modales enano.

─ Sho… Sho Sakurai…

Dijo tímidamente el niño mientras volvía a agachar la cabeza pero ahora sonrojado.

─ Así me gusta enano  – Lo que Nagase no se espero, es que ahora el zape se lo diera Hiroshi. – ¡¡Ittai!! Hiroshi-senseiii eso ha dolido… mira que si deformas mi hermosa cabeza por el golpe…

─ Nagase… cuantas veces te digo que no pegues a tus compañeros… y además ese pedazo de cabezón no se deformaría ni aunque le diéramos de golpes con las rocas…

Mientras la discusión seguía entre maestro y alumno, no se dieron cuenta de que el pequeño Sho estaba riendo de la situación, hasta que la carcajada se hizo audible por encima de los gritos de ellos dos. Los dos se miraron y se pusieron a reír… finalizando aquella discusión con un “bienvenido a tu nueva casa Sho” de parte de los dos.

Cuando Sho fue llevando a que se instalara en sus habitaciones Nagase y Hiroshi se quedaron solos y el hablo.

─ Bastante lujoso el apellido del chiquillo ¿no?

Hiroshi solo rio,

─ Tu lo has dicho, es un chiquillo tontorron, tan es así que ni idea se ha dado cuenta de su apellido, Ryutaro Sakurai el primer ministro humano fue asesinado en las escaleras del congreso después de un discurso muy sólido y sensible a la población humana, habló por unos minutos del fallecimiento de su esposa y clamó por la unidad, la guerra está cada vez más fuerte, además de que Ryutaro era el primer ministro humano, es descendiente de una de las familias de anciano Slayers, al morir él, solo queda Sho como sobreviviente de la línea.

─ ¿Quien lo mato Boss?

─ Hyde en persona

─ ¿Por qué?

─ No lo sabemos, tan loco como siempre llegó y lo asesinó, afuera la guerra y Tokyo se cae a pedazos, y este internado por ahora es un lugar seguro, era mejor traerlo aquí, además él se convertirá, cuando crezca, en líder Slayer.  Hay que protegerlo ¿Lo puedes hacer tu Nagase?

─ Hombre jefe, para mí es un placer, ni falta hacia que el mocoso fuera puro para que yo lo cuidara, puede contar con el poderoso Nagase para eso.

─ Gracias Nagase, sabía que podía contar contigo.

Desde el primer día los dos se hicieron inseparables, y mientras Hiroshi los entrenaba, ellos mismo se ayudaban para llegar a hacerlo mejor. Se complementaban como si consiguieran leerse la mente mutuamente, y eso alegraba enormemente a Hiroshi, porque sabía que el día de mañana se protegerían el uno al otro como hermanos.

Aquella tarde habían decidido salir a pasear con permiso de Hiroshi, se hacían bromas y seguían caminando, mientras se hacía de noche, no se percataron que traspasaron la zona de seguridad. Cuando de repente Nagase se quedó petrificado ante la imagen que tenía en frente… no podía creer que fuera ella…estaba distinta lo notaba… ella….

─ Hijo mío… cuanto tiempo… como has crecido… – En eso era cierto porque aquel niño ahora con sus 17, había crecido de tal manera que sobrepasaba en altura a su maestro y casi en fuerza. – Mi niño pequeño ahora es un hermoso hombre… ven con tu madre… deja que te abrace…

Nagase a pesar de las advertencias de sus sentidos, el amor hacia su madre hizo que sus piernas se movieran solas… quería ir junto a ella, abrazarla fuertemente y decirle que ahora la iba a proteger… estaba igual que la recordaba… igual… sabía que eso era extraño…

─ Nagase… – La mano de su amigo tocándole el antebrazo lo paró en seco – No te acerques a ella…

─ Sakurai… ella es mi madre…

Dijo casi implorando con los ojos que no lo detuviera.

─ Ella ya no es tu madre, se que lo notas, así que no finjas que no lo has notado… ya te has dado cuenta que… ya no es humana…

Los ojos de Nagase brillaban ahora de desesperación, aquella conexión suya tan útil que siempre tenían ahora le molestaba. Entonces miró a su madre… lo supo antes de que ella hablara… Takizawa la había convertido en vampira… estaban frente a lo que hacía 8 años atrás era el reflejo de su madre, pero aún así la había añorado tanto.

– Cariño ven conmigo… volvamos a ser una familia, aquellas horribles personas te separaron de mí, te he estado esperando todo este tiempo… ven conmigo por favor… ven y hazte más fuerte que nunca… podremos estar juntos eternamente.

El comenzó a dudar de tal manera, que se agarró la cabeza fuertemente, no se dio cuenta que se aferró con ambas manos mientras los recuerdos reprimidos durante todos aquellos años volvieron a él, más vivos que nunca.

-Nagase no dejaré que te lleve… te protegeré…vuelve a la zona segura ¡Rápido!

Sho se abalanzó sobre la madre de Nagase, esta lo esquivo, pero Sho rápido como había enseñado Hiroshi y el mismo Nagase saco una pequeña daga de plata que al contactarla con la mejilla de la mujer, empezó a humear y a derretirse, para después ella, proferir un grito desgarrador.

─ Arggggggggggggggggggg, me las pagaras, Tomoya me pertenece, nos pertenece, a mi señor Gackt y a mi amo…

Aquel odioso plural hizo que Nagase saliera de su trance, así que detrás de todo eso estaba aquel maldito Takizawa… jamás mientras viviera iba a perdonar aquel cabrón ahora más que nunca… no supo que le hizo moverse con tanta rapidez, se abalanzo sobre su propia madre hizo a un lado a Sho tirándolo contra un árbol, esta lo apreso en el rostro con su uñas filosas y traslucidas.

Y sin dejar siquiera que hablara sacó de su bolsillo una daga similar a la de Sho, la que llevan siempre encima los alumnos del internado Slayer y sin detenerse a pensarlo la clavó fuertemente en el pecho a su madre, donde alguna vez estuvo el corazón. Ante la sorpresa la madre soltó a Nagase mirándose el pecho horrorizada, y mirando con rabia a su hijo. Nagase volvió a la carga contra su madre tirándola al suelo y tratándola de inmovilizar, como siempre su conexión con Sho funcionaba a la perfección porque ya estaba allí a su lado con un mechero en la mano, con el que prendió fuego a la ropa de la madre, se tuvieron que apartar rápidamente, porque el fuego se adueñó de todo el cuerpo como si de paja se tratase, y casi en cuestión de minutos… no quedaba nada de la madre de Nagase, solo la daga algo ennegrecida, al tomarla del suelo se quemó en la mano, quedándole una marca con la forma de la empuñadura que le acompañaría para siempre después de aquella tarde.

─ jajajaja, lo sabía lo sabía pequeño Tomo-kun… siempre supe que tendrías la fuerza y rapidez que tu padre… hasta heredaste la falta de sentimientos… aunque veo que sigue empecinado en luchar en el bando de los cazadores que te condenaran siempre por tu mestizaje, bueno así lo decidiste ya dos veces, fue un placer verte y espero que algún día nos volvamos a encontrar… hasta pronto pequeño…

La voz salía de entre los árboles como eco. Nagase sintió como la rabia se adueñaba de él.

-Takizawa… Juro que iré a por ti, iré y acabaré contigo, esto no quedará así ¡ME OYES! ¡Haré que pagues por todo esto!

La rabia estaba lo consumiendo por completo mientras una risa malvada se alejaba de ellos dos, Sho sin pensárselo lo tocó el hombro delicadamente y le dio un abrazo fuerte, fraternal, mientras las lagrimas resbalaban de impotencia… había tenido que matar a su madre… había sentido su sangre en sus manos cuando le clavaba el puñal… aún tenía ese liquido obre ellas…

Cuando llegaron al campamento Sho se encargó de explicárselo todo a Hiroshi mientras que Nagase se marchaba a su dormitorio a tumbarse en su cama sin decir palabra. Pasadas un par de horas, entró Hiroshi en la habitación sin siquiera tocar la puerta, Nagase se paró de inmediato, pero él dijo.

─ Siéntate muchacho no pasa nada,

Así lo hizo sentándose en el borde de su cama, él se sentó a su lado

─ Ehh… no la has matado… la has liberado…

─ Hiroshi-sensei, ahora no estoy de humor…

Pero entonces algo incomprensible sucedió, Hiroshi lo levantó de la cara y lo miro fijo diciéndole.

─ Esta es una guerra Nagase, los sub siempre estamos en guerra y lamentablemente eres un sub, todos hemos perdido seres queridos y por desgracia mientras no haya paz, lo vamos a seguir perdiendo, entiendo que estés molesto y quiera venganza, y yo no soy el que te voy a decir que no la busques, porque aunque lo diga, se que no me harás caso, así que, si quieres vengarte de Takizawa… muy bien hazlo, pero desea acabar como tu padre, porque si acabas como tu madre, juro que el que te dará caza seré yo…

 Nagase miró a su maestro a la cara, y se abrazó a él…

─ Lo siento maestro… seguiré siendo lo que soy un, un Slayer… pero he de ir por ese monstruo… Aunque eso si te digo, si acabo como mi madre, será un orgullo morir de tus manos. He estado pensando que cuando me marche del internado…  seguiré estudiando y haré vida normal, así podré buscar su paradero… ¿esta es una especie de aprobación de tu parte?

Hiroshi lo miro con esos ojos siempre sabios y le dijo.

─ Me parece perfecto que sigas estudiando, pero el que busques su paradero solo, no te lo puedo permitir, lo buscaremos los dos, porque graduándote del internado ya tienes un lugar especial conmigo en la oficina central de Tokyo, serás uno de mis sub alternos, y solo te reportaras al líder cazador de Tokyo que soy yo, y juntos acabaremos a esos malditos del grupo de Gactk, aunque eso si te digo, para eso necesitas estar armado, y por eso te traigo esto, la katana de tu padre, ¿la recuerdas?

─ Si fue con la que lucho con Takizawa el día que murió

─ Si así es, esta ha pertenecido a tu familia por siglos, aunque tu no eres puro, recuerda que tu familia, los Nagase, fueron de las 21 familias que hicieron el pacto y en aquellos tiempos eran grandes y poderosos,  más grandes que los puros de hoy en día, los ancianos pueden decir lo que quieran, pero tú eres grande Tomoya tienes tanta fuerza como tu ancestro y tu mestizaje nunca te ha limitado, así que nunca dudes de ti, ni te sientas menos por eso, porque por entereza y valor eres mas puro que cualquiera.

Los meses que faltaban para salir del internado pasaron, y llegó el momento de irse como todos los Slayer que ya son hombres y mujeres y tienen que partir a los 18 años, se fue despidiendo de todos, porque sus años en el internado fue uno de los integrantes mas queridos por todos, por su sentido del humor, devoción, compañerismo y fuerza, al llegar el momento de Sho, se despidieron afectuosamente.

Y le dijo.

─ Ehhh ya sé que allá afuera, cuando salgas,  va a ser otra cosa, porque tu vas a ser un lidercito puro y yo uno de tus mestizos achichincles, pero así como me vez nunca dudes que voy a patear tu trasero flaco cuando te equivoques ehhh sakuraicito

Y acto seguido despeinó el perfecto cabello de Sho,  que ya daba las primeras muestras de ser un caballerito y las niñas slayer le brindaban sonrisas coquetas de lejos.

─ Jajajajaja

Río Sho. Su maestro no dijo nada, simplemente dejo que el se marchara a continuar su vida.

 

El Nagase de hoy que esta aquí sentado en el cuartucho de hotel, se ríe. Hiroshi y Sho, es lo más parecido a una familia que alguna vez tuvo, a veces él sigue viendo a Sho como ese niñito perdido de 11 años. Y no lo ve como el hombre magnate millonario que dice la sociedad sub debe de ver como su jefe, a veces Sho le da lástima, siempre apurado nervioso, estresado, viviendo sin vivir lo que le tocó vivir, basándose en las reglas y lineamientos que le heredaron.

¿Cuándo cambio Sho?, no sabe, solo sabe que él se fue y Sho tuvo que seguir en el internado con sus nuevos compañeros y sus nuevas responsabilidades que poco a poco le fueron cayendo como piedras en su flacuchentos hombros, y cuando salió del internado y se volvieron a ver estaba distinto, no tanto como ahora que ya ni sonríe, pero el enfrentarse al mundo real y tomar el nombre de señor lo hizo cambiar.

Sho, Anika, Mika, Aibu, el puerco,  todos los seres que aun quiere están en la ciudad, así que a pesar de esta realidad que lo agobia a él también, tiene que irse y volver. Muy pesaroso se levanta directo a darse una ducha para tomar otra vez un tren que lo lleve de regreso a su amado y siempre cruel Tokio.

 MITZUKI

 Aunque Yuya me amenazó, me gritó y siguió como loco por todo el campus el sábado a salir del Taller de Sakurai San, yo me fui como loca corriendo, no quería hablar con él, no quería y no quería, Ryo y Anika tampoco dejaban de fastidiar al teléfono con mensajes fastidiosos de “¿Estás bien? ¿Por qué no contestas?” O los de Anika “Ehh Mitzuki ¿te pasó algo?”

¿Qué diablos sabe Anika de pasarme algo? Si ella siempre trae una nube negra sobre su cabeza, asshh, a veces me choca Anika y su “preocupación de Súper amigas”

El sábado solo llegué a la casa de la abuela y me encerré de nuevo, y lloré, lloré y lloré, se que soy boba, pero no puedo quitarme los recuerdos de Yamashita, pero más que los de él,  de mi padrastro, el respetable Yoshiro Awaji, integrante del Jet set del Japón.

De tanto llorar, me quedé dormida y no supe ni como, ya el Domingo pasadas las 12 del mediodía  desperté un poco renovada, no tas fresca ni anímicamente del todo bien, pero al menos con otra perspectiva, dar la cara a Yuya para empezar.

Le llamé a las chicas del servicio y les pedí un desayuno con fruta y jugo de Naranja, mi abuela renegó, que esa no era comida, que ya era mediodía, pero ante todo debo cuidar mi figura, una futura diseñadora de moda JAMAS se permitirá engordar, ni introducir en su cuerpo comida chatarra y llena de grasa como esas asquerosidades que comen Kuma y  los chicos, así que le dije

─ Lo siento oba-chan pero una dieta es como una religión extremista, se suicida uno primero antes de engordar o llenar de grasa su cuerpo.

Después de bañarme y tomar mi nutritivo y deliciosos desayuno, aplico una carísima mascarilla de perlas para hidratar y exfoliar la piel, tomo mi celular y mando algunos mensajes que se calaran hondo a algunas personas.

Ryo chin: ¿Me amas? Yo también… Me amo, jijijiji, estoy bien… So sonso, no entiendo tu preocupación, ¿ya empezaste con la tarea de Sakurai Sensei?, ehh te advierto que no te voy a permitir copiar, me desconecto porque voy a un sauna, nos ponemos de acuerdo para hacer la tarea juntos…

Pd: Quiéreme más

Anika: ¿Por qué debería estar mal? Ani chu? Estoy más delgada y guapa que nunca, tú eres la que deberías ponerte  a dieta ya, con eso del invierno te atragantas en comer porquería y media.

PD: Pase lo que pase en el futuro te quiero, que no se te olvide.

¿Por que le puso esa posdata a Anika?, no lo sabe, pero de repente un escalofrió le eriza la piel… la palabra Futuro… Ok, no debe de distraerse ahora vera ese… ese cerdo.

         Yamashita Tomohisa: Si con la tonta demostración que hiciste de tu poder y mostrar tu evidente miembro masculino erecto, me vas asustar, te equivocas. Por esta vez tu ganas, ya no te quiero de modelo, necesito gente con clase y evidentemente ayer me demostraste que tu no tienes ni tantita, por mas que te vistas de Armani, al final sale lo que eres.

Besos a tu novia finísima al igual que tú, ya veo que son tal para cual

XOXO.

Miss Mitzuki Ogawa.

         Yuya: Se que tenemos que hablar ya y de urgencia, te espero en el café Birmauth en Roponggi…

 

Me duele, me duele, me duele pero todo esto que me duele tiene un nombre y un apellido, tomo el celular de nuevo y lo miro, dudo pero al fin lo hago empiezo a textear velozmente y no me detengo a pensar si lo envió o no, porque si lo hago se que no lo enviare, así que oprimo send antes de revisar el texto y cuando lo envió me arrepiento porque se lo que se viene, pero ya lo hice…

Mami: Te hace feliz ser la Señora Awaji,…???Supongo que si… Porque sigues viajando y demostrando tu riqueza al jet set mundial, pero en la noche Mami cuando te quedas sola, ¿Qué se siente estar casada con un cerdo que intento violar a tu hija y tú lo permitiste por no perder tu estatus?

Dulces sueños

Mitchi.

ABIRU

Toma el teléfono delicadamente y marca, escucha como contestan, el lobo esta detrás de la bocina, ella escucha su respiración pero el no le dice nada, siempre jalando las cuerdas, malditos algún día ella tomara esas mismas cuerdas y les dará por el culo a todos, pero por ahora tiene que aguantarse

─ El vampiro quiere hablar con su alfa, el Señor Watanabe

Escucha de nuevo la respiración, él se toma su tiempo, y cuando habla hay burla condescendiente en su voz.

─ Niña… tú sabes que mi señor jamás se rebaja a hablar con vampiros y con humanas putas menos.

Abiru se enreda un mechón de su cabello en su dedo, puede ver su costosa y perfecta uña postiza en rojo sangre, regalo del vampiro

─ No estoy loca para pedir algo así. Pero…. Él ya no tiene más el síndrome de Estocolmo.[1]*

El lobo se ríe

─ Jejejeje, lástima que naciste humana ¿cierto?

─ Nunca es tarde para ser sub

─ Esbirro querrás decir.

─ Sub quiero decir.

─ Jajajaja, ¿Que has visto en el vampiro?

─ Está enojado, está furioso, y por el fin babyvamp ya murió, va con todo y quiere hacer el juramento a tu rey, poco le importa la muerte de milenarios en el pasado, no sería el primer vamp que se une al bando lobo…

─ Está vigilado 7×24 por el rey loco.

─ Exacto vigilado pero disponible y quiere unirse, ¿Qué pide? Dinero, la estrategia  ustedes la definen y él como querer usarlo también.

─ Sabes que te puedo arrancar la cabeza en un santiamén, puta

─ Lo sé, pero usted lo ha dicho solo soy la puta intermediaria, que si nada pasa, si muero o vuelvo a mi lugar de putas, al Moon silver, pero la decisión de que algo pase la tiene usted, al decidir si le dice o no a su señor Watanabe, que es mi señor también, ya sabe que estoy en lugar de las putas Señor…

─ Déjame ver que decido, y te informo

─ Si señor.

Después de colgar, Abiru entra sigilosa de nuevo al departamento de Yamashita que está como siempre: sentado en su sillón trono mirando a un punto fijo que es nada a la vez, voltea a mirarla y con voz seca dice

─ ¿Y?

─ Listo, el mensaje ya lo pasé, ahora solo falta que el idiota lobo deje de hacerse del rogar y pase el mensaje

─ ¿Y si no lo hace?

─ Lo hará créeme conozco demasiado bien a los lobos, para que el mensaje no llegue al menos a algún teniente importante, y este lo transmita a Ken, con los lobos la información sube demasiado rápido al alfa, si no se arriesgan a un castigo o matanza de su familia, así que no te apures, solo nos queda esperar.

Él ya no contesta, solo afirma con la cabeza, serio mirando hacia el frente, hay silencio entre los dos, Yamashita tiene mucho que pensar, mucho… En eso su celular suena lo toma y lo revisa, al parecer un mensaje.

Abiru mira como lee el mensaje y como el rostro frio de el se transforma en una media sonrisa arrogante.

─ ¿Quién es?

─ Jin…

Dice él con la misma gracia altanera en su rostro.

─ ¿Vamos a salir?

─ Si, hoy tengo ganas de salir. Vamos a una mansión que tiene Jin en las afueras de la ciudad ¿Te parece?

─ Me parece, ¿nos vamos ya?

─ Si… solo deja envió un mensaje antes

─ ¿A Jin?

─ Si a Jin…

Mitzuki Ogawa: Jajajajaja, me causas gracia niña idiota… dime algo… ya que te diste cuenta muy bien que mi pene estaba erecto cuando te aprisioné, ahora contéstame tú ¿que sentiste cuando  hice que se mojara tu entrepierna, por primera vez en tu vida?

Espero tu respuesta

Yamashita  Sama

FIN


[1]El síndrome de Estocolmo: es una reacción psicológica en la cual la víctima de un secuestro, o una persona retenida contra su voluntad, desarrolla una relación de complicidad, y de un fuerte vínculo afectivo,1 con quien la ha secuestrado. Se debe, principalmente, a que malinterpretan la ausencia de violencia contra su persona como un acto de humanidad por parte del secuestrador.

9 comentarios sobre “MY INMORTAL CAP. 21

  1. \(‘w’)/ ¡Nuevo Capítulo! (aventando confetti) ahora muero de ansias por el próximo xD jajajaja bueno, vale la pena esperar (:
    Agh! Maldito Pi, lo amodio jajaja. Sería genial un romancillo salvaje de éste vampiro cochino con Mitzuki >.<
    ._. ¿Qué ha pasado con Toma-tomate? ¿Se habrá ido al Tíbet a descansar de sus riñas con el bicho jodido del mal? xD jajaja ow cierto, a Ryo-chan también se le extrañan sus malditas perversiones (oh si)o_O jajajaja
    He comenzado a leer de nuevo la historia desde el primer capítulo, ya que cuando empecé a seguir a MYI fue hace alrededor de 2 años y medio… Y hay datos que he olvidado un poquitín. Es por eso que me he dado cuenta del arduo trabajo que están haciendo al brindarnos una historia tan apasionante y complicada, llena de acción, misterios, secretos y romances torcidos… Amo la relación que guardan indirectamente todos los personajes entre sí.
    Continúen así por favor, y mil gracias por continuar escribiendo para todas las devotas de MYI! ^u^/ ¡Fighting!

    PD: Respetables escritoras; sigo esperando la novela en las librerías eh xD jajaja okya

    Atte: "Rin", una incondicional fan de MYI *u*

    1. Rin! Una disculpa enorme por contestarte hasta estas fechas, hemos tenido mucho trabajo y no hemos tenido tanto tiempo para dedicarle a MYI.
      Como siempre tu comentario nos dibuja una sonrisa y te lo agradecemos infinitamente.

      Toma-tomame-tomate anda de vacaciones en estos momentos, así como los demás personajes que ya conocen, quieren y también odian jajajaja, se quedarán un poquito guardados porque hay personajes nuevos que deben salir para completar todo el universo MYI. Algunos no serán tan fáciles de digerir, otros creo que los van a enamorar… Todo puede pasar, esperamos que sigas leyendo nuestros capítulos y disfrutes del giro que está dando la historia.

      Prometemos volver al blog lo más pronto posible, el trabajo nos absorbe, pero no por ello nos olvidamos de ustedes, ya que sin su apoyo nuestro trabajo carece de sentido.

      ¡Un abrazo Rin!

  2. Lo siento, lo siento, lo siento (y así hasta el infinito)……… He tardado mucho en darme cuenta de que había capi nuevo, pero muy poco en leérmelo. No puedo decir gran cosa salvo que cada vez se vuelve más compleja y adictiva la historia de forma que devoro capítulos enteros sin darme cuenta y siempre me quedo con ganas de más.
    Panda e Irania, muchísimas gracias por el nuevo capítulo y por la historia en general. ¡Cada vez os superáis un poco más! En serio, este fic es de los pocos que valen la pena en internet, así que ¡Continuarlo, por favor! Y no os preocupéis por el tiempo entre capítulos, que las cosas buenas tardan su tiempo en hacerse…

    Un saludo y un beso muy grande a las dos.

    1. ¡No tienes por qué disculparte Virginia! Somos nosotras las que debemos una disculpa por contestar hasta este momento tus comentarios.

      Sabes que siempre te agradecemos todos tus deseos y que sigas con nosotras después de tanto tiempo. Tratamos de entregarles una historia que les cautive y puedan recomendar a sus amigas. Vamos a procurar tomar un poco de tiempo del trabajo para sacar algo y no dejarlas sin capítulo por otro rato más.

      Te mandamos un besote y un abrazo de parte de las dos🙂

  3. ¡¡Jesus bendito, ya vas por el capítulo 21!!!

    Esto de estar ocupada durante dos años y medio de mi vida en los estudios ha hecho que me olvide por completo del mundo de Internet.

    Aprovecharé estas vacaciones para ponerme al día con tu fic que tengo ganas de olvidarme por un momento de tanto estudio y disfrutar de algo bueno y entretenido como es tu relato.

    Espero no volver a estar ausente durante tanto tiempo.

    Un gran saludito

    1. ¡Hola Megumi!
      Una disculpa por contestarte hasta ahora, pero también hemos tenido mucho trabajo y no nos ha quedado tiempo para escribir como solíamos hacerlo, pero esperamos ponernos las pilas pronto y sacar un capítulo próximamente.

      Te agradecemos que nos consideres algo digno de leer y creeme, que nos motiva para sacar un capítulo mejor al siguiente. Te mandamos un abrazo y un beso desde México, y esperamos tu retroalimentación cuando leas los capítulos!

  4. Hola Irania y Panda!!!
    Muchas gracias por traernos este capítulo 21, que por cierto, está buenísimo…
    Cada vez me sorprenden más… me metí demasiado en la historia de Tomoya y Sho… ahora entiendo más esa amistad fraternal que tienen.
    Y la verdad es un plus (al menos para mí) cuando describen tan detalladamente estas historias de los personajes, ya que así podemos darnos cuenta del por qué de cada relación y situación de esta historia.
    El demonio personal de Tomoya le queda bien, supongo que eso influye a que esté tan entusiasmado en su “amor” por Aibu…
    Lo que si me intrigó en esta entrega fue ese presentimiento que tuvo Mitsuki, acaso será por algo con Yamashita?
    Como ya lo dije anteriormente, cada capítulo me deja un buen sabor de boca, en definitiva la historia va mejorando en cada capítulo.
    Mientras estoy a la espera de un nuevo capítulo hago mil suposiciones de lo que irá a pasar… y zaz que cuando sale el capítulo nada que ver con mis suposiciones, y resulta que salen otros personajes en los cuales no me había fijado tanto.
    Pero tienen tanta magia al escribir, que al momento de leer, ni reacciono en los personajes que no aparecen, siento que no hacen falta!

    1. Muchísimas gracias por tu comentario Sylvia!
      En verdad agradecemos infinítamente tu buena vibra y el que disfrutes de la historia. Creeme que hay tantos personajes que queremos sacar a la luz, pero por falta de tiempo nos hemos retrasado😦 y los personajes ya conocidos también nos piden atención. Nagase quiere en verdad a Sho, todavía lo sigue viendo como ese niño asustadizo que llegó al campamento, sin darse cuenta que ambos ya crecieron. Entre Mitzuki y Yamashita, bueno, prepárate porque esos dos darán MUCHO de qué hablar, hay cosas bastante interesantes destinadas para ellos.

      De nueva cuenta gracias, esperamos sacar algo pronto. Por el momento andamos un tanto apuradas con el trabajo pero queremos recuperar el tiempo y sacar algo para ustedes🙂

¡Muchas Gracias por leer My Inmortal!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s