My Inmortal Cap. 18

caps

SÁBADO

3:00 PM

MITZUKI

Después del intenso sábado con el maestro Sho Sakurai, bueno con el senpai porque no le gusta que le digan maestro, estamos cansados. Los demás compañeros salen con caras exhaustas, ni que decir Ryo-chan que es el que sale primero corriendo casi desesperado por irse a fumar, a todos se les ve salir cansados pero sobre todo, con las ganas de ponerse a estudiar de inmediato para la próxima clase de Sakurai San, porque por lo que vimos hoy, es capaz de quedarse con un solo alumno si este es el único que le cumple todos los requisitos. Casi al iniciar la clase, Kuma fue el primero en poner huida y al parecer se la paso toda la mañana tonteando en la cafetería perdiendo el tiempo.

En cuanto a mi… ahhh, ni que decir,  vuelvo a mi triste realidad. Tego me sigue enviando mensajes de que ya me esta esperando y ni ganas de verlo, así que me tomo todo mi tiempo para prolongar mas mi agonía.

SHO SAKURAI

Espera que salgan los chicos del aula y los despide educadamente, está guardando su material cuando ve que Ogawa, la chica de la tarjeta perfumada, se rezagó.  Ella está sin ganas guardando sus cosas, se le caen unos libros y solo los mira, sin agacharse a levantarlos, parece que no tuviera la fuerza para hacerlo. Sho se adelanta y le ayuda a recogerlos, los coloca en la mesa.

─ ¿Estás bien Ogawa?

─ Ahhh, ehhh etto… si, solo… estoy un poco distraída

Mitzuki se ruboriza y Sakurai le sonríe. De pronto un chico se detiene en la puerta del salón y los observa molesto por varios segundos, hasta que dice

─ Mitzuki tengo rato esperándote, ¿NOS VAMOS?

Mitzuki voltea y se da cuenta que es Tego.

─ Ahh si, no sabía que ibas a venir hasta acá…

─ ¿No? Pero si recuerdas que habíamos quedado en hablar ¿Cierto?

Dice el chico molesto y con evidente reproche en su rostro. Sakurai mira al molesto joven, le da una reverencia amable y se regresa a su escritorio, sin decir nada más.

─ Ehhh este si Yuya… ─ Mitzuki se pone nerviosa, no sabe ni que hacer, no quiere ir con Tego, ahhh necesita tiempo ─

Tegoshi le da una mirada dura a Mitzuki, demostrando sus dudas.

─ Te espero aquí

Mitzuki, arranca una hoja de sus notas, se acerca al escritorio de Sho y se la entrega.  La hoja está en blanco, no dice nada pero al acercarse, ella le dice despacio

─Lo siento,  es mi novio

El puede ver sus ojos que están a punto de desbordarse en lágrimas, ella le da una reverencia educada y se acerca a Tego para salir juntos. Sho no sabe porque lo hace, no se detiene a pensarlo, solo dice agarrando la hoja en blanco y rompiéndola

─ Eso está mal Ogawa. Quédate a terminarlo, tu novio puede quedarse…  Si gustas puedes sentarte aquí.

Le señala a Tego, una silla frente a su escritorio, mientras el también se sienta.

─ Ves a tu lugar Ogawa y has el informe de nuevo.

Pero… ¿que demonios esta haciendo?, ¿Por que hace eso?, no lo sabe solo cree que ella necesita tiempo para agarrar valor, para lo que sea que necesita hacer dárselo no le cuesta nada.

Mitzuki asiente sin decir palabra y rápida regresa a su lugar en la parte de atrás, mientras Tego los mira de hito en hito, primero a ella y luego a él, ver esa muestra de valor al romper el trabajo de Mitzuki, sobre todo conociéndola y que ella se dirigiera a su lugar a terminarlo sin rechistar indica que Sakurai sabe muy bien lo que quiere y lo que esta mal, también ver la cara de muertos de los alumnos que salieron, hablando de los estricto que es, hace que su recelo para con el pase.

─ Siéntate, ─ le indica Sho a Tego ─  estudias también aquí en Waseda ¿cierto?

─ Si estoy en sexto semestre de Psicología

─ ¿Psicología?, ¿en serio? ¿Qué te llevo a eso?

Sho le sonríe amable, pero extrañado

─ ¿Por qué?

Tego le sonríe de regreso.

─ No sé, quizás porque en un instante de mi vida me cruzo la idea de estudiar psicología, era muy joven ─  Hace gesto de negación riendo ─ No hubiera sido muy  buena idea, tengo un carácter bastante volátil, me desespero con facilidad, y no tengo paciencia para las personas que no responden mis expectativas, ¿imagina donde me deja eso como psicólogo?  Hubiera sido uno muy malo, regañando y gritando a los enfermos.

Sho, da una mirada discreta a Mitzuki, y ve que está llorando por lo bajo, le sonríe a Tego.

─ ¿Entonces que te llevo a ti escoger psicología?

─  En un momento de mi vida, pensé que me serviría para ayudar a alguien, pero… creo que me equivoqué de carrera, pero pues ─ se encoge de hombros ─ ya es algo tarde para eso…

Sho lo mira, y piensa que este chico algo bajo de estatura y de aspecto inofensivo es el hijo varón de su fiero líder Slayer, Abe Hiroshi. No da crédito y por un momento piensa que los rumores de que no era hijo del líder son ciertos, porque este chico no tiene un pelo del Boss. Además es humano cien por ciento, al menos la chica Hiroshi tiene algo de Sub, aunque aun no sepan que.

Guarda sus pensamientos para si y le vuelve a sonreír a Tego de manera cortés

─ No digas eso, aun eres joven ¿Cuántos años tienes? 20, 21… Piensa bien que quieres hacer con tu vida, a lo que te quieras dedicar, lo que te guste, ordena tus ideas y veras que siempre hacer lo que a uno le apasiona es la mejor motivación, es mejor empezar de nuevo, que continuar con algo que no te gusta o te hace infeliz.

Le brinda esa sonrisa “franca” de pose de revista. Mitzuki se acerca con pasos lentos no lo mira directo, le entrega un hoja, escrita

─ Aquí esta, Gracias por la oportunidad…

Se inclina en una señal de respeto y sale por la puerta sin esperar a Tego. Yuya mira a Mitzuki alejarse, le sonríe a Sakurai y le da la mano

─ Un gusto haberte conocido

Sho le regresa el saludo,

─ Al contrario el gusto fue mío

Tegoshi sale  corriendo buscando a Mitzuki para no volver a perderla y  Sho mira el “trabajo” de Mitzuki, toda la hoja esta escrita llena de…

Gracias, Gracias, Gracias, Gracias, Gracias, Gracias, Gracias, Gracias, Gracias, Gracias, Gracias. Gracias, Gracias, Gracias, Gracias, Gracias, Gracias, Gracias, Gracias, Gracias, Gracias, Gracias.

 

NAGASE

Nagase parece león enjaulado parado frente al auto empresarial de Sho Sakurai, da vueltas y vueltas, ya se mueve, ya grita. Kenishi, el chofer guardaespaldas de Sho, solo lo mira sin inmutarse, está tan acostumbrado a la energía de Nagase  que esto es nada, conociéndolo.

─ No si tu jefecito es el impuntual, fue y me busco por todo el campus para amenazarme que estuviera aquí antes de las tres y ¡Mira! ¡Ya son las 3:38! y nada que llega…

Señala su reloj y casi lo restriega en el rostro de Kenishi, este solo se hace un lado y no le dice nada. Nagase a lo lejos ve a Sho, que viene con su portafolio a paso lento y claro hablando por teléfono, atendiendo sus múltiples actividades ¿y él qué?, iban ir a comer porque la verdad la comida del puerco solo era un tentempié.

─ APRESURATE AMOUUUUUUUR

Le grita. Sho escucha su grito a distancia y le hace con la mano un señalamiento de que se calle

─ Achh, Siempre me calla.

Kenishi se ríe, y le abre la puerta a Nagase para que suba.

─ No, no que va, vamos a esperar al jefito, para que el primero suba.

Sho llega y sin mirar a ninguno sube al auto aun pegado al teléfono dando indicaciones e instrucciones, se nota preocupado. Kenishi y Nagase se miran y sonríen y suben a sus respectivos lugares riendo por lo bajo.

─ SI, entendido tengo a Ueda vigilando a Akanishi, y Nagase esta con los chicos Hiroshi, si, si… pero también necesito su apoyo con Uchi… esta invadiendo mi territorio y si no quieren que mande a los chicos de Tokyo a causar problemas a Osaka hablen con Ito Hideaki para que saque a Uchi de aquí donde solo me esta creando problemas.

Sho ya no dice nada por varios minutos, solo asiente y da una última palabra, para colgar.

─ Entendido.

Nagase va inquieto moviéndose en su asiento desde el momento que escucho Akanishi sabe que le incumbe por Aibu, al colgar Sho inmediatamente pregunta.

─ ¿Eran los de Kyoto, verdad Sho? ¿Qué querían? ¿Pasó algo?

─ No, no paso nada, están inquietos por Akanishi, se ha estado moviendo raro últimamente y ha habido reportes recientes de haber visto a Nahomi Yamashita cerca y Gackt y Tacki en en los bordes de China, eso los pone en alertas. Además llegó un reporte de los lobos, Ken le asigno a Fujiwara la misión de buscar a los hijos del difunto líder Slayer Hiroshi, la ventaja es que desconocen los nombres y nos ayuda el cambio de identidad que tenía el jefe con el apellido Tegoshi, así que esta alerta con ellos, Nagase no te despegues.

─ ¿Qué crees que he estado haciendo TODO este tiempo? vigilo muy bien a Anika y al marica de su hermano… que por cierto sigo dudando que sea hijo del Boss,

Nagase prende un cigarro, mientras Sho se queda meditando en lo que dice Nagase del chico Hiroshi, y su imagen le llega… pequeño y frágil.

─ Hoy hablé por casualidad con el chico Hiroshi, es un buen joven, aunque para ser franco, tampoco creo que sea hijo del Boss, se que uno no debe generar chismes de los muertos, pero vamos ¿Hijo de dos slayer y sale humano? la ley de probabilidad no funciona así.

─ ¡Argh no me hables de ese torcido!, menos hoy después de lo que le hizo a Anika le traigo una… en verdad ni sé por qué lo protegemos… ¡No corre peligro alguno!

Sho voltea a mal mirar a Nagase.

─ Las misiones no se eligen Nagase, se cumplen sin preguntar, ¿Quieres proteger a la chica Hiroshi?, está bien, pero va incluido todo el paquete que es el hermanito.

─ Sho ¿Y tú cuando vas a dejar de decirles el chico y la chica Hiroshi? Eran hijos del Boss, y tienen nombre, se llaman Anika y Yuya. ¡Siempre haces lo mismo!

Le da una palmada  bastante fuerte en la espalda

─ Finges demencia pero sabías perfectamente que Abe te estimaba demasiado…. ¿por qué eres tan frío con su hija? Anika es una gran chica… es digna hija de su padre….

Sho sonríe pero mirando hacia la ventanilla con mirada perdida.

─ La chica es adoptada, y el hijo real es humano, ¿Qué puede tener de interesante la hija adoptada del Boss? Solo sus poderes Sub que aun no sabemos que son, pero para eso estás tú. Además ya te dije que las chicas depresivas me generan tensión y me ponen de mal humor, no se porque pero ella siempre me genera eso. Además mi trato con ella es cordial, las dos o tres veces que la he visto.

─ ¿Cordial?… ¡Ni siquiera le diriges la palabra! Siempre tratas de evitarla, siempre observándola de lejos… ¡A mi no me mientes Sakurai!, ¡No te agrada Anika!, Dímelo de una vez porque si es así….

─ Si no es así ¿que?

Sho se carcajea y esta sonrisa es franca por primera vez desde que salio de casa, Nagase siempre logra eso en el.

─ La chica Hiroshi… ─Sonríe─  ok ok… ¿Ani-ka? ¿Así dices que se llama?, no me genera nada, mas que respeto, no me acerco a ella porque no tengo nada por que acercarme ni decirle, solo es eso.

─ ¡Argh!  ¡No es cierto! … Te conozco, pero te vas a arrepentir de no haber tratado a una chica MA-RA-VI-LLO-SA

Sho voltea intrigado de verdad

─ ¿Que tiene de maravillosa Nagase?

Es más pregunta que duda. A Nagase suspira y la brillan los ojos

─Ahhh…  ¿Qué no tiene de maravillosa esa pequeña latosa?  Todo el mundo dice que es débil, pero no, no hay nadie tan fuerte como ella… ha visto cosas que ni tú ni yo podemos imaginarnos y aún así siempre me dedica una sonrisa…. sacó adelante al torcido de Yuyis cuando sus padres murieron, y el cabrón la metió a un psiquiátrico.

Sho al oír la palabra Psiquiátrico arisca la nariz, si eso es por lo que no soporta a la Chica Hiroshi, sus antecedentes depresivos y maniacos le generan tensión, le hacen recordar tanto su infancia, le hace recordar a su madre… ─ Se recompone arreglándose el traje  y se toca en el lugar donde debería ir la corbata que no trae, mas repuesto no le queda de otra mas que brindarle una leve sonrisa a Nagase, definitivamente nunca lo entenderá, él no le ve lo maravillosa por ningún lado, pero quiere a Nagase, y solo por el le sigue el juego.

─ ¿Sabes lo que pienso?, que debes olvidarte de tu chica actual e invitar a salir a la chica Hiroshi, hablas como enamorado.

─ JAJAJAJAJAJAJAJAJAAJA…. No, no, no, no… Le prometí al Boss que cuidaría de Anika con mi vida, además amo a…  Aibu, la amo tanto que se me va el aire con solo decir su nombre… y… y… el sentimiento que tengo por la pequeña latosa,  es muy diferente…..

Sho, suelta una ronca carcajada,

─ Como tú digas Nagase, está bien. Pero si te decides,  la chica Hiroshi sería una buena opción para ti, hasta creo que hasta se ven bien juntos

Vuelve a sonreírle con cariño, estima mucho a Nagase, quiere que sea feliz, lo mejor para el sería que se olvidara de la fan de vampiros  e intentara algo nuevo con alguien y la chica Hiroshi es una buena opción para el, por el cariño que le tiene.

─  Jajaja ¿Lo dices por cómo nos viste hoy!? jajajajaja  ¡No sabes las divertidas que nos damos! Me encanta que no sea una nenita,  tiene una voz hermosa…. y patea traseros mejor que tú, Sakurai….

─  No lo digo porque se ven bien juntos, ella suele ser siempre sombría, y cada que la veo contigo está alegre. Además solo lo decía por lo que te conté anoche, de la chica Beatle en Keio, a mi me gustaba y me tuvo que ayudar el jefe Hiroshi a darme cuenta de eso, porque yo sin saber.

Sho le sonríe afectuoso.

─ ¡Ah! ¡Es cierto Sakurai! Anoche no creas que no me di cuenta que te hiciste tonto y no me acabaste de contar esa historia. Cuéntame sobre la chica que te robó el sueño en la universidad ¿Era horrible y eso te llamó la atención? o ¿era un ratón de biblioteca? porque vamos…. tú muy social nunca has sido y te conozco, de seguro nunca salías de ahí.

Lo voltea a ver y se ríe.

─ Nadie me robo el sueño. En ese tiempo solo me llamaba la atención, hoy te puedo decir que no me gusta nada… aunque no niego que esté guapa.

Se detiene a pensar por largos segundos y mira el brillo en los ojos de Nagase,

─ O quizás no esté tan guapa, pero en ese tiempo, algo de ella me llamaba la atención y no podía dejar de verla

─ OEEEEEE; Sakurai, ¿Qué oigo? Si dices ahora ya no me gusta, quiere decir que aun la sigues viendo. ¿Quién ES SAKURAI? DIME, TU SENPAI TE LO EXIGE… Habla.

Lo aprieta del cuello.

─ Espera Nagase…

Sho se hace para atrás quitando las toscas y emocionadas manos de Nagase. Se logra soltar y dice serio.

─ Una que otra vez la he visto.

─ ¿Dime quién es? Si, si, si. Recuerda que yo soy el Kuma del Amour, y alguien te tiene que quitar lo virgen Sho, porque la Miks Aunque lo ha intentado nada mas no lo logra, anda se bueno Sakurai, con tu viejo, cuéntale TODO…

─ Nada, no hay nada ya te dije todo, la conocí por Hiroshi, y pues nada─ Niega con la cabeza repetidamente ─  Aun no sé, te juro que no se porque no podía dejar de verla por aquel tiempo me volví medio Stalker pero de lejos, ¿me explico?

─ Pues no,  eso de “no se, no se”… sólo significa que era ¡HORRIBLE! Si te hubiera gustado de verdad, siendo ella tu primer amor, podrías describirla detenidamente

─ Jajajaja, no es horrible, jajaja, bueno no se, tal ves para ti si, jajajaja, además no era mi primer amor, solo que cuando la vi, dije Hola, pero ella me ignoro, y después de eso, la seguí viendo, viendo y viendo, hasta que Hiroshi me dijo lo que te conté me di cuenta, y mi Stalkeo alejado se incremento bastante, y pues nada.

─ JAJAJAJAJAJAJA ¿Te ignoró? JAJAJAJAJAJA, eres pésimo platicando, este Kuma investigará sobre esa chica… Tu viejo tiene curiosidad y ganas de llorar, ahhh los hijos crecen rápido.

─ Eres un idiota

Le dice Sho riendo y Nagase le regresa la sonrisa alegre.

─ ¿Que mas? ¿Qué mas Sakuraicito?

─ Nada, después conocí a Mika, nos gustamos, comenzamos a salir y el resto de la historia entre Mika y yo, te la sabes de memoria.

Se ataca de la risa al ver la cara de decepción de Nagase

─ Pues no te creo, investigaré sobre ella.

─ Jajajaja, investiga todo lo que quieras, no paso N-A-DA, no hay registros de nada, si nos llegamos a topar unas cuantas veces, fue mucho. Pero algo si te digo, yo estaba pero intrigadísimo con ella, entraba con sus amigas a la cafetería y yo como no queriendo junto con Aiba, iba a comprar agua y eso

─ Ajajjaa, ya me diste un nombre, Aiba. Cuando un día lo vea le preguntaré, pero… ¿en serio? ¿Eso fue lo más interesante que sucedió?

─ Si, después viene la historia de Mika, y ya conoces como es…. Mmmm… Algo obsesiva y mis miradas a la chica Beatle se acabaron de golpe…

Sho le sonríe

─ ¡Me dejas más intrigado todavía! ¿Por qué la chica Beatle? ¿Qué tenía ella para que actuaras cual adolescente?

─ No se, en aquel entonces Aiba y yo no sabíamos como se llamaba, solo sabíamos que siempre escuchaba a The Beatles. Cuando se sentaba a estudiar o a comprar algo siempre los traía en sus audífonos bastante fuerte, por eso Aiba le empezó a decir así y luego yo solo me uní al sobrenombre. ¿En cuanto a que tenía ella de interesante? No se, creo que nada solo pasó. Según la versión Hiroshi era que me ignoró y yo no estaba acostumbrado a eso. Solo se que su presencia arrasó conmigo, y me tuvo bastante obsesionado mirándola por un tiempo, te juro que si yo la veía sentada en una de las bancas del ala este del campus, yo me quedaba cerca con cualquier pretexto estúpido

Se ríe, pero es mas burla para si mismo que risa

─ ¿Ya?, ¿eso es todo? ¡Siempre dices lo mismo! Si me dices cómo era, te consigo una igualita. O hago un reencuentro con la misma chica, ¡tú dime que para eso esta el Kuma Del amourrrrr!

Nagase se pone a bailar pegando todo su cuerpo a Sho

─ Jajajaja Nagase  ¿Qué quieres que te diga?, no paso nada, NUNCA salí con ella, Ni voy a salir, ya no me gusta, y no es tanto que me presentes a alguien igual. A veces me perturba el por qué ella… Pero ahora da igual, no sé, supongo que más adelante voy a reconciliarme de nuevo con Mika, nos casaremos… Ya sabes pureza Slayer

Se encoge de hombros

─ Mi Babe Miks,…

Nagase se queda serio por fin y luego dice con tranquilidad en su voz,

─ Sho en verdad sabes que  quiero a los dos por igual, a ti y a Mika,  pero… Me lastima verlos así, engañándose el uno y el otro en sus sentimientos. ¿Sabes porque te lo digo?

Sho se voltea de inmediato a mirar por la ventana, para evitar la mirada de Nagase.

─ Te escucho más entusiasmado hablando de tu pasado con la misteriosa chica Beatle que cuando hablas de Mika… Y si es así ¡Al diablo la pureza slayer! ¿Qué importa si no es una pura o es humana? Te harías un favor a ti, y le harías un favor a Mika dejándola libre y que no se lastime tanto con esa manía obsesiva compulsiva que tiene cuando se trata de ti… Me gustaría para ti alguien como la difunta Yukie-San, la esposa del Boss, una slayer normal o quizás una humana.

Sho voltea para mirarlo extrañado pero no le dice nada. Yukie-San tenía la gracia de una pulga, pero pues que más, supone que esas son las chicas de Nagase, solo le sonríe

─ Mika es un encanto y no me gustan las humanas, lo sabes. Además quiero a Mika, no se porque dices eso, en serio me gusta, es guapa, educada, elegante, brillante, su inteligencia me… fascina. Es la única que pelea conmigo sobre Kafka y Dostoievski, la mayoría de las chicas no saben ni de que estoy hablando,  yo se que tiene un carácter difícil, pero pues todos tenemos defectos ¿no?

Aunque su tono es mas convenciéndose así mismo que a Nagase, se queda segundos serio para luego agregar

─ Supongo que si un día Mika y yo nos casamos, traeremos mas Slayer puros… Últimamente he estado pensando en eso, en decirle… ya sabes “Mika, dejémonos de cosas, volvamos y casémonos”. Si mi Padre viviera estaría muy complacido con  la decisión.

Nagase lo mira con la cara un poco triste.

─ Si tú lo dices Sakurai…

Se detiene largos minutos antes de agregar con su característico humor.

─ Eso si te digo, NUNCA, NUNCA cambiaria los pañales de tus pequeños, ¡No gracias! Eres tan delicadito que me pondrías a mi a cambiar los pañales ¡Y ESO NUNCA haría por ti!

─ Jajaja, ¿no me ayudarías con mis hijos? ¿En serio? ¿Que clase de amigo eres? ¿No me dijiste que un día los ibas a entrenar y quien sabe que cosas? Mika siempre dice eso, que cuando tuviéramos hijos, te los iba a entregar a ti para el entrenamiento, que yo ni peleara y me hiciera un lado pacíficamente

─ Te ayudaré con tus engendros ¡PERO NUNCA les cambiaré los pañales! ¡Es asqueroso! Los entrenaré cuando ya sepan ir al baño, ¡No antes! ¡No después!

─ Claro, tengo a la encantadora Oba Chan, y a las chicas para eso

Se ríe, y vuelve a mirar por la ventana

─ Jajajaja, la Oba-cha y las otras arrastradas, no limpian ni tu casa, van a limpiar a los pequeños Sakuraicitos Jajajajaj, eso es de risa loca Sakurai.

Nagase ve por la ventana y de repente le habla a Kenishi,

─ Ehh Keni- Kun en la otra cuadra me bajo…  La comida la dejamos para después Sakurai, voy a comprar flores porque tengo una cita importante hoy en la noche.

Se arregla el cuello de su camisa en señal de presunción. Ahora es el turno de Sho de mirarlo nostálgico y afligido.

─ Ten cuidado y no apagues tu celular

Nagase sonríe al ver el rostro de Sho, sabe porque se lo dice.

─ Ahora te das cuenta de lo que te digo, Sakurai… El amor real es así, extraño, complicado, no tiene lógica, no se planea y no se piensa lo que es mejor o lo que le conviene a uno. Te lanzas con todas las vísceras, aunque salgas golpeado y herido, pero se vive y se disfruta con intensidad, aunque uno mismo sepa que está mal, si todo acaba… te queda el buen sabor de que lo viviste.

─ Mmm, supongo que así es el cariño, la justificación ante todo.

Sho sonríe pero su risa vuelve a ser la fingida, la no real.

─ A mi me pasa contigo, siempre que me llegan quejas tuyas de Kyoto o que fuiste a moverte por Osaka, yo digo “¿Nagase?, no, no creo”

─ ¡Los de Kyoto son unos maricas que no saben lo que pasa más allá de sus narices!

Sho se cruza de piernas y vuelve a su postura natural recta mirando por la ventana

─ Solo mucho cuidado Nagase…  Akanishi se está moviendo de formas raras  y mis reportes diarios aseguran que ni un día ha dejado de ver a tu chica.

Nagase en un microsegundo se molesta con la insinuación de Akanishi-Aibu= a Nagase Cornudo idiota. Así que con voz fuerte y visceral dice

─ Yo ya sé a donde va, conozco perfectamente los lugares que frecuenta, no necesito tus reportes diarios para saber que ellos dos se ven

Ahora él fija su mirada en la ventana.

─ Si tu lo dices, por mi está bien Nagase

Nagase más volátil de lo acostumbrado pregunta de golpe.

─ ¿A dónde quieres llegar con Aibu, Sakurai? Ella es MI PROBLEMA… a veces tu control excesivo hace que,… Eres demasiado……. ARGGGG…..

Le da unos toques al chofer en la ventanilla para que se detenga……

─ No quiero a llegar a ningún lado Nagase, solo te digo porque te estimo…  Ten cuidado.

El chofer aun no se ha detenido, Sho aprieta un botón que es enlace directo a él

─ Kenishi-kun detente por favor, Nagase va a bajar

El chofer se detiene y Sho voltea de nuevo su mirada a la ventana.

─ Por actitudes como esa… te alejas más del camino real y eres infeliz… Sakurai

Sho eleva las cejas

─ ¿Camino real? ¿Infeliz? Claro, supongo que tu estas en el camino real y eres totalmente feliz.

Nagase abre la puerta

─ Tendré cuidado, Sakurai-San y si estaré con ella por si sus reporte de la mañana te dicen lo contrario.

Baja del auto y de un portazo cierra la puerta. Sho escucha el golpeteo de la puerta, pero no se inmuta, le sonríe al chofer, por el espejo retrovisor  y dice:

─ Llévame a las oficinas de Joss por favor Kenishi

─ Es Sábado Sakurai Kun

Sho le sonríe

─ Si lo se, pero tengo mucho trabajo. En la noche tengo que ir a las oficinas Slayer, hay una junta, viene alguien de Kyoto, así que mejor olvidar los berrinches de Nagase y seguir con lo mío

─ ¿Se enojo Nagase Kun? Sakurai-Kun

Sho, sonríe,

─ Si, pero no hay problema, así es Nagase, ya se le pasara, es un excelente amigo,  muy buen Slayer, solo tiene tres puntos ciegos, que si los mejorara sería mejor Slayer y persona: El primero lo descubrió Hiroshi San, cuando aun vivía, La impulsividad e ira, sin finalidad ni causa… Visceral hasta decir basta, las otras dos, son las niñas de sus ojos, que tienen nombre de mujer, su chica fangie, y la chica Hiroshi, podría matar por ellas… eso lo vuelve inestable

Da un hondo respiro, estima a Nagase, es el hermano mayor que nunca tuvo, pero le desespera esa obsesión que tiene con esas dos chicas que él, la verdad,  no les ve nada de interesantes, pero ahora como el mismo Nagase le dice ya se dará cuenta.

─ ¿Quien viene de Kyoto, Sakurai San?

─ No sé muy bien, pero creo que viene Asano, también vienen los revoltosos de Osaka, solo de pensarlo me duele la cabeza… ¿Conociste a la chica Hiroshi Kenishi Kun? ¿Que te pareció?

─ Guapa, muy guapa

─ Mmm, si… tal vez… Vuelve a mirar por la ventana.

 

SABADO EN LA NOCHE

ANIKA

Nunca le ha gustado arreglarse tal como lo hace Mitzuki. Simplemente porque cree que no es su estilo. Considera que los vestidos entallados y las zapatillas deberían considerarse un nuevo método de tortura femenina, si lo sabría ella que todavía traía las ampollas del chistecito “querer practicar” con los tacones. Entonces ¿Por qué tanto empeño y tardarse horas arreglándose? bien, te arreglas para ir al trabajo, te arreglas para ir a una ocasión especial o fiesta, definitivamente nunca lo tomaría como un estilo de vida.

Mira el vestido Prada, debió haber costado la millonada, pero al vérselo puesto en el viejo espejo de su armario puede entender por qué: Aunque el vestido es corto, no lo siente incómodo, de hecho le queda a la perfección, el encaje negro es de un finísimo trabajo, cubre todo el vestido. Vaya ¿Cuántas horas habrán pasado para confeccionar este vestido? Aunque entiende que el vestido es una maravilla, nunca entenderá por qué cuestan millones de yenes y que ninguna cantidad va a las manos que realmente lo confeccionan.

El vestido es de mangas tres cuartos, la delicadeza del encaje no la cubre del todo, así que comete una grave falta de la moda en los estándares de Mitzuki y se coloca una chaqueta negra que cubre el laborioso bordado.  No se coloca ningún tipo de accesorio y trata de arreglarse lo mejor que puede su corto cabello. Un poco de rímel en las pestañas, un sencillo delineado negro en los ojos y listo.  No trata de ocultar sus ojeras con maquillaje profundo, esos días de tratar de verse bien para alguien más ha terminado.

Baja las escaleras con los zapatos en mano y ahí está Jin, sentado en la sala como si fuera el dueño del lugar. Al mirarla, una enorme sonrisa se dibuja en sus labios, no deja de observarla con detenimiento, lo que provoca que Anika se sonroje.

─ ¿Quieres dejar de mirarme así?

─ Hermosa…

─ ¡Yeah, Right!

─ ¿Por qué nunca me crees cuando te lo digo? Eres hermosa

─ Mira Jin… Agradezco todos estos detalles, en verdad… Pero… No entiendo por qué lo haces. Y en ocasiones me siento algo…

Anika se queda callada, no quiere seguir hablando. Lo que está rondando por su mente sería una grosería dadas las atenciones que ha tenido Jin. Pero este la alienta a terminar su frase

─ Abrumada… No me mal interpretes por favor, simplemente… esto… es nuevo para mí. Casi no te conozco, hasta hace unos pocos meses eras un total extraño para mí y ¡¿Me regalas un conjunto Prada?!

─ Anika…

Jin se acerca y sujeta el rostro de la chica con ambas manos, toma un momento para ver sus ojos. Esa parte más clara en el ojo izquierdo de Anika se hace más grande cada día.

─ Para esto, la lógica no tiene ninguna respuesta. Te sientes abrumada porque en mucho tiempo nadie te dedicaba el tiempo y la atención que te mereces. ¿Cuándo fue la última vez que alguien te dijo lo hermosa que eres en realidad? ¿Cuándo fue la última vez alguien te decía que eres lo más fascinante que ha conocido jamás?

Anika está sin palabras. Pero las palabras no son las que la dejan totalmente congelada: Jin se acerca lentamente, está a punto de besarla pero sus labios sólo rozan los de Anika y lentamente van recorriendo la superficie de su nariz hasta llegar a la cabeza y darle un tierno beso.

─ Permíteme regalarte esta noche… Es lo mínimo que puedo hacer, ya que me das el honor de escuchar tu historia.

Anika está totalmente hipnotizada por toda la galantería que emana Jin. Simplemente sonríe tímidamente mientras le da un golpe en el brazo.

─ Si quieres que… esto que… está pasando entre nosotros se… desarrolle mejor… Será mejor que este sea el último regalo costoso que me das

─ ¿Eso quiere decir que me das una oportunidad?

─ Ah… Una oportunidad para… conocernos mejor… ¿Por qué no me cuentas más sobre ti y…?

─ No, esta noche no se trata de mí… Esta noche estaré dedicado totalmente a ti…

Jin entrelaza su mano con la de Anika y se disponen a salir, pero Akuma se interpone y se echa a los pies de Anika.

─ Akuma… ¿Me dejas salir, por favor?

El perro sólo responde con un leve gruñido, por lo que Anika se pone de cuclillas para acariciarlo cariñosamente.

─ Akuma… Estaré bien, lo prometo…

─ ¿Está preocupado por ti?

Jin trata de acariciarlo pero Akuma se incorpora rápidamente y, de no haber sido por la reacción oportuna de Anika, el pitbull hubiera mordido a Akanishi.

─ ¡Akuma! ¡No! Lo siento Jin…

─ No pasa nada… Siempre me ha fascinado la estrecha relación que se crea entre mascota y amo. Entiendo que desconfíe de mí y mi olor no… le agrade

Anika asiente y toma la cabeza de Akuma con ambas manos. Este la observa detenidamente con ese ojo azul y amarillo.

─ Prometo estar bien. No tienes de qué preocuparte ¿De acuerdo?

Akuma suelta un bufido y se va indignado a acostarse en un sillón de la sala, no sin antes echarse un apestoso gas. Anika no puede evitar carcajearse al igual que Akanishi.

─ ¡Akuma cochino! Jajajajaja

─ Tu perro es todo un caso jajajaja

─ Lo sé… Ahora él es el macho alfa de esta casa. Si hubieras conocido a mi padre, te hubiera hecho una escenita junto con Akuma jajaja. Dame un momento mientras me lavo las manos.

Anika se dirige a la cocina para lavarse rápidamente las manos. Jin aprovecha para hacer la primera pregunta de la noche.

─ La última vez me dijiste que Subaru fue quien te dijo que te adoptarían… ¿Fueron tus padres los que aparecieron en la visión de Shibutani?

─ No estoy segura… Creo que nunca vio en sí a mis padres… Simplemente me dijo que pronto dejaría el orfanato.

Anika se seca las manos y camina hasta Jin, quien ya está en la puerta esperando por ella.

─ ¿Cuánto tiempo pasó para que conocieras a tus padres?

─ Los conocí cuando tenía 10 años.

─ ¿Quieres contarme el resto?

─ No, lo siento esta noche no pienso contarte nada de mi ¿Quieres conocerme? Perfecto, pero yo también quiero conocer parte de tu vida. No quiero tener la sensación de haber quedado totalmente expuesta ante ti y yo no saber absolutamente nada tuyo.

Anika voltea recargándose en el marco de la puerta cruzando los brazos  mientras mira a un Jin sorprendido y sonriendo ante la nueva propuesta de ella.

─  ¿Qué le paso a Anika y que has hecho con ella?

─ Nada de “Anika” y deja de mirarme así… ¿Aceptas o no mi condición?

Jin sólo suelta una carcajada se acerca a ella y besa su mano delicadamente, suave rozando sintiendo su piel.

─ Entendido Señorita Tegoshi

La mira para tomar la mano a la chica frente a él para salir de la casa. Anika sonríe mas divertida que asustada y toma sus cosas le manda un beso a Akuma encomendándole la terrible misión de cuidar la casa mientras ella está afuera, en respuesta el Pitbull mueve su diminuta cola y lanza un grueso ladrido cuando ve desaparecer a la incómoda pareja.

A gran velocidad Jin y Anika salen pronto de Tokyo van rumbo a las afueras de la ciudad. Cenarán en un restaurante, un lugar exclusivo por supuesto, ella no deja de preguntarse ¿En qué demonios  trabajará Jin para darse tales lujos?

Cada que se sube al lujoso e inútil auto de Akanishi se pregunta eso, cambia la bendita estación de radio ya que sonaba “Love you like a love song” de Selena Gomez

─ Jin ¿Eres fan de la música juvenil salida de Disney?

El solo se ríe y acomoda su cabello, ella sintoniza su estación favorita y para su beneplácito está comenzando “Vow” de Garbage

I can’t use what I can’t abuse
And I can’t stop when it comes to you

You burned me out but I’m back at your door
Like Joan of Arc coming back for more

 Jin voltea a verla y ella tararea moviendo la cabeza estilo Hedbanger al ritmo de Garbage. Sonríe, lo pone de buen humor verla sonriendo, de repente para el todo es perfecto en este instante aquí con ella, solos los dos, esta hermosa para él. Si tan solo… ahhh para que pensar en eso.

─ ¿Te gusta la música ambiente que pusiste Anika?

─ Claro, ¿Qué querías que escucháramos? ¿A la estúpida Selena Gómez? ¡Olvídalo Jin! me aviento del carro ─ Ella le sonríe de nuevo ─ Lo lamento Akanishi pero sigues teniendo pésimo gusto musical

─ Jajaja… ¿Yamashita ya no es excusa, cierto?

─ Jajaja Ese tipo…  será muy tu amigo, no lo conozco bien para juzgarlo, pero me parece odioso, un arrogante creído y la tonta de Mitzuki sigue obsesionada con él ¿sabías eso?

─ Algo así, pero Pi es difícil, me siento un poco mal por Mitzuki…

Se detiene un tiempo largo antes de continuar

─ Anika, Pi no es un chico de preparatoria como los que acostumbra tratar Mitzuki, y tienes razón es arrogante y voluntarioso, si ella le colma la paciencia Pi es de cuidado

─ Pues que ni se le ocurra tocarla, porque me va a conocer.

Jin se ríe al verla fruncir el seño en señal de molestia

─ Será mejor que tranquilices a Mitzuki, y yo te prometo convencer a Pi para que sea un poquito condescendiente con ella

Jin cambia de tema porque no quiere decirle a Anika que se le hizo fácil darle a Mitzuki la dirección de Yamashita. Eso fue hace dos días y de seguro ya ha de haber habido un encontronazo entre esos dos, o tres si estaba la prostituta de Yamashita. En verdad y de corazón espera que Pi no le haya hecho daño a Mitzuki, ella le cae muy bien y no quiere ni pensar que pudo haber ocurrido algo peor. Se hace la nota mental de marcarle más tarde a Yamashita.

Anika enciende un cigarro y cierra los ojos para disfrutar el viento fresco. Jin deja pasar el tiempo para poder cambiar la conversación.

─ ¿Debo prepararme para un interrogatorio digno de las fuerzas especiales de la policía?

─ Por supuesto… Mi padre me entrenó muy bien

─ ¿No deberías amarrarme en alguna parte? Creo que la cama sería la mejor opción.

─ ¡Ja! ¡A ti te gustaría! Pero olvídalo

El ambiente sigue relajado y divertido por el camino. Jin lanzándole indirectas con un toque pervertido y Anika respondiéndole de tal manera que reviraba los comentarios del chico. Los minutos pasaron y Jin salió del centro de Tokyo para dirigirse a una zona exclusiva a las afueras de la ciudad, donde las mansiones se mezclaban con la naturaleza.

─ ¿A dónde vamos Jin?

─ A cenar… Obvio

─ ¡Ya lo sé, Ahouka! ¿A dónde vamos a ir a cenar?

Una media sonrisa aparece en los labios de Jin y voltea a ver a Anika con ojos brillantes.

─ A mi casa…

─ ¡¿NANDEYANEN?!

La sorpresa de Anika es enorme cuando el chico entra por una vereda totalmente obscura, solamente iluminada por los faros del Ferrari.  A Anika le parece eterno el camino, pero no le molesta en absoluto, de hecho le gusta el paisaje, totalmente negro y la luna sobre ellos.

─ ¿Qué no vives en un departamento en el centro de la ciudad?

─ Me quedó ahí entre semana por cuestiones…. Laborales. Pero esta casa la considero mi hogar.

Por fin salen de la vereda custodiada por árboles y entran a un claro en la cima de la montaña y Anika queda boquiabierta ante la mansión: Moderna de línea minimalista, mezcla de acero reciclado, granito y vidrio. Al estacionarse frente a la casa, ella puede ver que está rodeada de  un río artificial que cae en pequeña cascada a un lado de la casa.

Jin la ayuda a bajarse del auto y entran tomados de la mano. Anika se siente cohibida por el sencillo lujo de la mansión, muebles austeros y decoración funcional. Mientras dan el tour por la casa, Jin le explica que la casa fue hecha con materiales reciclados de otras construcciones,  es totalmente ecológica y otros términos arquitectónicos que a ella le cuesta seguir.

─ ¿Y bien?

─ Sin palabras, Jin…

─ Y espera a probar mi comida

─ ¿Tu comida o la de tu chef personal?

Anika lo mira con cierta duda y una sonrisa burlona

─ Yo voy a cocinar ¿Por qué no me crees?

─ ¡Vamos, Jin! ¿Con esta casa? No me digas que no tienes personal a tu cargo

El chico la toma por la cintura y la conduce gentilmente a la enorme cocina, un espacio abierto cuyo ventanal da a una terraza con vista panorámica a la ciudad.

─ Claro que tengo personal, pero me gusta atender a mis invitados personalmente. No soy un inútil, Anika jajajaja.

Ella se ríe con Jin y éste le sirve una copa de champagne. El chico se quita el saco, se arremanga la camisa para después sujetarse su cabello en una coleta. Se dispone a sacar varios ingredientes del enorme refrigerador de dos puertas. Anika se sienta en la barra y disfruta del espectáculo de ver a Jin cortar, rebanar y sazonar. Ahora que lo ve con más detenimiento, Jin es bastante atractivo, no de la manera obvia. No sabe si es por ese lunar a un lado de su ojo derecho, la mirada enigmática o sus labios, pero Jin Akanishi parece como si lo hubieran creado para ser atractivo.

─ ¿Te diviertes observándome?

─ Algo…

─ Bien, lamento interrumpir tu diversión pero la comida ya casi está lista ¿Por qué no sales a la terraza un momento mientras termino de preparar los platos? Estoy seguro que la vista te encantará

Una sonrisa de mil watts y Anika no puede resistirse a ella. Se levanta tratando de no hacer evidente que las ampollas y los tacones la están matando, baja un par de escalones y entra a la terraza la cual está tenuemente con una combinación de lámparas LED y velas. En el lado derecho de la terraza hay un jacuzzi incrustado en lo que pareciera cantera gris y verde, atrás una cascada adornada con varios tipos de plantas. De lado izquierdo hay un asador y varios asientos de bambú con cojines impermeables. Y justo en el centro una mesa  para dos personas, con velas y un arreglo de orquídeas Cambria y Oncidium.

La vista es espectacular, aunque el viento es fresco a Anika no le importa. Cierra los ojos para disfrutar del momento, de repente comienza a sonar “Locked out at Heaven” de Bruno Mars por toda la terraza, lo más probable que haya un sistema de bocinas ocultas en la jardinería. Mira a sus espaldas y ve a Jin cargando un platón con una enorme sonrisa.

─ La cena está lista

─ ¿Bruno Mars?

─ La cena debe disfrutarse con buena música, no se puede escuchar a Garbage en este ambiente

Jin sonríe burlón y Anika suelta una ligera carcajada mientras se acerca a la mesa. Su carcajada aumenta al ver la maravillosa cena del chico.

─ ¡Tonkatsu! Jajajajaja

─ ¿Qué esperabas? ¿Comida Gourment?

─ ¡No! Jajajaja… Es más que perfecto

Jin retira una silla para Anika, después le sirve otra copa de vino y se sienta frente a ella con una sonrisa de satisfacción por la reacción de su invitada. La cena transcurre relajadamente, ambos se olvidan de interrogatorios. Ríen y hacen bromas, hasta hacen el bailecito del video de “Lazy Song” de Bruno Mars cuando comienza a sonar.

─ Simplemente delicioso, Jin.

Anika eleva su copa en reconocimiento y Jin regresa el gesto al chocar su copa con la de ella.

─ ¿Me creerías si te dijera que también hago el mejor Red Velvet de Tokyo?

─ ¡Por supuesto! ¡Me encantaría una rebana! No pienses que soy una glotona jajaja

─ Es una de las tantas cosas que me encantan de ti….

Jin se levanta y toma la mano de Anika para ayudarla a levantarse pero ésta se vuelve a sentar debido a las ampollas y los zapatos de fino tacón. Jin no dice nada y se hinca para quitarle los zapatos con cuidado. Sin decir más y manteniendo la sonrisa, vuelve a tomarla de la mano para meterse a la mansión.

A él le encanta verla caminar descalza por el piso de granito, hay algo sensual en ello. Sirve dos rebanadas de pastel y se dirigen a la sala. Deciden sentarse en el suelo sobre una alfombra de los más cómoda y tibia color chocolate.

─ ¿Hay algo que no sepas hacer, Akanishi?

─ ¿Qué puedo decir? Soy el partido perfecto ajajaja

Anika lo golpea en el hombro del chico y se recuesta contra uno de los sillones de la sala. Jin toma un control y con él baja la intensidad de la luz y elige una selección de canciones más lentas, más íntimas. Anika  intuye la intensión de Jin y comienza a moverse incómoda en su lugar

─ Ni se te ocurra…

─ Vamos…

─ ¡No sé bailar, Akanishi!

─ Te enseñaré… Sólo déjate llevar

La toma de ambas manos y la levanta sin dificultad. Comienza a sonar “I belong to You” de Lenny Kravitz. Jin coloca  sus manos en la cintura de Anika y ella no sabe qué hacer así que coloca las suyas sobre sus hombros. El ritmo cadencioso de Jin los va guiando ella se suelta un poco más. Una vuelta y Anika queda a espaldas de Jin y esté la rodea con ambas manos. Sin ser consciente de ello, Anika ladea un poco el cuello y él olfatea su cabello hasta llegar a su hombro, Jin maldice el no haberle comprado un vestido strapples.

La magia se rompe al sonar el ringtone del celular de Anika, no le hace caso a los primeros repiques, pero la insistencia es tanta que no le queda otra que contestar, no vaya a ser su hermanito y le haga otra escenita por no haberle contestado. Al ver el identificador, frunce un poco el ceño, su dedo va entre el botón rojo y verde del celular. Elige apretar el botón rojo y lo apaga. Jin la mira con detenimiento.

─ ¿Nishikido?

Anika deja caer el celular en el sillón y se ríe, por primera vez en mucho tiempo se siente con la suficiente voluntad para ignorar a Ryo.

─ Olvídalo… No quiero saber nada de él…

─ ¿Qué pasó ahora?

─ Nada a lo que no esté ya acostumbrada… ¿En verdad quieres que hablemos de él, Jin?

El chico se ríe de medio lado, esa respuesta no pudo haber sido más perfecta.  Quiere ser el único presente en su pensamiento

─ Por supuesto que no… ¿Más champagne?

─ No gracias. Quiero tener mis sentidos alertas no vaya a querer propasarte

Anika se queda seria por segundos, para luego soltar esa ligera carcajada tan particular en ella. Camina hasta el ventanal de la sala al lado de la chimenea. Luciérnagas, hay luciérnagas en el jardín, ella las sigue con la mirada. La voz ronca de Jin la hace voltear

─ No voy a hacer nada que tú no quieras, Anika…

Ella lo mira fijo por unos instantes y se pregunta si en realidad no quiere que pase algo, o qué es lo que le gustaría que pasara. Finalmente suspira hondo antes de pronunciar palabra.

─ Jin, no te voy a mentir. Ryo… Ryo aún me duele. Es un imbécil, estoy totalmente de acuerdo… Pero dile eso a este idiota…

Se lleva una mano al corazón sin dejar de observar a Jin y este le sostiene la mirada.

─ Sólo digamos que su cinismo me rebasó… Ayer fue lo último que pude… soportar…

Sin poder controlarlo se le quiebra la voz y para tratar de ocultarlo, bebe el poco champagne que le queda.

─ Fue lo último que toleré de Ryo Nishikido… Aun lo quiero, aún me duele, pero creo que en este punto… También me debo querer yo, antes que nadie…

Se sienta en el sillón  frente a la chimenea mientras mueve la copa de un lado a otro

─ Por eso estoy aquí. Te aprecio… No te lo voy a negar… me gustas, y quiero comenzar a conocer… a… a conocerte y la verdad, conocer más personas… Así que te propongo algo… Esta noche, aquí, sólo estamos tú y yo. No traigas a mi pasado y te prometo no preguntar por el tuyo ¿Te parece?

Jin le mantiene la mirada llena de deseo,  levanta su mano y roza sus labios con un dedo. Está de acuerdo en todo lo que dijo, pero no es de su agrado la parte de conocer OTRAS personas, ¿a quien se refiere? al idiota ese del amiguito fiel. No, no, no la quiere solo para él.

Y así planea que sea. Sin más de dos largos pasos, se abalanza sobre el sillón en el que esta ella, recostándola y después de varios meses la besa. El contactos de sus labios fue como siempre se lo imaginó, no hay nada de preámbulos, el beso es apasionado, furioso, de esos que cortan la respiración.

Anika sabe que este momento tarde o temprano llegaría. Una parte de ella está disfrutando de ese beso, la otra se pregunta si está lista para dar un paso tan grande. ¿Un beso solamente? ¿En verdad cree que esto se quedará en un beso? Una de las manos de Jin comienza a bajar por su cintura, para después seguir por sus muslos. La otra  está sobre su pecho. Ladea el rostro para poder respirar y él aprovecha para besar su cuello. Con sus rodillas comienza a separar las piernas de Anika y poder tenerla su merced.

¿Lo está haciendo por despecho? Tal vez. ¿Está segura que esto es lo que quieres? No está segura. Pero Jin no la está ayudando a pensar con claridad, ya que sus besos y caricias no bajan de intensidad, puede sentir la excitación del chico invitándola a recibirlo y de seguir así, ella lo hará.

─ Anika…

Jin dice en voz ronca y llena de deseo. Sus miradas se encuentran y él está seguro que no falta mucho para que la barrera que lo separa de ella caiga por completo.

Bien, no puede estar más equivocado.

Su teléfono suena. Pero no puede darse el lujo de ignorar la llamada como lo hizo Anika. Sabe quién es, y sabe que no puede hacerlo esperar. Se levanta molesto, con un gruñido y está a punto de mostrar su par de colmillos de no ser porque camina rápidamente dándole la espalda a Anika.

─ Si…

─ ¿Estás con ella, cierto?

─ Ehhhh, este… Si… ¿Co…Cómo sabes?

Jin voltea a ver a Anika, quien se está acomodando la ropa y el vestido y maldice para sí.

─ ¿En verdad crees que eres mi único informante pequeño Jin?… Jajajaja, estos niños se creen indispensables… ¿Cómo esta Pi? Nahomi esta inquieta por el.

Jin siente la mirada fija de Anika y abre el ventanal para salir al jardín y poder hablar con más libertad.

─ ¿Yamashita? ─ Da un leve sonido de descontento ─ ¿Cómo ha de estar? como siempre, refunfuñando que el mundo no lo merece. ¿Por qué está inquieta Nahomi?

─ Por cosas, pequeño Jin, cosas que no te incumben, lo que te incumbe es controlar al pequeño monstruo de Pi, y secar a esta niña, sin drenarla toda claro, cruzar la frontera y traerla hasta Vietnam con Gackt.

─ Escucha Takizawa… Respecto al plan… Sabes que siempre cumplo lo que me encomiendas… pero… Si me dieras un poco más de tiempo y libertad, podría hablar con ella… convencerla de que…

La voz al otro lado de la línea se hace amenazante y burlona.

─ ¿Respecto al plan? ¿Convencerla? Ahhh pequeño Jin, nosotros no convencemos, no  pactamos, y no hablamos, vamos por lo que queremos y lo tomamos, así quiera tomarse o no, pero es nuestro.

Si nos llegamos a retirar fue para cargar fuerzas, solo para eso, no para claudicar… Tú estuviste de acuerdo con esas reglas desde el momento que te uniste a nosotros, ¿Entonces? ¿Qué te pasa ahora? ¿De que estas hablando?… Ohh vamos Jin, no me hagas pensar que nos equivocamos de aliado,  te creí mas despersonalizado ¿O debo creer los rumores que se dicen por ahí? ¿Que te has enamorado de una humana? Jajajaj, claro los chismes vienen del lado de Matsumoto, tu superior y contrincante, ¿Cómo le dice Hyde a su consentido? El Jefe Matsumoto. Dime Jin ¿Qué tiene él que tu no, para que Hyde lo tenga en tan alta estima, si tu sangre es mas pura que la de él?

Jin no responde, le molesta tanto que digan que Jun Matsumoto es mejor que el, mas feroz, mas inteligente, que su estrategia en la guerra pasada fue lo que ayudó a Hyde. Pero lo que más le molesta es que sea su superior en la corte Vampiro, posición que por pureza a él le correspondía. ¿Y Jin Akanishi que tiene?, nada solo las risas de Hyde cuando le dice “ohhh Mira Jun, ahí viene entrando Jin el Guapo”  y escuchar las burlas de los demás.

Por eso cuando los bandos vampiros se desunieron entre Gackt y Hyde, él no dudó en tomar partido por el bando de Gackt y compañia. Aunque después en el transcurso de la guerra el grupo al que se unio fue vencido en una lucha encarnizada con los lobos de Ken Watanabe en las cuevas Abukuma-Do, dicha lucha aun se recuerda en el submundo por cobrar muchas vidas de ambos bandos. Hecho que Hyde disfruto desde la barrera ver como sus enemigos se mataban entre si, al salir perdedor Gackt; Hyde cobro fuerza y confisco todos los bienes de él,  y demás partidarios puros, los exilio y la pureza de siglos que tenían se fue al carajo por lo que tuvieron que emprender la Huida, entre ellos Nahomi Yamashita, Hideaki Takizawa y demás esbirros.

Su familia y él nunca fueron aliados frontales del bando de Gack, y así evitaron el exilio. Él se quedó como aliado en las sombras del bando de Takizawa y Gackt, a quienes les pareció estupendo, un infiltrado en la corte del rey loco. Además cuidaba al rehén Pi, y trataba de ganarse la confianza de Hyde, pero ¿que ha sucedido desde hace 17 años?… nada, Jun es inamovible y la confianza de Hyde para con él no ha avanzado un milímetro, así que por años solo le quedó su trabajo de Nana de Yamashita.

Hasta que pasó algo que nunca imaginó, le encomendaron una misión: Anika y su valiosa sangre… Anika, que desde el momento que la vio supo que la quería para él, no para entregarla a nadie… Anika, que ha sido con ella más paciente que con nadie más… Anika, que si un vampiro tuviera sueños, soñaría con ella…

Y justo el día de hoy ella esta aquí, dispuesta avanzar algo con él y recibe una maldita orden de que la entregue… Maldita sea ¿Enamorado de la misión? Suspira… ¿Y que, y que? si es cierto ¿Qué?

─ Ahhhh sí cierto, Jin,  el Jefe Matsumoto no tienen puntos débiles, ni escrúpulos, así que déjate de estupideces y has tu trabajo.

Jin voltea de nuevo a ver a Anika, que no le ha quitado la mirada de encima al contrario la intensifica mas, él le da una delicada risa nerviosa y avanza mas para retirarse del ventanal y evitar las miradas de ella.

─ A… ahora lo hago.

Le pesa tanto decir esas palabras

─ Jajaja, pequeño Jin eres tan divertido… me encanta tu inocencia… La misión se aborta, traes sombras…

─ ¿Sombras? No entiendo ¿de qué hablas?

─ SI JIN, sombras ¿no sabes lo que es? Jajajaja, pequeño,  desde hace varias semanas traes pegado a tus pies a un slayer por parte de Sho Sakurai, y a dos lobos por parte de Ken Watanabe que te vigilan cada segundo, así que esta noche vas a interpretar el papel que te gusta tanto desempeñar…  Pórtate como un caballero de brillante armadura con tu misión y llévala a su casa a dormir temprano, mientras Nahomi se deshace de las sombras que traes, no vamos a batallar con el Slayer que te asignaron, es un imbécil,  afortunadamente Sakurai está verde y no aprendió lo suficiente de Abe Hiroshi, si no ya estuvieras muerto, el problema son los malditos perros, mas suicidas Kamikaze que racionales.

─ ¿Nahomi, Esta aquí? Entonces… ¿Por qué pregunta por Pi?

─ Ya te dije que Nahomi no es tu problema, despide a la chica YA… tienes cinco minutos y no te alejes del centro de Tokyo, porque lobos y slayer te quieren desaparecer, no se lo pongas fácil y a nosotros difícil, así que pequeño Jin, se todo el buen chico que eres, tienes 5 minutos.

Takizawa cuelga sin darle oportunidad a Jin de decir algo, se aparta el teléfono del oído y se queda viéndolo fijamente con una mirada melancólica por segundos, agudiza sus sentidos vampíricos para detectar a las “sombras” que dice Takizawa que trae, pero el no detecta nada, maldita sea, no quiere pensar que es un imbécil, pero sabe que lo es, ¿Desde cuándo estará vigilado? Y él sin darse cuenta. Se va a dar media vuelta para ir hablar con Anika, pero de repente le llega una punzada de rencor con Sakurai, por tenerlo vigilado y le llega la idea como vengarse de él, por medio de su amigo Nagase. Antes deregresar con Anika, marca un número que se sabe de memoria porque él lo paga.

El teléfono suena y una voz femenina dice.

─ Dime…

─ Voy para allá.

─ No Jin, hoy no puedo, él ─ baja la voz─ está aquí conmigo…

Jin suena burlón

─ ¿Tu cazador está contigo? ¿Le dio permiso Sakurai?

Hay un silencio incomodo de parte de Aibu, que hace sentir mal a Jin.

─ Esta bien, desde el primer minuto que se vaya me marcas, te necesito, y te necesito ya, si te puedes deshacer de el mejor, espero tu llamada.

Y ahora es Jin al que le toca ser el definitivo, el que cuelga sin esperar respuesta de Aibu. Voltea y ve que Anika se acerca a la terraza, rápidamente abre la puerta y entra a la casa, quedando a escasos centímetros de ella. No quiere dejarla ir, pero el tiempo no está de su lado. Está a punto de decir algo pero ella es la primera en hablar

─ Gracias por la maravillosa velada Jin, en serio la disfrute, pero… creo que debo irme.

─  Anika, yo… arggg

Toma aire, y sin mas la atrae hacia él, abrazándola  fuerte, demasiado fuerte y comienza a acariciarle el cabello delicadamente.

– No quiero que te vayas

Si se puede aprisionar mas, Jin lo hace, la pega todo lo que puede a su cuerpo, ella se deja porque de repente siente que Jin esta siendo encantador esta noche, su abrazo le genera una dulzura que nunca la sintió antes de el… pero quien quiera que haya sido el que le hablo a Jin, a ella la volvió a su realidad, mejor dejar las cosas como están y no presionar una situación de la cual se puede arrepentir después, ella no es Ryo. Quiere conocer a Jin, quiere ver hasta donde llegan las cosas pero no así. Se suelta de su abrazo y lo mira a los ojos.

─ Jin estamos bien, si eso es lo que te preocupa… Los dos nos dejamos llevar por el momento, fue todo…. Ahora debo irme… Le sonríe ¿me llevas?

Él la mira, con una cara tan triste que Anika no sabe porque pero le duele,

─ Anda Akanishi, no seas nenita ¿una carrera hasta el auto?, pero yo sin tacones ehhh.

Toma su bolso rápido tacones en manos, y sale corriendo como niña, mientras Jin la ve alejarse de él, si pudiera llorar, en este momento lo haría…

FANGUIES

Tres chicas bastante guapas, pero demasiado llamativas van dando tumbos en el estacionamiento subterráneo del costosísimo bar vampiro del que acaban de salir son las 8:20 de la mañana. Dos de ellas están completamente alcoholizadas y una tercera, se ve que trae la nariz empolvada de Cocaína, es la más atrasada pero muestra síntomas de adrenalina. Las otras dos van caminando porque no les queda otra.

Las tres van vestidas con costosísimas ropas de marca de los pies a la cabeza, cada paso que dan solo demuestran su degradación. Cuando llegan a un Mercedes Benz azul último modelo estacionado, una de ellas empieza a buscar en su costosísimo bolso Prada las llaves del auto, producto del patrocinio que le da ser la “hielera” de un vampiro Puro. La cocaine fang, esta riéndose sin parar  hasta que se da cuenta que las cuatro llantas del mercedes están bajas, su risa aumenta hasta el descontrol, la otra alcanza a caminar como puede hasta que se agacha y vomita estrepitosamente, la cocaine fang y la llaves fang empiezan a reír desenfrenadamente. Mientras la otra sigue vomitando, ella será la vomit fang.

La chica de las llaves es la líder, y la que vomita le sigue en el mando, la cocainómana es también hielera pero de un esbirro… de alto nivel, pero esbirro.

─ Háblale a Shuji para que nos cambie las llantas o venga por nosotros

Dice Cocaine girl, el guardia no se ve por ningún lado, y como regresar si ya las corrieron, de hecho casi las sacaron, no queda nadie ya adentro.

─ No me…  no me… grites…

Dice entre hipidos y su voz pastosa y alcoholizada. La tercera deja de vomitar, se levanta y se detiene como puede en el mercedes, la cocaine girl, saca de su bolsa su polvera llena de cocaína y se la ofrece a la vomit girl, esta la toma y se pone a esnifar en el cápasete del lujoso automóvil. La llaves girl, empieza a buscar su teléfono pero como puede se da cuenta que no lo trae, y le dice ininteligiblemente a las otras dos.

─ Perdí el teléfono, háblenle a Shuji…

Le indica a cocaine girl, esta busca en su bolsa pero se da cuenta que tampoco lo trae, el cerebro no le da para pensar si lo traía o no, pero lo mas probable es que si lo traía.

─ No lo traigo

La llaves girl le hace una seña de nuevo a Cocain Girl, para que busque en la bolsa de vomit girl su teléfono, ya que esta sigue perdida esnifando. Cocain girl, lo busca y le dice que tampoco lo trae, y aprovecha para arrebatarle de mal modo la polvera que le presto a vomit girl, y guardarla de nuevo en su bolsa

─ ¿Y ahora qué hacemos?

Cuando dice esto, llega una Lincoln Navigator blanca, con vidrios extra polarizados, quemando llanta sobre el pavimento. Se abre un poco la ventana del conductor. Es una voz serena de un hombre bastante guapo

─ ¿necesitan ayuda?

La llaves girl voltea, entre risas e hipidos producto de su alcoholizado estado,

─ Oh si, nos podrías cambiar las llantas…

Se carcajea

─ Me encantaría ─ dice la voz del hombre ─ Pero no creo que traigas las cuatro llantas de repuesto si acaso dos.

Cocain girl se abalanza, empujando a la chica llaves, hasta quedar enfrente del hombre, lo mira… hay algo en él, y dice, titubeando

─ Nos pres…tas tu celular, para llamar. ─No deja de mirarlo

─ Me encantaría pero no tengo, si quieres las acerco algún lugar.

Llaves girl, es la que ahora empuja a Cocaine girl,

─ Claro, ¿me abres la puerta?

El hombre no le contesta, a llaves girl, ni le abre la puerta, se le queda viendo a Cocaine,

─ ¿Y tú?

Vomit girl se acerca, ya más repuesta y acelerada, pero aun con paso desestabilizado, se para al lado de la llaves girl,

─A mi también llévame a casa

Dice con voz torpe, El hombre le sonríe,

─ Claro, ¿y tú?

Le vuelve a preguntar a Cocain girl, ella lo mira de nuevo y piensa este… este hombre, pero… las otras dos ya están mas que decididas a subirse a la Lincoln y ella se quedaría sola.

─ Si…

Dice secamente, El hombre le sonríe, aprieta el botón para abrir la puerta de atrás. Vomit girl, y llaves girl se enfilan, pero de repente al abrir la puerta, una luz Halogena blanquecina les da de frente, de golpe, como si fuera de 10000000 wts de frente en sus caras.

El hombre del volante acelera el motor, y manos de hombres atrás de la camioneta jalan a llaves y vomit girl, las suben en un abrir y cerrar de ojos, cocaine girl, quiere escapar e intenta correr, pero su estado y tacones se lo impide. Un hombre baja de la camioneta vestido tipo militar pero todo en negro y con pasamontañas, la atrapa, el bolso de la chica cae, y la polvera que antes le había arrebatado a vomit girl, se cae y se esparce todo su contenido. Otras cosas ruedan, pero ya es muy tarde para recogerlas, toma a Cocain girl de la cintura y con un solo movimiento la suben en la camioneta, las otras ya están arriba, intentaban gritar, pero al mirar a alguien, las deja petrificadas de miedo, otro hombre distinto, un hombre que en alguna ocasión vieron, es el líder de estos tipos y es quien les habla.

─ Mira, quien está aquí…  una de las hieleras de Kamenashi, y tu eres una de las chicas de el Jefe Matsumoto… que milagro que no tiene a una loba de amante con lo que le gustan, y ¿tu encanto quien eres?

Le dice a Cocain girl, el hombre la mira fijamente

─ ahhh sonríe, ya sé quien eres… ¿ahora eres fanguie de vampiros?

El hombre se carcajea tenebrosamente, la camioneta avanza a toda velocidad, sale del estacionamiento, enfilándose en las avenidas de Tokyo, Mientras se escucha un grito desgarrador de una de las chicas…

4 comentarios sobre “My Inmortal Cap. 18

    1. Gracias! Gracias!
      En verdad no sabes cómo nos animan tus comentarios y queremos que el siguiente capítulo sea mejor que el anterior! =)
      Seguimos trabajando y esperamos seguir contando con tu preferencia!

  1. ahi ahi … capitulo nuevo muy rapido😀 ….esta emocionante e interesante …
    que pasa con sho ?? ehhh yo tambien concuerdo con nagase … deberia dejar a mika y buscar a alguien mas … ehh … la chica beatle ?? … que intrigante..

    y anika … ♥ quiero ver a jin llorar …😄 … aunque no entiendo su relacion con aibu … pero se nota que quiere a anika … ♥♥♥ xd … (porecito … esta contra la espada y la pared)

    que es eso de fanguies ?? .. ehhh

    gracias por el cap … eperare por el otro … para ver que se soluciona(?) …😀

    1. HOla lina!
      jajajajaj Siiii sinceramente mi el personaje de Sho me desespera jajajajaja (será porque soy medio Nagase jajajaja)
      Fanguies son como las chicas que se la pasan con vampiros para ofrecerles su sangre😄
      La relación de Jin y Aibu es un tanto especial, espero contarla pronto pero con tanto personaje que pronto va a salir jajajajajaja no nos damos abasto!

      Gracias por tu comentario y esperamos sacar el siguiente capítulo pronto!

¡Muchas Gracias por leer My Inmortal!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s