My Inmortal Cap. 15

VIERNES

 

Después de salir empujada del departamento de Yamashita, Mitzuki queda petrificada enfrente de la puerta de éste. No habla, no se mueve, el color se le ha ido por completo. Yassu y Maru se le acercan asustados igual que ella.

-¿Estás bien Mitzuki?

-¿MIIIIIT-CHIIIIIII?

Grita Yassu,  el más afeminado de los dos

-¿Qué te hizo ese bruto?

Pregunta  en un chillido de voz y mira con aprensión la puerta mientras se sacude aun nervioso.

-¿Ehhh?, eh, si, si estoy bien chicos, no, no… no paso nada

Mitzuki sonríe con una potencia de  1000 wattz, de esas que  está acostumbrada a dar.

-Es un bruto, como tú dijiste, pero no me hizo nada.

Vuelve a sonreír, su garganta esta seca, se ve como intenta pasar la saliva que no tiene,

-Vámonos

Camina al ascensor con ese movimiento acompasado de caderas, tal como hace siempre. Maru y Yassu se miran entre si, no le creen del todo que este bien, pero no dicen nada y caminan sin decir una sola palabra. El viaje en el elevador es silencioso.

Al llegar a la planta baja, Mitzuki hace una reverencia de lo más educada al guardia, pero no dice ni pio, Los chicos la imitan. Al empujar la puerta de cristal y salir el aire fresco les da en la cara. Mitzuki vuelve a sonreírles, con tono jovial y despreocupado les dice:

-Gracias chicos, voy a tomar un taxi, porque no aguanto los tacones… Había olvidado lo incómodos que pueden ser los Jimmy Choo

Les brinda la mejor de sus sonrisas, mientras detiene un taxi enfrente. Cuando se detiene, ella se les acerca a cada uno dándoles doble beso en el aire con una recomendación muy Mitzuki se despide.

-¡Au Revour!…  acuérdense de hidratar la piel, eh… ¡Pronto tendremos photoshoot!

Los chicos solo asienten con la cabeza y le devuelven el beso pero sin la efusividad de antes, aun no creen que no haya pasado nada en ese departamento. La ven alejarse, abrir la puerta del Taxi y subir, aun sigue sonriendo desde la ventanilla y se despide con la mano diciendo adiós.  Los dos chicos están serios aun en la acera, se quedan unos minutos parados sin decir nada hasta que uno de ellos habla

-¿Maru?, creo que tenemos que decirle a Anika…

-Olvídalo, Mitzuki es nuestra amiga, no Anika, te callas y punto, esta tarde no paso nada, es mas nunca estuvimos en este lugar

Dice Maruyama, que se aleja caminando.

-¿A dónde vamos Maru? -Dice el otro casi en un gritito chillón

-Es temprano, vamos a comer algo para mas noche ir al After Dark, hay que tomarnos algo para olvidar lo que paso esta tarde.

Yassu lo mira caminar y luego levanta la vista para dar una última mirada al alto y lujoso edificio donde está el tipo ese. Luego avanza casi corriendo para alcanzar a su amigo

Estando en el Taxi, Mitzuki dice en tono inaudible

-Ginza Hills, por favor, entre mas rápido llegue le daré propina más alta

Hay un nudo en su garganta y las lágrimas ya empezaron a salir…

MASSU

3:00 PM. El día pasó rápido y todos los estudiantes de Waseda salieron casi corriendo de sus salones de clase, todos excepto uno; el tranquilo de Masuda, quien va degustando un Pocky de fresa cuando recibe una llamada antes de tomar rumbo al metro. Del otro lado de la línea una voz ronca e impositiva le pone los pelos de punta. Una amenaza, si no se presenta en 30 minutos al lugar indicado, la furia del Kuma caerá sobre él y ha visto lo que Nagase Tomoya puede hacer, ha presenciado las torturas físicas y psicológicas de las que han sido víctimas sus amigos cuando no hacen caso a El Kuma.

A Massu se le ha entregado la misión de preparar todo un festín para una reunión con Anika y Nagase, mañana sábado. Conociéndolo, deberá comenzar a preparar todo desde ahora, pero es mejor que recibir una buena paliza de parte de su Sensei.

ANIKA

-Te había dicho que no…

Dice Anika algo molesta al teléfono mientras observa la caja negra con las letras doradas de Prada, recuerda el berrinche que Jin le hizo cuando no aceptó salir con él anoche.  ¿El motivo? Simple: TRABAJO, además está  agotada. Es la última semana del mes y el trabajo en el After Dark es el doble y  menos ayuda que la quincena coincidiera con un viernes, eso significaba más gente con dinero y lista para “desestresarse” o sea emborracharse. Si a eso le sumas la loca idea de Aibu de querer remodelarlo, solo significaba una cosa: Trabajo y más trabajo, a parte  no quería salir con Akanishi, no en sus términos siempre condicionándola.

                –Si quieres, saldremos mañana y sólo a una cena

Le dice firme al teléfono, al otro lado de la línea esta Akanishi refunfuñando

-De lo contrario, olvídate de una próxima salida…

                -Pero… Anika…

-Lo siento… Esas son mis condiciones, las tomas o las dejas…

Muy a su pesar Jin acepta entre dientes, Anika sonríe para sí y le dice un simple

-Hasta luego…

Akuma se había puesto a su lado y comenzó a gruñir dando ladridos al teléfono, cuelga y la chica suelta una carcajada se agacha para abrazar a su mascota.

-Te pareces a mi padre, eres un celoso… Sólo era el teléfono… Akuma loquito…

Le agarra la nariz, mira el reloj que cuelga de la pared y ya son las 5:00 de la tarde, hoy le toca entrara al bar a las 7:00 hay tanto caos en él y la llegada de fin de mes pone demasiada nerviosa a Aibu, y el que mañana Sábado le haya pedido permiso para faltar no le hace ninguna gracia y aumenta su nerviosismo.

Se mete al baño y después de media hora, sale de la ducha ya vestida como es su costumbre: jeans deslavados, una camiseta que tiene impresa la leyenda “Machete Don’t Text” y la imagen de éste, encima una camiseta a cuadros enorme, que le perteneció a su padre. Mientras se pone sus botas, le va “dictando” a Akuma, quien está echado a en su cama y la mira curioso, la lista de todo lo que tiene que hacer, ya que es viernes, el día más pesado de la semana.

Universidad: Clase de Narración Audiovisual y el taller de Muestras y Exposiciones al que Nagase la inscribió sin su consentimiento, además del de Arte y Cultura que empieza el sábado. Entregar adelanto de la clase de Nagase y las pruebas de fotografía para Mitzuki.

Bar:  Proveedores, pelearse con Ohkura para que trabaje, recordarle a Aibu que toca pagar nómina, limpieza general, redirigir los extravagantes gustos de Aibu con la elección del concepto para el nuevo piso del After Dark, trabajar hasta las 3 de la mañana, ya que su adorada jefa consiguió permiso en el ayuntamiento para trabajar una hora más. Así que llegaría a la casa a las 4:30.

Casa: Limpiar a profundidad, lavar la ropa, preparar comida para el resto de la semana, bañar a Akuma. Como es día de pago, dividir su sueldo para pagar la colegiatura, ¿ahorro? Ahhhh imposible de nuevo, Veterinario y rezar para que Yuya no le diga nada por haberse atrasado en el pago compartido de teléfono

Después de mucho desodorante y poner un par de camisetas limpias en su mochila, Anika baja a la cocina, Akuma la sigue atrás despacio. Su hermano sigue encerrado estudiando así que trata de no hacer ruido mientras se prepara un poco de café para la desvelada y deja el plato de Akuma con croquetas. Se recarga en el refrigerador mientras da pequeños sorbos a su taza, mira al perro que solo olisquea remilgoso las croquetas, y sin querer  lanza un suspiro inmenso como si en el se fueran todas las preocupaciones, pero que va, ella misma sabe que no, bebe de golpe el café deja en el fregadero la taza, la mira un rato y mejor la lava es mejor lavarlo porque Yuya ayer le armó un escándalo por un tazón de cereal que dejo sucio. Últimamente anda de un humor, insoportable.

Ahora si recargada con cafeína, se despide de Akuma con un abrazo y una lamida de éste. Al salir de su casa se para de frente en el patio viendo a la calle. Mueve su cabeza hasta que escucha un crujir del cuello no sabe por que el fin le angustia solo espera terminarlo de una sola pieza, y que llegue el lunes que estará mas tranquilo

NAGASE

Una Harley Davidson  EL  Knucklehead1950  , ruidosa y poderosa transita por las calles de Roppongi Hills. Se estaciona frente a uno de los tantos edificios enormes y modernos, los guardias de seguridad miran con curiosidad al ruidoso invasor, lo conocen a la perfección por eso no le dicen nada por estacionarse en los lugares reservados para los CEO del edificio. El chico saluda efusivamente a los guardias como si los conociera desde hace mucho, para después dirigirse al elevador, no es necesario que anuncien su presencia, todos en Joss saben que Nagase Tomoya ha llegado.

El elevador se detiene en el piso 36, el asignado para las oficinas corporativas de la revista de Moda Joss y su amigo Sho Sakurai es el CEO de toda la compañía por lo que un tipo como Nagase con sus botas de trabajo, pantalones de mezclilla con manchas de aceite y camisas de bandas de rock, no encaja en dicho ambiente lleno de lujo y elegancia, paredes de cristal, muebles blancos mármol impoluto, no combina muy bien con Nagase.

Se acerca a la hermosa chica que esta detrás de un enorme escritorio fino de Nogal, se para al frente poniendo sus inmensas manos en él, brinda una sonrisa enorme y pícara en los labios. Al verlo ahí de pie, la chica cuelga con elegancia el teléfono y le sonríe, es bonita delgada, piel apiñonada, ojos grandes, cabello sedoso largo negro y ondulado y siempre que sonríe se le hacen hoyuelos en las mejilla, pero lo que mas destaca en Mika Kazue es el porte y la elegancia con la que se maneja, ella es una Old Money y eso se percibe a simple vista.

-¿Qué haces aquí, Nagase-kun? No que detestabas este lugar lleno de nenitas

-Mika Mi amor por ti es tal, que hago enormes sacrificios por solo ver una sonrisa tuya…

– Jajajaj, ¿Ahora qué hiciste Kumita?

Elegantemente vestida de Prada Perla y tacones Christian Loubotin de 15 cms La chica se levanta de su asiento de piel para encaminarse hacia Nagase, quien ya la está esperando con brazos abiertos soltando una carcajada

-¿Volviste a rayar el auto de Sho con tu moto?

-¿Yoooo? ¿Por qué siempre piensas lo peor de mí, mi pequeña?

-Mmmm… Algo quieres… ¿Debo interceder por ti de nuevo ante Sho? ¿Ahora qué se te ocurrió?

Se deja abrazar por los grandes brazos de Nagase, se puede apreciar la camaradería y complicidad de los dos chicos a pesar de ser diametralmente diferentes. Mika le da un beso delicado en la mejilla al chico para después separarse y recargarse en su escritorio. Es tan fácil leer las verdaderas intensiones de Nagase y para ella es un libro abierto.

-Algo así linda… Necesito a Sho todito para mí esta noche…

-¿Ah, sí? ¿Y para qué lo necesitas con tanta urgencia? ¿Y en Viernes?

Nagase se acerca da un solo paso grande para casi encimarse arriba de Mika, acorralándola contra su escritorio, la mira directo a los ojos, cualquier chica se sentiría intimidada por la estatura y cuerpo imponente del chico, pero ella parece estar muy acostumbrada a tenerlo a pocos centímetros.

-Noche de chicos… Veras Mika… Tu “jefecito” está sumamente estresado y amargado porque se la pasa metido todo el día en cosas de chicas y reuniones aburridas, por lo que necesita estar con HOMBRES como yo

-Oh, claro… ¿Y pretendes que lo deje ir a una de tus reuniones llenas de ¿Señoritas? de dudosa… mmm  ¿procedencia? Parece que no me conoces bien, Kuma-chan….

Mika le da un par de golpecitos en la mejilla con su dedo índice y se aprecia su perfecto manicure, y le sonríe abiertamente a ella se le forman los hoyuelos, que a Nagase siempre le causan risa, y le pica las mejillas justo en ellos con sus toscos dedos, ella ríe mas y sale por debajo del brazo de Nagase para tomar su iPad y revisar la agenda de Sho para ese día.

-No habrá chicas, lo prometo… Vuelve el a recalcar

-¿Tú? ¿Sin Chicas? No trates de tomarme el pelo, Tomoyita…

-¡Oe! Yo siempre cumplo mis promesas… ¿Cuándo te he fallado, Mika-chan?

-¿Quieres que comience? Nos puede tomar TODA la mañana…

Otra carcajada sonora de Nagase.

-En verdad NO HABRÁ CHICAS… Tu Sho-cito adorado mañana inicia su taller en Waseda y necesito decirle cómo se manejan las cosas ahí, como esta el movimiento, ya sabes.

-¿Y?

-¡Y nada! Sólo será eso, Mika. Y quiero platicar con mi amigo también… ¡Tu lo acaparas demasiado! ¡Y me pongo celoso!

Mika suelta una risa típica en ella, elegante, sin ser una risotada. Se acerca a Nagase y lo toma de la oreja.

-¿Tengo tu palabra de que NADA de chicas?

-Jajaja… ¡Así es! ¡Así es! Y si te fallo puedes hacerme lo que quieras… Mika-chan…

-Iré pensando en cómo cobrarme este favor… Y no te saldrá nada barato, Kuma.

Ella se va a su escritorio y Nagase se encamina hasta el finísimo sillón blanco importado donde se sienta para después poner las piernas sobre una mesa de cristal de diseño moderno pero delicado.

-Nagase, por favor, baja los pies… Hay gente en el piso de abajo y cuando suban lo primero que verán serán tus botas.

-Jajajaja… ¡Por favor Mika! La mitad de las chicas de Joss ME ADORAN y los demás… Bueno, son una bola de jotitas y también me adoran, por lo que no habrá ningún problema… ¿cierto?… Incluido Sho… Bueno, ese ME AMA, no puede vivir sin mí, literal… jajajajaj

Nagase le guiña el ojo mientras se acomoda hacia adelante su gorra de trailero manchada de aceite, para taparse los ojos y simular tomar una siesta. Mika se ataca de risa, de su escritorio toma sus finos y delicados lentes de montura costosa de carey, para seguir revisando la agenda de Sho.

-Jajaja… ¿Sabes? Pensándolo bien, si cumples al pie de la letra tu promesa, te presento a una de las modelos nuevas de tallaje…

Nagase hace para atrás su cabeza para poder ver mejor a Mika

-Hace poco me preguntó por ti… ¿Quieres que te muestre el portafolio? Esta en bikini… los de la nueva colección de la marca colombiana “Agua Bendita” que Sho va a impulsar para el numero especial de Verano…

El chico mueve todo su cuerpo para acostarse boca abajo sobre el sillón, un brillo travieso se asoma en sus ojos y su sonrisa es la de un niño frente a una tienda de dulces. Mika se vuelve reír

-Pero ¿Sabes? … Le dije que trabajabas en una granja y… se decepcionó un poco… Eso habla muy  mal de ella, Kuma-chan… ¡Es una interesada!

Mika lo apunta con su pluma Mont Blanc y le vuelve a sonreír para que se acerque a su escritorio

-Como quiera… ¿Te la presento? Claro… con la condición de que cumplirás tu palabra esta noche…

-¿Interesada, dijiste? Bueno… Vamos  ver si merece la pena….

Con una rapidez un tanto anormal para un tipo de su estatura y corpulencia, Nagase ya está detrás de Mika jugando con su oreja, mientras observa con detalle a la dichosa modelo interesada.

-Mika, necesito tu palabra de que no llamarás a Sho en toda la noche…

Mika voltea y lo mira,

-Mmmmm Kumita, No quiero a ninguna chica a su lado… No quiero encontrar ningún número de teléfono, ningún olor a perfume barato…. ¿Me lo prometes? ¿Puedo confiar en ti?

Nagase se pasa ahora frente al escritorio y mira a Mika directamente a los ojos.

-Cero chicas para Sho… Todas para mí.

Ella sonríe mostrando sus perfectos dientes blancos.

– … Gracias… Te quiero mucho Nagase-kun…

-Y yo a ti, Mikita-chan… Ya sabes que vamos a ser Cuñados cuando tu hermanita Nadine cumpla otros 10 años.

-¡Pervertido! Deja a Nadine en paz en Londres. Solo tiene 8 años y ella sueña casarse cuando crezca con cualquiera de los One Directión-  Le sonríe a Nagase

-¡No si las chicas Kasue siempre han tenido mal gusto! Amo a Sho, es casi mi hermanito, pero que te tenga así de loca teniéndome aquí enfrente Mikita, es algo que aun no supero.

-Jajajaja, ya kuma, solo dices esas cosas para que te prometa que no le voy hablar a Sho, esta bien ya te lo prometí y tú también me prometiste que no va haber chicas

-¿Sabes algo Amour? -le dice Nagase serio de pronto- Sho es tuyo, tu lo sabes, Sho lo sabe, el mundo también lo sabe, aunque ahora estén separados, tarde temprano van a regresar y se casaran y yo seré un tío Kuma consentidor, así que relájate, que tu eres mas guapa y elegante que cualquiera de esas moleduchas ¿estamos?

Mika se le queda viendo sería, en su cara perfecta se refleja sin decir nada un” ¿en serio?” inseguro, pero no lo dice. Nagase para calmar los ánimos de Mika, estira la mano para despeinar el perfecto peinado de la chica, esa manía tosca que tiene de demostrarle cariño. Se acomoda la gorra y da un par de pasos hacia atrás.  Mika sonríe y se acomoda el cabello.

-No Hagas eso… Tengo una reunión importante…

-CERO llamadas y CERO mensajes… Cariño ¿Entendido?… ¡Ah! Y creo que debes prepararle un cambio de ropa de niñito gay aquí en la oficina… No creo que tenga tiempo de ir a la casa jajajaja…

-Ahora mando a alguien para que le traiga algo.  Sho jamás se pondría algo del almacén de Joss aunque esté nuevo y de diseño, ya lo conoces.

-Si tan perfectito él… Nos vemos Amour… No me extrañes tanto porque… Yo ya lo haré por los dos…

Le lanza besos a Mika mientras esta mueve la cabeza.  Nagase entra al elevador y, suspira aliviado. Esta noche pinta para ser relajada. Mika Done.  Ahora debe trabajar un poco en su taller para después ir con el verdadero amor de su vida, nada de modelos de bikinis interesadas.

Aunque la dueña de su vida quizás si sea algo interesada, lo malo que no esta interesada en nada de lo que él le pueda ofrecer, Maldita sea. Su… Su “novia” es la dueña del After Dark, y esta enamorado hasta los huesos de Aibu Saki.

SHO SAKURAI

Una Limosina negra último modelo, avanza por las avenidas de Tokyo, Sho Sakurai va cruzado de piernas, espalda recta recargada en el asiento en perfecta postura, digna de todo un caballero, se dirige rumbo a las oficinas de Joss, su empresa.

Joss Enterprise, que inicialmente se fundo como una revista de moda, ahora es todo un conglomerado  en la industria fashion no solo de Japón, sino del mundo, precursora en cuanto a tendencias y estilo asiáticas, Sakurai la fundo con otros tres amigos cuando tenía 19 años y ahora 11 años después con mucho trabajo y dedicación es la gran empresa que es.

Sho Sakurai es un heredero puro de generaciones y generaciones, un millonario de abolengo como se conoce ahora, los matrimonios en su familia siempre se han dado por alianzas desde el principio de su formación, entonces la historia pasada es así, joven Sakurai se casa con heredera millonaria también de alta pureza y abolengo,  si regresas atrás en su genealogía te dirá que la familia Sakurai ha sido millonaria siempre, si también en esa época de guerra y de post guerra, cuando creían y apoyaban fielmente la política de Hiroito, pero la mayoría de sus cuentas bancarias las tenían a salvo en Suiza lejos de las manos del emperador.

El asesinato de su padre y años antes la muerte de su madre lo dejo huérfano a muy temprana edad a cargo de tutores uno de ellos Abe Hiroshi, que ahora tampoco esta, respira y mira por la ventana otra cosa en la que mejor no pensar. Y otros amigos, que también estuvieron encantados de estar a cargo de su millonario fideicomiso, Su herencia dejada por sus dos padres lo hace ser uno de los hombres mas ricos de Japón, y el no dilapidarla al contrario invertirla fundar una compañía y duplicar tu patrimonio, solo le catapulto mas a la fama, fama que no buscaba, que ya de por si le daba ser hijo del difunto Ministro Ryutaro Sakurai, Muerto en 1992, en una emboscada por un fanático opositor a sus “política”, esa fue lo que se dijo a la prensa, la verdad era otra, pero mejor no pensar en eso ahora.

Hastiado, enciende el televisor de su limosina y para variar hay un reportaje de él, va a cambiar de canal, pero se detiene, quiere saber ahora con quien lo están relacionando sentimentalmente.

Director general creativo de Joss

Sho Sakurai, es el soltero mas cotizado de Japón, joven guapo,  rico, fundo la revista Joss, a los 19 años con unos amigos de la universidad. Ahora años después, es  LA REVISTA especializada en moda y tendencias, más importante del país y Asia, algo así como la Biblia en el continente en cuestión para él mundo.

Cualquier diseñador  joven si es patrocinado por Joss, su carrera sube como la espuma, igual una modelo que aparece en la portada de Joss, es señal de elite y sus bonos crecen, pero que hay detrás de Joss Magazine y su famoso Director.

Sho Sakurai, asistió a la prestigiosa Universidad de Arte y Diseño Corcoran, en America donde recibió un título en escultura. Para después regresar a su país natal e inscribirse a la otra prestigiosa universidad de Keio, donde hizo una segunda carrera en Economía pero siempre se mantuvo al pendiente de Joss, siendo el quien decidía hasta el último punto, para su autorización, actualmente hace una maestría online en Yale, pero uno de los grandes misterios del Joven Sakurai es Joss…

Todo el mundo se pregunta, porque el nombre ¿Joss? ¿Quién es Joss? ¿Una mujer que amó profundamente Sakurai, siendo muy joven? Cuando se le pregunta, el solo dice con risas educadas

-Lo siento mucho, pero no voy a contestar, el nombre Joss, es algo… algo anecdótico para mí, el nombre me proporciona alegría, en momentos que me siento presionado – hace una leve referencia de disculpa y dice- Siguiente pregunta por favor…

Aunque la verdad todos nos consumimos por saber lo enigmático del nombre Joss…

-Hemos sabido que va a dar una clase en una prestigiosa universidad de Tokyo…

De nuevo Risas educadas

-No, no es una clase en si, es mas como una asesoría, un amigo da un taller de gestoría empresarial, y me pidió como favor impartir unos seminarios, son 6 sábados los que voy a estar ahí, pero no solamente es a los estudiantes de diseño, si no de varias carreras, me gusta, trabajar con jóvenes…

Sho eleva los ojos porque ya no aguanta más ver la entrevista y apaga el televisor de golpe. Mueve la cabeza negativamente, y vuelve a mirar por la ventana. Enciende el intercomunicador y habla con su chofer y Guardaespaldas Kenichi, un… un chico, igual que él.

-¿Podrías cambiar el rumbo e ir a la casa, por favor?

-Claro Sakurai San…

-Gracias Kenichi…

Suena su iPhone y con sólo escuchar el ringtone sabe que es Mika Kasue su amiga, su socia…  su ex novia

-Dime Mika…

-Sho necesito que vengas, es Nagase…

-¿Qué pasa?

-Por teléfono no, pero ven a las oficinas ya…

Cuelga. Sho suspira, vuelve a mirar por la ventana contrariado. Presiona el botón del intercomunicador.

-Kenishi olvida la casa, llévame a Joss

AIBU SAKI

4:00 PM. Aibu está apurada recargada en la silla de su oficina su semblante es tenso, ya revisa notas y las vuelve a revisar, hoy viernes de quincena va a estar caótico y debe aprovechar al máximo arreglar todo este desorden, mañana Sábado Anika no viene a trabajar por algo de su escuela y desgraciadamente ella tampoco va a estar ahí atendiendo el local, ya había quedado con Nagase de salir justo esa noche 15 días antes sin preveer lo de Anika,  si le cancelaba de último minuto se iba a poner pesado ya lo conocía y ya lo oía, pero tampoco le podía decirle a Anika que no ¿Cómo? Si Anika era sumamente responsable y un apoyo incalculado, nunca solicitaba días y el día que lo hacía ella no se lo daba, No, no podría ser así, ya suficiente culpa tenía con el otro asunto que relacionaba a Anika con Jin, para aparte negarle un simple permiso.

Pensó que después de haber firmado el contrato de compra-venta para el local vacío de al lado y haber entregado los permisos pertinentes, para comenzar la remodelación que había deseado desde hace tantos años iba a respirar tranquila de nuevo, pero No, todo se junto mas trabajo mas compromisos, mas dinero.

Dinero que no quería pedirle a Jin pero que no iba haber de otra iba a tener que hacerlo, se agarra la frente pensando tomando un largo respiro mira su reloj de oro en una fina pulsera y se da cuenta que son las 5:30 faltan unas horas para que abra, lo mejor es irse a dar una ducha rápida y regresar para dejarle mas indicaciones al flojo de Tachon que al final será quien se hará cargo de cubrirlas mañana a ella y Anika.

Ahhhhh no quería ni pensar eso, si tan solo Nagase entendiera un poquito. No hay mas toma su bolso se dirige al estacionamiento el estrés la esta consumiendo, abre su Nissan 370 Z color plateado, lo enciende y por un momento se sobresalta porque suena a todo volumen “Domino” de Jessie J. Lo apaga de pronto molesta por el sobresalto.

Enciende el motor y a lo lejos ve a Tachon que lleva calmadamente unos repuestos de manteles como si tuviera todo el tiempo del mundo, tiempo que no tiene, ver eso la pone mas nerviosa, ¿Cómo lo va a dejar mañana a cargo de su bebe?, el After Dark es todo para ella, desde los 13 años siempre imagino un lugar así, un lugar que fuera DE ELLA, tal cual sin nada mas ni nada menos y que se llamara así, cuando la muy tonta veía las repeticiones de Beverli Hill 90210 por la TV, quedo enamorada del nombre, en sus sueños imaginaba que su bar sería totalmente diferente al set de utilería snob y bobo de 90210, el de ella tendría un estilo totalmente alternativo underground con bandas de rock en vivo algo que te atrapara desde el primer día que lo visitaras y jamás lo pudieras olvidar…

Ahhh suspira cumplió su sueño gracias a Jin su querido Jin… Hoy no quiere ir por ese camino, sale del estacionamiento y se enfila a su hermosa casa, aunque no quiera recordarlo es otro regalo de Jin

MITZUKI

Cuando Mitzuki llega a su maravillosa mansión en Ginza, paga al taxista, entra como un tornado  y sube corriendo las escaleras rápidamente antes que su abuela la viera. La anciana al sentirla, le grita desde el primer piso

-¿Estás bien Mitzuki?

Sacando fuerza quien sabe de donde, intenta hacer el tono de voz despreocupado, solo le contesta con la voz sin mostrar su cara, porque si su abuela la ve, inmediatamente se va a dar cuenta que algo no anda bien.

-¡Si, Obachan! Se me olvidó que mañana entrego un trabajo temprano y por andar en la calle no lo terminé, y si no lo llevo repruebo así que voy a estar ocupada toda la noche, no te apures

-Mitzuki, te he dicho que dejes las compras y te enfoques mas en la escuela, ahora te vas a tener que desvelar.

-Ni modo abuela, fue mi culpa, ahora tengo que arreglar mis errores, te quiero, voy a empezar si no, no voy a poder terminar

La abuela hace caso,

-Más tarde te llevo galletas, y café

-No abuela no te apures, es mucho trabajo si necesito algo se lo pido a una de las chicas.

-Está bien Mitzuki…  Ponte a estudiar

Mitzuki le grita

-Te amo, obachan…

Entra a su habitación la cierra con llave desde adentro y se desploma en el piso, ahora si su llanto es incontrolable, todas su cara roja, sus ojos hinchados, no hace mas que lamentarse por el acoso que acaba de sufrir por parte de ese bruto.

Moquea para si, pero que se cree ese burro, tratarla así, ella solo lo quería de modelo es mucho el pecado, cierra los ojos y aun siente el acorralamiento de el, su boca tan cerca de la suya, amenazándola, la violencia e ira en sus ojos.

Empieza a llorar de nuevo descontroladamente, para otras personas puede parecer sencillo, o una nimiedad, pero para ella no, ese encierro le trae tantos recuerdos oscuros de cuando era muy niña, y sufrió otro acoso similar.

 

KOHARU OGAWA

La señora Ogawa se retira de las escaleras con paso seguro, su kimono azul de seda no la deja avanzar mas rápido como quisiera, pero no se queja es una tradición y es lo que una mujer de su jerarquía debe llevar se dirige a la cocina y con un tono amable le dice a la cocinera que se acerque.

-Ven querida ayúdame, hoy vamos a cocinar unas galletas de jengibre para Mitzuki, es tan vaga la pobre que ahora se tiene que desvelar para hacer su tarea, las terminamos y se las subes con café para que aguante despierta la socarrona esa…

-Claro Señora – dice la chica dulcemente

Mientras ella se mueve ajetreada buscando los ingredientes,  la Señora Ogawa se queda viendo un cuadrito en el refrigerador que dice Mitzuki Narumi, la señora se ríe con nostalgia y su mente vuelve atrás en el tiempo hacia sus recuerdos…

 

Koharu Ogawa, había quedado viuda muy joven y había tenido que hacerse cargo de sus hija de dos años Aika, y de la empresa de su marido especializada en porcelana fina y Té de alto standing, sola y mujer en un país que sufría el llamado “milagro Japonés” que significaba un alto índice económico de crecimiento por los efectos de la post guerra, podría parecer fácil pero en nada se acercaba a la realidad, dicho crecimiento apoyaba a la industria manufacturera pesada, no a los objetos tradicionales como la porcelana Japonesa y el té,  no había sido fácil, menos si la empresa estaba casi en quiebra cuando la tomo, así que portando con firmeza el kimono que como mujer honrada y de tradiciones ancestrales le había inculcado llevar, se hizo cargo de la empresa con mano dura y buena dirección, ella quería que el mundo conociera la majestuosidad de Japón, no que los recordaran simplemente como los perdedores de la guerra y su empresa podía ayudar en eso.

Después de muchas solicitudes de financiamiento gubernamental, y de permanecer otros tantos muy a penas a flote, por fin le llego la carta de aprobación donde el gobierno apoyaba el financiamiento para la exportación. A principios de los 80, el gobierno se intereso en los productos tradicionales japoneses y en dar a conocer sus tradiciones al mundo, la pequeña empresa se empezó a recuperar y años después las exportaciones eran su carta fuerte, hubo años difíciles, unos peores que otros, pero con esfuerzo y trabajo duro, La presidenta Koharu de Ogawa Inc. Corporation había logrado hacer un conglomerado mundialmente importante.

En teoría todo parecía ir mejor para la Presidenta Ogawa, pero tenía un punto débil, Aika Ogawa su hija adolescente nacida en 1975, crecer en una época de tanta occidentalización para Japón fue distinta, era una chica rebelde, a la que la Sra Ogawa nunca podía controlar y menos le resultó cuando empezó a tratarla como a una sucursal de la fabrica, con mano firme y dura. La chiquilla parecía un pájaro enjaulado que se moría por aprender a volar, por eso a la edad de 15 años en una visita que hizo a la fabrica de su madre, que por aquellas épocas ya era conocida y respetada, ocurrió lo inimaginable: La joven Aika conoció a Koji Narumi, el coordinador de la empresa de su madre, un chico alto, guapo y responsable de 20 años, humilde, trabajador y de buenos sentimientos, que su humildad se aplicaba literalmente en él. Provenía de una familia pobre y el había sido el primer miembro de ésta en ir a la universidad, conseguir un buen trabajo y poco a poco había ido escalando posiciones dentro de la empresa Ogawa.

Era 1989, cuando Aika Ogawa ya no pudo conciliar el sueño por el evidente flechazo que sintió por el tímido Koji Narumi.

Al principio el retraído Koji era renuente a las insinuaciones de la despierta chica, pero poco a poco fue cayendo perdido de amor por ella y ahí estaban los dos chicos sin un gramo de prudencia, perdidamente enamorados hasta la medula, en una especie de versión alterna a “La Dama y el Vagabundo”.

Cuando la presidenta Koharu se enteró del evidente encaprichamiento de su hija, pusó el grito en el cielo, había estado trabajando y esforzándose tanto por ella para darle un mejor futuro y salía con eso, enamorarse de un chico como Koji. Si, era bueno, pero Aiko necesitaba algo mejor, no un simple coordinador, un salary man. La presidenta Ogawa mandó a Aika a un internado, para alejarla de Koji y a este lo despidió, el gusto no le duro mucho, su hija se escapo del internado y corrió a los brazos de él. Como dentro de todo el era un chico honrado creyó que esa no era la mejor opción y por mas que la quisiera le debía una explicación a la madre. Convenció a Aika de volver y fue él personalmente a regresar a la chica con la presidente Ogawa y jurarle por su vida, que ni por asomo había mancillado el honor de la muchacha. Cuando la presidente se dio cuenta que iba a ser imposible controlar a Aiko de seguir haciendo esas estupideces y por consejo de su amiga Reiko, que le dijo

-Para que te haces, tú estas en la fabrica todo el día y Aiko esta en casa ideando también sola todo el día, ya esta en edad, si no es con él va a ser con otro… Ella no salió buena para pensar ni para la escuela… Deja que se casen, que le haga una panza y vas a ver que con un hijo ya en brazos va a encontrar el juicio que nunca ha tenido.

Después de mucho pensar, La presidenta accedió al matrimonio entre su única hija Aika Ogawa y el joven y recién titulado licenciado Koji Narumi.  En Abril de 1990, la boda fue fastuosa, porque así lo quería Aika, pero no fue bien vista en la sociedad de mas alto nivel japonés, a la presidenta poco le importo eso, de hecho creyó que al final de todo esa había sido la mejor opción, Aika se controlo de su carácter volátil y  voluntarioso, y Koji resulto ser un elemento formidable para la empresa, era un buen chico responsable en efecto muy trabajador y listo, Dios no la había premiado con una hija inteligente pero si le había dado ahora un nuevo hijo que si tenía esa virtud.

Pero para la débil cabeza de la joven Aika la historia era otra, lo que ella había sentido tan fuerte en un inicio por Koji, era el despertar sexual no amor, al estar tan limitada por su madre Aika, se había encaprichado con el primer chico guapo que veía  y no supo nada más.

A los pocos meses de matrimonio cuando la pasión se acabó y empezó a tener mas libertad, el mundo le presento nuevas oportunidades, viajes, mundo que no conocía, pero  poco le duró el gusto porque para febrero de 1991 se enteró que estaba embarazada de tres meses, eso la hizo sentir tan desgraciada. Después de esa noticia ya nada fue igual entre ella, Koji y su madre, para Aika los dos se habían aliado en su contra, el tiempo pasaba y ella cada día estaba de peor de humor, mirarse frente al espejo y descubrirse gorda la hacía sentir terrible, su panza era un asco, ¿Por qué le pasaba esto a ella? Era hermosa, todo el mundo le decía que era hermosa, si no fuera por la estúpida de su madre que la tenia encerrada entre cuatro paredes, hubiera conocido mas mundo, mas hombres y jamás se hubiera casado con este pobretón narizón que siempre la limitaba.

Sin embargo aquí estaba gorda y horrorosa con un parasito en el vientre que despreciaba desde el primer momento que supo que estaba embarazada y crecía dentro de ella, ¿Qué más le daba que fuera hombre, mujer o marciano si de seguro se iba a parecer al mojigato de Koji? Ya sentía que lo odiaba antes de nacer. Pero las cosas iban a cambiar para siempre cuando trajera al mundo a la cosa esta, ella iba a tomar las riendas de su vida, y ahora su madre ya no le iba a poder decir nada y Koji menos, ella aun era la heredera, el solo era el administrador.

El 22 de Agosto de 1991 Aika Ogawa trajo al mundo a una hermosa niña a la que Koji llamo Mitzuki en honor a su abuela que lo había criado y había muerto hace tantos años. Él estaba totalmente enamorado de ella igual que la presidenta Ogawa,  ahora si iba ser una abuela decente y no iba a cometer los errores que había cometido con Aika, esta última solo fingió enternecerse, pero por dentro sentía horror esa cosa con patas la había desgarrado por dentro y ni contar las casi 30 horas con dolores intensos para que viniera al mundo, hoy tomaba otra decisión ya no iba haber mas hijos, nunca se iba a volver a embarazar, si el idota de Koji quería mas que los buscara con otra, porque con ella no. Para ella el nacimiento de la niña significaba que tenía que hacer ejercicio cuanto antes, y empezar dieta, no quería ni un gramo de gordura en su cuerpo, estos dos ya tenia lo que querían pues ahí esta encárguense de ella, ahora ella tenía libertad.

Siete años pasaron de felicidad para Mitzuki, fue una niña consentida, “una princesa” como su padre le decía pero ahora si había limites impuestos por la presidenta Ogawa.  De Aika, su madre ni sus luces, pasaba muchas temporadas lejos de casa, pero era conocida en muchos círculos socialité  de distintos países como los Alpes Suizos, Macao, y una asidua puntual a la semana de la moda en Paris, NY, Londres o Milán.

Cuando volvía a Japón después de meses traía caros y hermosos vestidos para Mitzuki, eso si la llenaba de ropa fina, traía palabras de agradecimiento para su madre, trajes y perfumes para Koji, pasaba unas noches con el, tenían vida marital, para después de un mes volverse a ir porque enfermaba de los nervios, y estrés, que Japón le ocasionaba,  de hecho esa enfermedad la adquirió desde que nació Mitzuki, y para Koharu y Koji era mejor que se fuera por que si la dejaban causaba mas problemas, los tres aprendieron pronto que para tener tranquilidad y felicidad en el hogar era mejor que Aika se fuera, y solo los visitara por semanas cada tres meses.

En 1999, Mitzuki se despertó con una noticia triste, su padre Koji había muerto en su cama de un paro cardiaco fulminante, Aika que estaba en la isla de Macao se traslado inmediatamente, lloró, y se arrastró como solo una viuda enamorada puede hacer. Los funerales fueron ese mismo día y al día siguiente las cenizas de Koji fueron enterradas en un árbol de manzano que Mitzuki eligió, porque el había construido su primer columpio en ese árbol, donde salían en las tardes a columpiarse después de que ella hiciera sus deberes.

Aika no regresó a su acostumbrado viaje, de hecho se portaba seria, y responsable. A Koharu su madre, la intrigaba. Un mes paso cuando Aika le dio la noticia que el siguiente fin de semana se casaba con el abogado Yoshiro Awaji y se iba de la casa con Mitzuki a su nueva residencia en lo alto de Roppongi Hills. Ella y Mitzuki dejarían la casa Ogawa para siempre y ahora se llamarían Aika Awaji y Mitzuki Awaji.

En ese instante Koharu sintió que se desvanecía por el dolor, no solo había perdido al que había sido su verdadero hijo si no ahora su nieta, porque Aika desde hace muchos años había dejado de significar algo para ella, no le dijo nada solo mando hablar a Mitzuki, se agachó y le dijo

-Hoy te vas, pero el día que me necesites así sea poquito no dudes en hablarme, ahora se buena y sube al auto de tu madre

– Pero abuela mi tarea…

-Tú hazme caso

Mitzuki siendo educada con obediencia por Koji, asintió y cumplió la orden de su abuela. Aika estaba intrigada,

-¿Qué te pasa? la boda es la siguiente semana…

Koharu no le contesto solo la abofeteó fuertemente haciendo que la sangre brotara de Aika,

-Como llegaste te vas, de aquí no te llevas nada, tú ya no eres mi hija… Eres una desvergonzada, cínica… Todos estos años engañaste a Koji, él fue tu burla y ahora no respetas el luto ni su memoria, así que ¿Qué esperas?…  Anda, vete a revolcar con ese poco hombre que ahora dices va a ser tu marido, pero escucha bien, el día que cometas un error me traigo a Mitzuki conmigo

-Mitzuki es mi hija, no tuya y ella va a donde yo vaya, tú eres una vieja amargada y seca, que lo que necesitas es un buen revolcón para vivir

Otra cachetada estruendosa ahora en la otra mejilla, y más sangre en la cara de Aika, ella quiso abofetear a su madre pero uno de los guardaespaldas de la anciana la detuvo y Koharu la miro con tal desprecio y repugnancia que solo dio una simple orden

-Sácala y esta cerda no vuelve a entrar nunca a esta casa, si lo intenta llamen a la policía

Aika se fue con su orgullo mancillado, con la única ropa que traía y con una hija a cuestas que en realidad era mas un estorbo que verdadera hija, llegó llorando a los brazos de su amado Yoshiro, su amante desde hacía un año, él la arropo a ella y a Mitzuki. Si por dinero no habría problemas con él, los problemas los tendría en otra forma.

A la semana siguiente se casaron como tenia previsto y hubo tranquilidad durante 5 años. Yoshiro era un hombre guapo, alto, fornido amante del deporte, había pertenecido a la selección mundial de Judo, y era un consentido del mundo socialité, amante de las fiestas, el dinero y  las mujeres.

Los años pasaron pero todo cambio cuando la floreciente belleza de la hija de Aika se hizo evidente y los intereses de Yoshiro también cambiaron con el tiempo, de él surgió un amor desmedido por la hija de su amada esposa Aika, su hijastra Mitzuki de 13 años….

 

AIBU SAKI

Aibu sigue en el tráfico es el acostumbrado prende sus manos libres y marca a Tacchon y compañía restante dando ordenes e indicaciones, ese pobre Tacchon es tan olvidadizo y distraído, que en verdad espera que no se arme un incendio

Tras una hora de tráfico, llega por fin a su casa, por fuera puede parecer un edificio antiguo, pero en realidad es una casa por dentro de techos altos y toda de ella. Abre el portón de rejas negras y sentado en los escalones bajos de la entrada lo mira, camina tranquilamente mientras saca las llaves de la puerta,  él se esta rascando la pantorrilla y a su lado hay un paquete de alitas picantes, y un six de Heiniken, su cerveza favorita.

-¡Oe! ¡Suricata! ¡Abre que ya llevo un rato aquí!

Tan alto él, con su ropa manchada de aceite, esas botas llenas de lodo y esa barba sin rasurar. De pronto se olvida de todo… Su hombre, su amor,  su anti-príncipe azul con su caballo de acero, mal estacionada en la acera

-¡Nagase!

Le sonríe complacida, emocionada y si, muy a su pesar… enamorada. Se apresura abrir la puerta y cuando ambos están adentro, el chico la toma fuertemente por la cintura para besarla largamente. Cuando se separaron, Nagase no deja de mirarla, de acariciar su rostro como si hubiera pasado años si verla, como si hubiera olvidado sus facciones. Aibu sonríe ante el gesto tan tierno de su tosco chico, como si no quisiera romperla

– ¿Qué te pasa?

– Te extraño….

– Lo siento… Sé que no nos hemos visto como quisieras. Pero el trabajo…

-Shhhh… Hoy vamos a comer y mañana serás todo el día mía y nos desquitaremos, aunque podemos empezar el día de hoy.

El la acerca mas a él y comienza a olfatear el cuello, ella siente como su barba roza su piel, tan diferente su toque brusco al de…  Argggggggggg olvídalo Aibu, se dice ella misma en su mente, olvídalo por este instante. Dispuesta a hacerlo, sube las manos al cuello de Nagase, lo mira y sonríe soñadora, las enormes manos de el recorren su cintura para ir bajando poco a poco a sus caderas.

– Oyes Kuma, respecto a mañana…

– ¡No, Aibu!

El eleva los ojos, y la suelta, resopla su expresión cambia completamente enfadado.

– Es que es fin de mes, y este será el primer fin de semana con el nuevo horario y hay demasiado trabajo…

Gruñe y se va a sentar a la barra de la cocina de Aibu, abre uno de los paquetes con las costillas BBQ y comienza a devorarlas.

-Lo siento, Kuma… Pero Anika me pidió  la noche  de mañana libre…

-Hum….

-Porque tiene mucho trabajo en la escuela… Sobre un taller que no tenía planeado tomar… Y no sé qué más cosas… Y, le dije que era un fin de semana pesado pero, está agotada y no pude decirle que no y…. Ah…. La verdad me va a hacer mucha falta…

-Mmmm…

Come sin mirarla, está atento a las costillas de enfrente como si tuvieran algo que nunca había visto antes. Aibu mueve un banco para sentarse frente a  Nagase, trata de agarrarle la mano pero él la quita, ella sonríe de medio lado, entiende el mensaje, se acomoda mejor en el banco  y toma una cerveza la abre y se la acerca a él.

– Ok, ya corajitos, imagine que ibas a reaccionar así solo era sugerencia…  Voy a dejar a cargo del bar a Tacchon… Así que deja de hacer berrinches que me estresas más de lo que estoy… Hago todo lo posible para estar contigo… Y no es justo que me hagas sentir mal por no poder verte…

Nagase se levanta y sin decir nada, la besa y a Aibu no le importa que él tenga los labios llenos de salsa BBQ. Si, está sumamente estresada porque Anika faltará el día más pesado de todos, porque tiene mucho trabajo, porque no puede dejarle su bebé a Tachon, porque Jin no la ha llamado, porque necesita dinero, pero… ahhh de pronto eso ya no importa, sólo están ella y su tosco Kuma, el mundo puede detenerse por unos instantes para ser solo de él.

JIN

Son las 6:23 pm Jin esta recargado en su Ferrari rojo, en una acera de Roppongi Hills, sabe que por esta calle Anika siempre atraviesa para llegar al After Dark y él la espera, lo suficientemente lejos para verla y que ella no se percate de que la espía, aunque el no la llamaría espiar si no cuidar

Anika…  Anika… Anika, dice para si su nombre, perturbado como si lo pudiera saborear, como si con solo decirlo, él la pudiera tocar, la pudiera abrazar, la zozobra lo tiene loco ¿Dónde estas Anika? ¿Por que te niegas aceptarme?, ¿Por que te niegas hablarme?, tan solo quiero…

De repente  la ve a lo lejos, ella se acerca, camina despacio y el se esconde detrás de un gran árbol, la puede ver, su piel morena, sus grandes y hermosos ojos color caramelo liquido.

-Anika…

ANIKA

-¡Malditos tacones!

No debió de habérselos puesto antes de salir de casa, pero la verdad quería practicar, nunca ha sido tan buena con ellos como Mitzuki y mañana tendría que salir con Jin y para su desgracia tendrá que ponérselos, jajajaja ¡Pero qué boba! Creer que de la casa al After dark iba agarrar práctica, unas ampollas criminales es lo que agarró.

Se detiene en una jardinera frente a un lujoso restaurante. Había caminado 5 cuadras interminables características de la zona de Ginza, cada cuadra equivale a 2 de las normales.

-¡Maldita sea Akanishi y su cena!

Logra quitarse uno de los tacones y pega la banca de concreto con él. Las personas que transitan por las calles de Ginza se le quedan observando, la clásica mirada incómoda ante una situación imaginaria ¿La habrá terminado el novio? ¿Habrá descubierto que la engañaba? ¡Al carajo! ¡No está para esas estúpidas ideas!

Da un hondo respiro y mira hacía al cielo para después prender uno de sus cigarros. Cuando se lo acabe, se dirigirá al After Dark decidida, y llegara al bar…  Ohhh si que llegara,  es Anika Tegoshi y no se dará por vencida ante unos estúpidos tacones. O tal vez si…

De repente, comienza a ver movimiento en el restaurante que está frente a ella. Voltea a ver el nombre y está en francés. Meseros van y vienen, apresurados, hasta el que parece el mismo chef y gerente se dirigen a la puerta.  Anika voltea al ver como una caravana de 3 Cadillac CTS Coupé último modelo, todos Negros, se estacionan frente al restaurante abarcando gran parte de la cuadra. Del primero bajan 3 enormes individuos totalmente engalanados con trajes negros hechos a la medida, zapatos impecables, camisa de un blanco imposible. Anika se da cuenta que en el oído izquierdo traen una especie de radio, así que deduce que el alboroto en el restaurante se debe a que esperan la visita de alguien sumamente importante, tal vez un político, algún diplomático o empresario poderoso ¿y si es el primer ministro?, o mejor ¿Qué tal si es el príncipe Naruhito con su esposa la princesa Masako con la pequeña Aiko?, siempre ha querido ver a un rico y famoso de cerca Tachon y ella lo sueñan.

Anika eleva su cabeza curiosa para ver quien se baja, bastante entretenida con sus zapatos en la mano. Mas personas curiosa se acercan igual de entusiasmados que ella a la espera

Los tres guardaespaldas, de altura imponente, se colocan a un costado de la entrada al restaurante y uno abre la puerta del segundo Cadillac del cual bajan tres personas totalmente diferentes entre ellos pero con una misma vibra, una misma energía.

Primero baja un chico, bastante guapo no mayor a los 30 años. Traje negro, vestido de forma idéntica a los mastodontes, pero se nota que el de él es más caro, el cabello negro, perfectamente peinado pero con un toque de rebeldía, unos mechones le caen en la cara. Dice algo a uno de los guardaespaldas que le había abierto la puerta, este solamente asiente. Su caminar hubiera matado a Mitzuki, del tramo del auto a la puerta, fue como una pasarela. Orgulloso, un tanto altivo como si el mundo no lo mereciera. Se detiene justo en la puerta porque su BlackBerry de última generación se lo pide. Contesta fríamente y sigue de la misma manera mientras dura la llamada. Aunque de repente la mirada de él se fija en un punto alejado de la espalda de Anika como en un árbol y hace una mueca de disgusto.

Baja una segunda persona, una chica pequeña blanca de cabello negro corto, bonita, pero nada del otro mundo, aunque debe reconocer que su cabello es muy bonito parece brillar aun con la poca iluminación de la tarde-noche, su atuendo perfectamente coordinado en colores pastel aunque un tanto aniñado para el gusto de Anika; marfil, y en lugar de zapatos de 12cm stilletos traía unos zapatos bajos que coordinaba con un costoso bolso Hermes. Si algo debía reconocer Anika es que esta chica su baja estatura la compensaba con otras cosas, porque era dueña de una seguridad que ya quisiera Mitzuki para un fin de semana, aunque Anika no sabía porque ella le vibraba como ferocidad, incluso crueldad, ya que si el primer chico parecía dueño del universo, esta chica era peor. Parecía la dueña del Universo, la dueña del chico Blackberry y de todos los mastodontes.

Anika pudo sentir que generaba, una energía bastante repelente hacía el entorno. Miraba despectivamente hacía las personas que osaban interponerse en su camino, ni siquiera se dignó a mirar al guardaespaldas que le abrió la puerta. Llego a donde estaba el guapo del Blackberry y el le dice algo que al parecer a ella no le agrada absolutamente nada, hace una mueca de molestia, pero se recompone, y le sonríe dulcemente, acariciando el fleco del chico, con sus dedos.

Baja el último tripulante del lujoso Cadillac. Un hombre alto, mayor como de 40 o 50 años, más imponente que cualquiera de los mastodontes, y obviamente el diplomático, empresario o lo que fuera que estaban esperando en el restaurante, pero no tenía la actitud tan déspota de los dos primeros chicos. Agradece con un leve movimiento de cabeza al hombre que detiene la puerta, este la cierra, y lo escolta hasta la entrada del restaurante. Anika no puede dejar de mirarlo,  camina con un porte impresionante, impone respeto, impone fuerza, impone serenidad pero a la vez peligro, y a pesar de su edad, es un hombre bastante atractivo, y claramente el líder de todos, hasta de los dos primeros.

La chica cambia totalmente cuando el hombre mayor se acerca a ellos, hasta se podría decir que se comporta “inocente”, Anika no necesita más para saber que la chica siente algo por ese hombre.  Su mirada cambia, deja de ser dura, fría, para dar paso a la calidez, se podría decir que lo mira extasiada. El hombre mayor habla al chico Blackberry

– ¿Pasa algo Tamaki?

– Nada Ken…  Adelante…

Y él mismo se dirige abrir la puerta  para que el tal Ken pase, entra y más chicos trajeados entran con Ken. El chico del Blackberry que al parecer se llama Tamaki y la chica del cabello negro se quedan fuera, con su mirada fija a espaldas de Anika. Su semblante ha cambiado por completo, y en los ojos de los dos hay amenaza, en el chico su cuerpo se tensa y da un par de pasos adelante. Pero la chica pequeña con un leve toque de sus dedos en el antebrazo del dichoso Tamaki, dice de repente

– Shhh, lindo Tamaki,

Y  en voz cantarina y totalmente aniñada dice mirando fijamente al árbol que esta detrás de Anika

– Ya te vimos y sabemos que estas ahí… ERES, PA-TE-TI-CO

Truena Los dedos y los chicos a su alredor le abren paso, da la media vuelta y se enfila hacia la entrada del el restaurante, el chico guapo, Tamaki, le detiene la puerta para que entre con una sonrisa de tonto en su cara como si estuviera orgulloso de ella, pero antes de entrar ella mira fijamente a los ojos de Anika y la mira, con un desprecio tal, que Anika de repente se pregunta si se baño, una mirada despectiva para después volver a mirar al árbol cercano y burlarse. Y deletrear lentamente

-PA-TE-TI-CO

Y entrar, Anika voltea a ver el dichoso árbol para percatarse que no hay nadie. Se pone otra vez esos tacones del demonio, y para variar ya se le hizo tarde para el trabajo, ya estuvo de diplomáticos, chicas locas y chicos Blackberrys, cuando está a punto de levantarse, siente una pequeña punzada en la cabeza y vuelve a sentarse con un pequeño mareo. Un olor muy particular muy conocido que no sabe porque le recuerda a el orfanato, el olor a maderas inunda su entorno, nubla su mente…

-Argggg…  Maldita sea por estas cosas fui a dar a un hospital…

Maldice, sabe que es uno de sus “extraños amigos” que quiere comunicarse con ella.

– No, no, no quiero oírte

Poco a poco esa voz grave y lejana tan conocida se va metiendo en su mente, pero esta vez es diferente, esta apurada, nerviosa, manda alertas angustiadas a su cerebro

  – Aléjate de ellos… Ahora…

– Argggg  ¿Quiénes son ellos?

– Los que acabas de ver… Todos son de cuidado… y  no son humanos…

 

FIN…

7 comentarios sobre “My Inmortal Cap. 15

  1. genial!!!
    lo estaba esperando y a valido la pena!!! me encanta como escribes😀 … y como te enfocas en cada uno de los personajes!!! sigue asi !!! … espero el siguiente !!

    1. Hola Lina!
      Gracias por tu comentario y todas tus buenas vibras!
      En verdad nos alegras el día al saber que te gustó el capítulo! hemos trabajado mucho para sacar este capítulo y esperamos tener mucha pila (pero sobre todo tiempo) para sacar el capítulo 16 pronto!

  2. aveces la espera tiene su recompensa jejeje
    por eso y mas me gusta leer tu fics lo escribes
    genial y dejas mas a la intriga pense que este capitulo
    iba ser diferente pero fue como que todos dieron su punto de vista

    en la perspectiva de anika esa chica era RARA y Daban miedo…. pobre mi JINJIN lo llamaron de todo pero weno espero por mas!

    PDTS; mas de 6 meses tb? jejeje

    1. Jajajajajajajajaja holaaaaaaaa gracias por comentar! Ya te extrañaba! jajajajajaja

      Este capítulo salió a la luz gracias a Irania (Mi editora) quien ahora se une al proyecto como co-escritora también! Así que también hay que agradecerle y darle su reconocimiento en el capítulo!

      ¿Pasaron 6 meses? dioooooooooooooos tanto!???????????????’ jajajajajaj esperamos poder sacar el capítulo 16 en un par de meses! jajajajajaaj

      Jinjin jajajajaja traerá muchas sorpresas el JinJin perverso!

  3. Uooh capi nuevo, por fin¡¡¡¡

    Muchas gracias por el nuevo episodio a las dos, a ti y a Irania.
    No te agobies por el tiempo entre capítulos, tus fieles lectores te esperaremos tardes los que tardes.

    No puedo esperar para ver a JinJin en modo perverso¡¡¡¡

    UN besito

¡Muchas Gracias por leer My Inmortal!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s