My Inmortal cap. 14

Osaka!
honde motte sonde maido ari
orarea shoubai hanjou ee kankyou dai hanjou
honde motte sonde maido ari
honnara nonde kutte yoo nete dai bakushou
kyou mo ashita mo asatte mo

                -Si esta es tu idea de pasar desapercibidos… Creo que ya se dio cuenta de que lo seguimos, Mitzuki ¬_-

Dice Maruyama mientras camina junto con Yasuda y Mitzuki, quienes van dando saltitos por las calles. Tienen ya 3 horas persiguiendo a aquel chico alto de cabello negro y cara de pocos amigos. Lo habían perseguido por autobús, taxi, metro, a pie y el muy escurridizo desapareció en la concurrida y caótica intersección de Shibuya. Por fin se detienen en un pequeño café para descansar un poco.

-¡Tch! Estoy pensando Maru ¬_-

-Pues yo no puedo pensar con el estómago vacío TwT ¡Necesito comida!

-Pide lo que quieras Yassu-chan… Creo que… No nos queda más que ir a su departamento a buscarlo y…

Mitzuki revisa la dirección que le había anotado Jin detrás de una tarjeta, pero esta se moja cuando Maru y Yassu escupen juntos el té helado.

-¡¿Estás Loca?!

-o_ó… ¿A dónde quieren llegar?

-¿No crees que tu obsesión por ese chico está llegando demasiado lejos?

-u_ú ya sabes que soy capaz de todo por ser siempre la mejor, Maruyama…

-Esto ya es acoso… Y nos pueden meter a la cárcel por esto =_=

-o_ó tengo buenos abogados de eso no te preocupes… pero el caso aquí es que ese Yamashita ya es un reto para mí. Sé que no me entienden y tal vez esté completamente loca pero… Siento que él está jugando conmigo y cree que me voy a cansar fácilmente pero… No sabe con quién se ha metido…

-Exacto… No sabe con quién se ha metido =__=

Voltean a verse Maru y Shota en un gesto de resignación. Es mejor ya no llevarle la contra a Mitzuki, puesto que ella siempre hace las cosas a su modo y si ellos se niegan a acompañarla, se iría sola al departamento de un total desconocido y nadie sabe que podría pasar ahí. Mitzuki corre demasiados riesgos sin medir las consecuencias.

-De acuerdo Mitzuki… ¿Hasta dónde tenemos que ir?

-Hasta Ginza…. Yassu

-¡¿Ehhhhh?! Eso queda demasiado lejos de… Aquí…¡oe! ¡Mitzuki!

Grita Ryuhei mientras ve como Mitzuki emprende el paso sin siquiera esperarlos. Pagan la cuenta y corren para darle alcance. ¿Cómo es que una figura tan pequeña y delicada como Mitzuki puede tener tanta energía? ¡Sobretodo en tacones!

-¡Oh, Yamashita Tomohisa!… ¡Esto es guerra! ¡Te contonearás por la pasarela y en tanga! MUAJAJAJAJA….

-Creo que… la hemos perdido, Maru-chan TwT

-¡Vamos mis pequeños tamagochis! *__* esta misión no ha terminado

Mitzuki toma del brazo a ambos chicos, quedando ella en medio, casi emulando alguna escena ridícula y ñoña de “El Mago de Oz”. El día apenas ha comenzado y la energía de Mitzuki está al tope. Su determinación (o más bien su obsesión) está ya en otro nivel y no se conformará con un simple “no” como respuesta… Ese Yamashita no la conoce en su modalidad “guerrera” así que, no tendrá escapatoria ni en su propio territorio.

**********

Anika camina rumbo al departamento de Toma. Los efectos de un frente frío se sienten en la ciudad y ella se maldice por no haber tomado una bufanda y un par de guantes sencillos por lo que mete las manos en los bolsillos de su chaqueta.

El conjunto de lofts donde vive Toma no estaba lejos, por lo que se detuvo en la cafetería rústica favorita de su amigo y compró un par de cafés y panecillos caseros. Esa maldita “solecito” o como se llamara, le había echado a perder el desayuno, pero lo compensará al pasar la mañana con Toma.

Al llegar al lobby de los lofts, saluda al señor que cuida el acceso al edificio y al llegar al elevador, presiona el número 3, que es el correspondiente a Toma. El recorrido no dura mucho camina un par de metros hasta llegar a la puerta del loft de Toma. Al  tocar el timbre en varias ocasiones y no recibir respuesta, busca entre su llavero la llave de repuesto que le había dado Toma en caso de emergencia. Y la emergencia ahora es que: está haciendo un frío insoportable, tenía que ir al baño y necesitaba hablar con él.

Después del caótico momento que acababa de pasar, necesita esa paz que sólo Ikuta le lograba dar. De nueva cuenta se siente un tanto mal por buscarlo justo cuando las cosas parecen irle lo bastante mal. Era triste reconocerlo, medita mientras intenta meter esa llave por enésima vez en la cerradura. Ikuta se convertía en su refugio, en cualquiera de los casos él era el único que le daba esa tranquilidad, y era triste por él, por el hecho de que no merecía que lo tratara de esa manera y que lo “usara” siempre de paño de lágrimas.

Toma es demasiado bueno para ella, Demasiado. Suspira llevándose la llave al bolsillo de la chaqueta mientras abre lentamente la puerta de aquel departamento. Al parecer, Toma no se encuentra, ya que las luces están demasiado tenues y las cortinas se encuentran cerradas. Sin embargo, logra escuchar a lo lejos una leve musiquilla sonando. Reconoce de inmediato la canción aunque es casi imperceptible: “Miss you” de los gloriosos Rolling Stones.

Lentamente se quita sus desgastadas botas y camina rumbo al origen de esa pegajosa canción. Como se lo imaginaba, proviene de la parte superior del loft que es la habitación de Toma. Sube con cuidado las escaleras y deja los cafés y bolsa de panecillos en la mesa de trabajo de su amigo para después quitarse la chamarra.

Ahí está él, acostado en su cómoda cama King Size atiborrada de revistas de moda, bosquejos de los diseños de Mitzuki, parte de su enorme colección de CD’s y su ibook. Se había quedado dormido mientras trabajaba en el proyecto que comparten con Mitzuki. Al irse acercando a la cama, ve los restos de varias bolsas de frituras, latas de cerveza y coca-cola. La imagen es totalmente enternecedora, sobre todo al ver a su amigo totalmente perdido en un sueño pesado, abrazado de una almohada con restos de frituras.

-Baka… Es imposible trabajar en la cama sin que te quedes dormido…

No puede contener esa sincera y tierna sonrisa que sale de sus labios. Contemplar esa escena le traer agradables recuerdos de sus días en el orfanato, cuando él estaba junto a ella sin importar que el mundo rodara, cuando su mundo tenía sólo cabida para ellos dos. A pesar de los años él seguía conservando ese gesto apacible y esa tierna manera de dormir como cuando era niño.

Con cuidado, Anika se sube a la cama para después sacar de su mochila su vieja cámara réflex que siempre utilizaba para captar momentos íntimos y personales como ese. Tratando de no despertarlo, enfoca el mejor ángulo y toma la fotografía. Por un momento, sostiene un suspiro cuando le parece ver que se movía un poco para cambiar de posición. Es cierto que ella está ahí para platicar y escucharlo hablar de cómo Mitzuki se volvía un demonio que lo atormentaba de día y noche por lo del proyecto, pero es relajante verlo así. Tras soltar lentamente ese suspiro, casi por inercia acaricia lentamente la mejilla de Ikuta llena de boronas. Su piel es suave, no entiende por qué a veces siente la necesidad de tocarle de esa manera, en secreto, tiernamente…

Es cierto que no siente por Ikuta un sentimiento similar a lo que siente por Nishikido, se atreve a comparar el cariño, aunque diferente, para cada uno e Ikuta parece ganarle a Ryo por mucho. Verlo ahí, tan indefenso, tan tierno, hace que el lado travieso de Anika quiera hacerle una pequeña broma para aligerar el ambiente entre ellos dos. Se baja lentamente de la cama y comienza a desvestirse, quedando solamente en bragas. Con cuidado Anika se mete a la cama cubriéndose el pecho con las sábanas, conociendo bien a Toma, no tardará en despertar al sentir la calidez de otro cuerpo dentro de su cama.

Y efectivamente, así es. Toma despierta lentamente al sentir que su cama está siendo invadida por otra persona, al abrir los ojos se encuentra con la mirada de una Anika que simulaba estar perturbada.

-¿Qué… qué haces aquí?

-Toma… tú… Cómo es que no recuerdes nada…

-¿De qué estás…..?…..¡ESTÁS DESNUDA!

Toma se levanta de un salto de la cama y Anika se recarga sobre la cabecera cubriéndose con la sábana.

-Toma… ¿Por qué? ¿No significó nada para ti?

-¡¿POR QUÉ……POR QUÉ ESTÁS DESNUDA EN MI CAMA!?

Toma comienza a caminar de un lado a otro de la habitación tratando de recordar todo lo que había hecho anoche: Trabajó con el proyecto de Mitzuki, tomó algunas cervezas, escuchó algo de música, Masuda pasó para entregarle copias de una lectura para el taller de Nagase…

Toma se acerca a su escritorio y puede ver que algo no cuadra con lo que había dejado anoche: una bolsa de muffins recién horneados y dos termos con café recién hecho. Vuelve a mirar a Anika y ésta ya no puede aguantar más la risa y suelta un par de sonoras carcajadas. Ikuta agarra un cojín del jacuzzi cama y lo lanza a su amiga.

-Jajaja… Uhhh… Buenos días… ¬____¬ Toma-chan…

Anika mira detenidamente la entrepierna de su amigo, la cual muestra un bulto bastante notable a través de su bóxer amarillo ajustado. Toma se cubre con ambas manos, soltando un gruñido para después lanzarse sobre Anika en la cama.

-¡Ah! ¡Aleja tu tamagochi de mi casto y virginal cuerpo!

-¡No puedo evitarlo! ¬¬ ¡Es algo natural!

-¡Con esto ya  me preñaste! ¬O¬

-¡Así es! ¡Y de trillizos! ¬O¬

Los dos juguetean encima de la cama, envolviéndose cada vez más en las sábanas y cobijas hasta que caen de la cama, Toma sobre Anika con todo el peso de su cuerpo.

-¡suputamadre! >O<

-¡Lo siento Anika!

Rápidamente Toma logra zafarse de la envoltura de sábanas para revisar a su amiga, pero ¡Oh sorpresa! ¡Anika si está desnuda de la cintura para arriba!

-O______O…….cr-cr-creí que…..te habías quedado con el bra debajo…

-¿Por qué te cubres los ojos? ¬¬ ¿No te gusta lo que ves?

-¡Anika por favor! >o< ¡Es demasiado temprano para estas bromas!

-Ok, Ok… Ya le bajo…u_ú

Anika se levanta y busca su ropa para comenzar a vestirse. No entiende por qué Toma actúa de esa manera, si en muchas ocasiones llegaron a verse desnudos. Con su ropa finalmente puesta, Anika comienza a arreglar la habitación de su amigo, sabe perfectamente que cuando Ikuta está bajo presión, descuida tanto su ambiente como a él mismo.

-¡Hey! No tienes por qué hacerlo…

-¡Vamos Ikuta! Aprovecha que el café todavía está caliente, nada más termino aquí y te prepararé el desayuno.

-¡Anika! ¡No, en verdad!

-¡Tch! ¡Lo hago con gusto! Es una manera de… compensarte por todos los malos ratos que te he hecho pasar…

Anika voltea para poder observar mejor a su amigo. Por fin da el primer paso para hablar con él, por fin encuentra el momento para no sonar tan desesperada. No sabe cómo va a reaccionar y si aceptará su disculpa, pero el riesgo hay que correrlo si quiere conservar su amistad por sobre todas las cosas.

-Anika… Vamos, no….

-¡Si, Toma! ¡¿No te cansas de mí?! ¡Puedes ser sincero y decírmelo!

-Tal vez un poco pero… no precisamente de ti…

-¡Por favor Toma! ¡Sé que te canso demasiado! ¡Sé que soy una persona insufrible y que contamino todo a mí alrededor! ¿Crees que no me doy cuenta de eso?

-Anika… Escúchame…

-¡No Toma! Escúchame tú a mí… No sabes lo mal que me siento al saber que te arrastro al lodo cada vez que corro a tu lado para encontrar consuelo. Sé que no debo hacerlo, sé que te lastimo y en cierta forma abuso de tu generosidad ¡Pero no sé cómo dejar de hacerte daño! ¡Quiero encontrar la manera de dejar de hacerlo! ¡Quiero darte la misma alegría y la misma felicidad que tú me otorgas! ¡Pero simplemente no puedo! ¡No soy un ser de luz como tú, Toma!

Anika deja caer una camisa de su amigo que había recogido para doblarla. Está temblando, nunca le había hablado así a Toma, nunca le había mostrado ese lado suyo. ¿Habría hecho bien en explotar de tal manera?

-Creo que… lo mejor es que debamos separarnos por un tiempo

-Anika…

-No quiero que pase lo mismo cuando éramos niños, cuando por mi culpa terminaste herido y te fuiste de mi lado sin decir adiós… Así que, creo que debo ser yo quien dé el primer paso y alejarme de ti si es que quiero salvaguardar esto que tenemos.

Anika da un par de pasos para recoger sus cosas e irse del departamento de Toma, pero este la sujeta de una muñeca y la lanza sobre la cama para después colocarse sobre ella. Fija su mirada en los ojos caramelo de su amiga, esos ojos caramelo que siempre le dejan con un suspiro escondido en el pecho. No puede dejarla ir, no debe ¿Por qué tiene que ser siempre tan extremista? Pero era una parte que ama de ella, esos extremos, esos arranques.

Acaricia con ternura la mejilla de Anika y se acerca lo suficiente a ella para mirarle más fijamente a los ojos, con esa expresión que se tiene cuando contemplas lo que más anhelas y con un dejo de sorpresa por su parte, Anika se incomoda al verlo tan cercano y con un ligero movimiento tosco retira la mano de Toma de su cara.

-Basta… no quiero que sigas…

-¿Por qué no?

Susurra cerca de sus labios. Anika lo mira con cierta molestia.

-¿No lo entiendes, verdad? Esto no me detendrá. Ya no soy más esa niña que conociste en el orfanato, aquella que esperaba consuelo de tu parte. Estoy decidida Toma. Decidida a alejarme de ti, por tu bien, y porque estoy cansada de intoxicarte con mi sola presencia.

-¿Y por eso vienes hasta aquí? Ese no es el motivo y lo sabes Anika…

Toma continúa acariciándole la mejilla de nueva cuenta y una suave sonrisa aparece en sus labios.

-No me importa estar aquí sólo para cuando me necesites ¿No lo entiendes? Creo que eres tú la que no capta lo vital que fue tu compañía en aquel orfanato y lo vital que sigue siendo el que yo esté a tu lado… Te quiero… Tanto es así que… estoy completamente de acuerdo en tomar el lugar que me corresponde… El lugar que tú quieras darme Ani-chan.

Pega su frente con la de ella y cierra los ojos, olfateándola suavemente.

-Estoy aquí para ti, y no me iré a ningún lado como lo hice antes. Si te encontré es porque el destino lo determinó así, mi destino es este y no me importa si no me beneficia del todo, aún así lo quiero… quiero seguir compartiendo mi vida contigo tontita…

Anika está sin palabras, aquella delicada voz la tiene ensimismada en ese cálido momento. Pero ¿Cómo puede Toma estar tan contento con los malos momentos que le ha hecho pasar?

-Toma… No… No puedo permitirlo…

-¡Argh! ¡Escúchame bien Anika!

Sujeta a Anika por los hombros para levantarla y ponerla a su altura.

-Todas las situaciones horribles por las que has pasado, no han sido tu culpa ¡¿Y qué si me he peleado con Nishikido por ti?! ¿Y qué si he peleado contra todo el mundo por ti?! ¡Son situaciones externas!

-Pero Toma…

-¡Pero nada! ¡Con un carajo! ¡No voy a dejar que te vayas de mi lado! ¡No lo voy a permitir!

Anika agacha la mirada. Una vez más Toma le demuestra por qué es un ser humano maravilloso, lleno de amor, lleno de luz.  ¿Será cierto eso de que los polos opuestos se atraen? Tal vez así sea con ellos: Toma Ikuta, un ser de luz y amor, capaz de amar hasta la muerte… Anika, un ser que siempre se ha sentido segura en la soledad de la obscuridad, contenta de tener aunque sea un ligero rayo de esa luz que Ikuta despide.

-¿Ahora lo entiendes?… ¿Anika?

La chica por fin levanta la mirada y coloca ambas manos en el rostro de Ikuta. Se acerca poco a poco para darle un beso en la mejilla, pero ya estando rozando la suave piel del chico, como si una fuerza más poderosa que ella, la hace desviarse un poco para besarlo en la comisura de los labios. Poco a poco comienza a retirarse pero Toma la sujeta por la cintura acercándola más a él. Anika sabe que no debe hacerlo, no puede jugar con los sentimientos tan puros de su mejor amigo, no es justo y no es lo correcto, pero al parecer Toma quiere algo más.

¿Está demasiado ciega como para no ver lo que para los demás es evidente? ¿Toma en verdad es el chico ideal para ella? ¿Podrían logar una vida feliz juntos? Como si Toma leyera sus cavilaciones, ladea un poco la cabeza y finalmente sus labios se encuentran con los de Anika en un beso tímido, cálido, extraño.

Las manos de Toma acarician con cuidado los brazos de Anika mientras la besa despacio. Ella tiembla como si estuviera cometiendo algún tipo de delito. Lentamente abandona los labios de Anika para atacar con cuidado su cuello. Como si estuviera en un trance, deja que Toma haga todo aquello que su consciencia le dicta como incorrecto y peligroso. Las caricias del chico y la intensidad de los besos comienzan a aumentar, llegando casi al punto donde no pueden detener lo inevitable.

 

Su cálido aliento la estremece completamente, esas sensaciones y ese sentimiento donde su corazón pareciera salirse de su pecho. Anika lo sabe, eso no terminará nada bien, pero tampoco tiene la voluntad de detenerlo, las caricias de Ikuta son diferentes, son cálidas, delicadas y ese silencio que hay en la habitación le permite escuchar los latidos que salen del pecho de Toma. Pero como si el universo estuviera pendiente de aquel acto, manda una señal de “alto” disfrazado con el sonar del ringtone del celular de Anika, quien por fin parece tomar consciencia de lo que está pasando y se separa de Toma.

-Ah… ¿si?

-¿Anika? Soy Jin… ¿Estas ocupada?

-No ¿Qué sucede?

Anika voltea a ver a Toma con cierto dejo de pena al bajarse de la cama y caminar hasta el gran ventanal el cual abre y es recibida por una corriente de aire fresco, justo lo que necesita para bajar el calor del momento.

-Hoy tenemos una cita ¿Recuerdas?

-Ah… Respecto a eso, Jin…

-No aceptaré un no por respuesta…. Pasaré por ti a tu casa… Por cierto, ahí encontrarás una sorpresa.

-Akanishi… Pongamos claro una cosa……entre tú y yo…

                -…Existe algo especial y lo sabes… Sólo necesitas un empujón para aceptarlo

Anika se queda fría ante la declaración de Jin. Lo había dicho con tanta convicción, con tanta seguridad ¿Era tan notoria su reciente curiosidad por él? ¡No! ¿Qué demonios está pasando? Acaba de besarse con su mejor amigo, un chico de lo más misterioso está coqueteando con ella, aunque no quiere aceptarlo, le gusta la atención que recibe de su parte ¿No había dicho que concentraría en lo que en verdad importa?

-Jin, te agradezco mucho todas las atenciones que has tenido conmigo pero…

                -Pero nada… Esta noche, debes estar lista a las 7… y sé que no podrás decir que no… Ja ne

-¡¿Eh?!… ¡Akanishi!…

Jin cuelga dejando a una Anika bastante aturdida. ¡¿Qué carajo les pasa a los hombres?! ¿Creen que lo que ellos dicen se debe de hacer al pie de la letra? Aprieta con fuerza el celular y da un hondo respiro del aire frío del otoño. Al voltear ve a Toma recargado en el marco del ventanal, ya se había puesto un pantalón de mezclilla pero seguía semidesnudo de la parte superior. ¿Por qué dios? ¿Por qué tiene un amigo tan atractivo, cariñoso, perfecto?… ¡Ahí vas de nuevo Anika! ¿Qué carajo te pasa?

-¿Todo bien?

-Si, todo bien Toma-chan…

-¿Quién te habló?

-Jin…

-Te puso de mal humor, ne…

-Lo siento, últimamente no sé qué me pasa. Estoy de mal humor, todo me enfada, todo me enoja, principalmente si se trata de chicos…

-¿Estoy incluido?

-¡No! ¡Nunca Toma!

Anika se acerca rápidamente a toma para abrazarlo como si su amigo estuviera a punto de despedirse de ella. Ikuta hace lo mismo pero sus caricias tienen un toque diferente, ya que acaricia lentamente la cintura de Anika hasta llegar a sus caderas.

-Mmm… veo que has visitado Dunkin & Donuts con Massu…..

-¿Nandeyanen?

-Si… aquí puedo sentirlo… o_ó una dona con relleno de fresa… aquí una dona de chocolate… y aquí dos donas de maple…

Toma sigue manoseando las caderas de Anika mientras la mira con esos ojos traviesos, finalmente las manos del chico se acomodan en lo más “pachoncito” y le da una sonora nalgada a Anika.

-¡IKUTA TOMA MANO LARGA!

-Jajajajaja… ¡Eso te pasa por meterte desnuda a mi cama!

Toma sale corriendo al ver que Anika está a punto de patearle la entre pierna. Los dos amigos corren por todo el loft. Al parecer, ese momento subido de tono había pasado y Anika esperaba que ya no volviera a repetirse por seguridad de su amistad. Ama al Toma feliz, ama la sonrisa contagiosa, no puede permitir que vuelva a apagarse, no por su culpa.

Tanto Toma como Anika, al llegar a la planta baja del loft y comenzar a preparar el desayuno, no se percatan que la silueta de un hombre los observa desde el marco de la habitación de Ikuta.

**********

                -Siento que en cualquier momento la policía vendrá por nosotros =_=

-No quiero terminar en la cárcel TwT

-¡Ash! ¡Ya basta los dos! ¬¬ Dejen de lloriquear y escúchenme con mucha atención.

Mitzuki, Maru y Yassu, se encuentran frente  a un enorme edificio en una nueva zona de Roppongi Hills. Según las indicaciones de Jin, es ahí donde vive Yamashita. Después de estar una hora observando el ir y venir de las personas en dicho edificio, Mitzuki se había dado cuenta de un común denominador: Muchas chicas, demasiadas, eran las que entraban y salían. No era necesario ser muy inteligente para darse cuenta que eran Modelos y prostitutas de alta categoría.

-La entrada al edificio ha de estar controlada así que debemos aprovechar cuando un grupo de chicas llegue para entrar con ellas…

-Para ti será fácil, no hemos visto entrar a ningún chico

Dice Maruyama mientras se sienta en una jardinera en la acera. Yassu hace lo mismo pero con un notorio puchero de enfado.

-No me pongan peros y pongámonos en acción. Si llegan a preguntar, uno de ustedes es mi Pimp y el otro es el guarura u_ú

-¿Crees que Yassu pasa por pimp o guarura? ¬_-

-¡Maru! =o=

-¿Por qué siempre tienen que ser tan negativos? ¬¬ Grrr… ¡Maru! Tú serás el Pimp… ¡Yasu! Tú… Tú… o.ó

-TwT…

-¡Ya se me ocurrirá algo! U_ú Ya deja de lloriquear…

-TOT Mi-chan…

-¡Hey! ¡Ahí viene otro grupo!… ¡Vamos! ¡Move it! ¡Go! ¡Go!

Los tres amigos cruzan la calle y en un abrir y cerrar de ojos ya están detrás del grupo de chicas de diminutos vestidos brillantes. Al llegar al lobby del edificio, el grupo se desvía dejando sólo a Mitzuki y compañía, quienes siguen caminando rumbo al elevador, pero un elemento de seguridad del edificio los detiene.

-¿A cuál penthouse se dirigen?

-Al de Yamashita-sama n__n

Sonríe Mitzuki lo más natural y cautivadora posible.

-¿A quién debo anunciar?

-Él ya nos está esperando… Usted sabe que le gusta la discreción y…

-Ah, si… Yamashita-san ya había dicho que vendrían…

-n_n fufu…

-Pasen, no se preocupen… En el libro de visitas aparecerá como “servicio de catering”

-¡Gracias señor justicia! ¬______¬

Mitzuki le guiñe el ojo al elemento de seguridad y comienza a caminar cadenciosamente hasta el elevador. Cuando los tres ya están dentro y antes de que las puertas se cierren, pueden ver cómo los observa el señor, entre una mezcla de incredulidad, pena y repulsión.

-¿Eso fue necesario? ¬¬

-No sé de que hablas Maru ¬_-

-¡Zorreaste descaradamente con ese hombre! ¬o¬

-Y luego te preguntas por qué Tegoshi se molesta contigo…

-Yuya lo que tiene es que es un chico inseguro de si mismo Maruyama…

Desde hace varios días, Mitzuki y Tegoshi habían estado distanciados por las constantes peleas y el reciente “interés” del dicho por irse a estudiar a Kyoto con una beca promocionada en la clase de Nagase.

Mitzuki sabe a la perfección que el cambio tan radical en su relación se debe en parte por los problemas que su novio tiene con su hermana. Tantas veces le había repetido que se mantuviera al margen, que tarde que temprano iba a terminar embarrado de toda esa porquería.

Por eso ella elige seguir adelante. Si Tegoshi algún día quiere hablar, perfecto, ella con mucho gusto le dirá un par de cosas. Sí quiere seguir con esa actitud, Mitzuki no se va a encerrar en su habitación y llorar por su noviecito. Ella también tiene una vida que comenzó mucho antes de conocerlo.

Tiene aspiraciones y en este momento está decidida a conseguir esa beca a París y para conseguirla debe hacer todo lo que está en sus manos. Y el siguiente paso es hacer que ese Yamashita Tomohisa se doblegue ante ella.

-mitzu-chan… Lo lamento

-Déjate de mariconadas que tenemos mucho por hacer. No es momento de pensar en el amor u_ú.

Maru y Yassu se miran mutuamente. ¿Qué le pasa a Mitzuki? Siempre había sido tan positiva y trataba de arreglar las cosas hasta por el último medio posible ¿Sería que esa relación de 6 años, perfecta para todos, haya terminado?

El elevador se detiene en el número 13 (¿En verdad? ¿El número de mala suerte? ¡Perfecto!) y caminan los tres amigos caminan por un corto pasillo hasta toparse con una enorme puerta de perfecta madera blanca, imponente, con las manijas de… ¡¿Eso es Plata!?  ¿Es que ese Yamashita tenía que compensar algo a nivel sexual con tanta opulencia?

Pero la puerta sería sólo el inicio. Cuando ésta se abre, todo lo que había en ese departamento deja a Mitzuki con la boca abierta.

**********

Anika sale del departamento de Toma después de tener un desayuno nutritivo: 1kg de Hot Cakes, tocino y Malteadas de chocolate. Se siente pesada y no por el desayuno. Se siente bastante confundida por todo lo que está pasando. Al parecer, son esos días intensos dentro de sus conflictos personales, es bastante cansado, más que lidiar con su “don” sobrenatural. Es más, ni siquiera había prestado atención a esos asuntos. Claro que veía sombras que no debían estar ahí, claro que oía voces que la llamaban y claro que seguía teniendo pesadillas extrañas, pero ya tiene suficiente con los sucesos como el que acababa de suceder con Toma. Es cierto que, después de pasar la tención de ese beso y esas caricias, que no le desagradaron en lo absoluto, ahora lo medita con más profundidad.

Comienza a caminar sin rumbo alguno y cierra los ojos al sentir una ráfaga de aire que ya anuncia la llegada del invierno, y al parecer el mismo viento fue el que la deja en una cafetería cerca de la universidad. Todo lo que sucede con Ryo es más que suficiente para hacer que su vida amorosa sea complicada, además no puede jugar con Toma. Anika es una aficionada, por así decirlo, en el ámbito sentimental y su amigo está en otro nivel el cual ella no podría alcanzarlo en un millón de años. Además, está Akanishi y, por cierto, no entiende por qué demonios parece ser el indicado, con esa actitud seductora y a la vez se atreve a pensar que parece ser bastante sobreprotector con ella, y esas atenciones son de  esperarse  para ganar a cualquier chica.

Ese es el problema. Ella no es “cualquier” chica. Su vida no es precisamente el ejemplo de una chica común y corriente. Así que todo ese tipo de afecto y atenciones como las que le da ese individuo misterioso, hacen que se sienta nerviosa con su presencia y, sobretodo, atraída por esa aura enigmática. Después de beber su quinta taza de café… Bien, en realidad había perdido la cuenta de cuántos llevaba ese día, pero sin duda alguna hay bastante cafeína en sus sistema y aún así se siente adormecida y pesada. Sigue sin entender por qué, si su cansancio es emocional o es que el maldito día pinta para ser nublado y frío.

Enciende un cigarro, después de todo, sólo quiere matar el tiempo. Tiene un par de días que no se para en la universidad. Mitzuki parece ocupada en otras cosas que ni siquiera le ha preguntado sobre el avance del proyecto y Nagase no tarda en darle una buena zurra por no presentarse a su taller. Pero no quiere estar en ningún lado. Si, es eso, ningún lado le acomoda y, sobre todo, ninguna compañía.

Tras una bocanada de humo, se sienta cerca de una banquilla que está frente a la cafetería, mira prácticamente hacia ningún lado, sólo observando el ir y venir de los automóviles por la calle en un día tranquilo, de esos días en el que las personas no quieren salir de su casa. Al otro lado, una plazuela donde sobresalen unos árboles grandes y frondosos, que se mueven con tranquilidad, mecidos por el viento frío, casi helado, que la había llevado hasta ahí.

Suspira y sigue hundida en sus pensamientos: Toma… Jin… Ryo… Su hermano… Son demasiadas personas involucradas en su vida, y que decir que su vida es lo bastante defectuosa como para cargar con todo eso. A veces, extraña esos días de orfanato, cuando nadie más la tomaba en cuenta y ella parecía sentirse mejor, cuando parecía ser alguien invisible a la sociedad como lo son esos seres que veía todos los días en el ático y en los patios del orfanato.

Así todo era más fácil… ser la niña que le tocó ser, fue triste, pero más fácil.

La adulta que es ahora, no le gusta en lo absoluto, pero de nada le sirve estar pensando en el pasado, si es ese mismo pasado ahora en el presente, no la hace sentirse mejor. A veces solo quiere dejar de ser quien es y volverse realmente libre, desconocida para los demás… Invisible, intangible.

“Cuando me necesites, estaré ahí…”

Esas palabras retumban en sus oídos y en su mente, nublándole la mirada por las lágrimas que resbalan por sus mejillas. Recordar el orfanato le trae a la mente esas palabras y ese abrazo cálido que aquella persona le dio la última vez que se vieron, esa misma persona que le había hecho esa promesa.

-Baka… Así como te fuiste, yo también quisiera desaparecer…

Dice tras un suspiro entre dientes mientras agacha la mirada y observa la taza de café que todavía humeaba entre sus manos.

-¿Qué pensarías ahora, Subaru? Si me conocieras en estos momentos, si vieras en lo que me he convertido…

Tras un suspiro se recarga en el respaldo de la banca y vuelve a suspirar mientras sostiene con firmeza la taza de café, observando distraídamente hacia la calle donde los autos pasan sin cesar.

-Pensaría que… Ahora si me necesitas…

Esa voz.

Esa voz… ¿acaso? ¿Acaso se está volviendo loca? No había notado esa voz y tiene miedo de voltear hacia el otro extremo de la banca y presenciar aquella figura delgada que está sentada con una actitud despreocupada.

Esa misma persona que voltea a verla lentamente y le dedica una cálida sonrisa… ¿Acaso es una visión? De la sorpresa, la taza de café resbala de manos de Anika.

-No te compraré otro café~

Tras una sonrisa, vuelve su rostro hacia aquella calle frente a ellos, como si ese encuentro casual fuese algo continuo en sus vidas.

-… ¿Shibutani?

Anika siente que el alma se le va al pronunciar ese nombre mientras los labios le tiemblan ligeramente, entonces el aludido la observa con seriedad y suspira con cierto enfado.

-¡AHOKA! ¡¿Quién más puedo ser?!

Inmediatamente se pone de pie y entrecierra los ojos bufando con cierto enfado fingido.

-¡Tú!… ¡Tú!… ¡Subi!

Grita con cierta histeria y emoción como pocas veces suele hacerlo, ya que le cuesta trabajo ser efusiva. Se siente como Mitzuki, pero… ¡Qué diablos importa! Él está frente a ella y provoca que su corazón brinque de alegría, de esa que últimamente parece desconocer.

-¡¿Subi?!… ¡¿Qué carajo te hice para que me digas tan horrible?!

-¡Cállate Ahoka!

Anika le da una patada en la entrepierna  y después da un salto para abrazarlo fuertemente, casi al grado de sofocarlo.

-¡Argh! ¡Suéltame!

-¡¿Por qué no me llamaste?! ¡¿Por qué no me dijiste que vendrías?¡Pedazo de Animal!

Anika lo suelta y le da un zape en la cabeza con una enorme sonrisa dibujada en sus labios.

-¡Quería sorprenderte, mensa!… La última vez me dijiste que estarías bien… Pero ya veo que no puedes sobrevivir sin mí. ¡Tengo hambre!

-¡Vamos a comer entonces!

-¡No quiero ir a un restaurante…. ¡Quiero que cocines TÚ en compensación!

-¡Subaru! ¬¬

-¡Nada!… ¡Cocinar!… ¡Ahora!

Toma a Anika por el cuello de su chaqueta de piel y se la lleva arrastrando un par de metros, entre carcajadas de la chica y unos fingidos gritos de auxilio.

**********

Todo es lujo. Todo es blanco.

Mitzuki, quien desde siempre ha vivido una vida privilegiada, se queda con la boca abierta. Los recibe una ¡¿Mucama Francesa?! Por dios, Yamashita. Quien no les dice nada, simplemente los deja entrar y cierra la puerta tras de sí. ¿No se queda en el departamento?

Y vaya departamento. No tienen ninguna separación y es larguísimo. Consta de tres desniveles. En el primero se encuentra una costosa sala de la colección de Armani Casa modelo Caneletto en color marfil completamente de piel.   Alfombra en gama de colores claros y crema. Frente a la sala se encuentra un enorme centro de entretenimiento con una TV de Plasma, Home Theater, equipo de sonido digno de un estudio profesional

Un poco más adelante se encuentra una cocina integral totalmente de acero inoxidable ¿Ese chico cocina? Todo está impecablemente limpio y nuevo. Un comedor de 2 lugares está frente  a la cocina, la mesa es de cristal.  ¿Acaso Yamashita comerá en casa?

Todo está bellamente enmarcado por un ventanal de la misma longitud que el primer nivel del departamento, sin cortinas. Una sección del ventanal se abre automáticamente para dar paso a una terraza con una piscina infinita. ¡Damn! ¡Ese Yamashita si que sabe vivir!

En segundo nivel del departamento separado por tres escalones, se encuentra una sola habitación, Una cama, igualmente de Armani Casa en modelo Fuglia cuya base es una sola e imponente pieza de madera finamente tallada. Un tapete circular frente a la cama y un enorme espejo casi del tamaño de la pared, se sitúa frente a la cama. ¡Yamashita Pervertido!

El último nivel lo ocupa el lujoso baño. La bañera y el retrete son los únicos lugares “privados” separaciones hechas de mármol obscuro con tonalidades verdes y cafés. La regadera no existe, al presionar un botón, el agua cae desde el techo como si se tratara de una pequeña cascada, la ducha no tiene puerta. En medio del baño se encuentra una moderna tina cuadrada forrada de madera. Detrás se encuentra el tocador, también de mármol, cubierto por productos de belleza, perfumes. Y para culminar, el closet: impecable, del la longitud de la pared más grande del baño, todo está perfectamente separado por colores, por telas, por ropa de invierno, de primavera, zapatos, sneackers. ¡Maldito Yamashita Vanidoso!

-¡Estoy… SIN PALABRAS!

-Mitzuki… No deberías estar husmeando en el departamento del chico ó_o

Yassu se encuentra parado en la cocina, con miedo de romper algo. Contario a Mitzuki y Maruyama, quienes comienzan a revisar minuciosamente el lujoso departamento.

-Ese chico… No me da buena espina, Mitzuki. ¡Mira a tu alrededor! ¡Todo es perfecto! ¡Nadie es así!

-Debo admitir que me tiene impresionada o_ó pero ya estamos aquí y no me voy a ir hasta que Yamashita…

Y hablando del diablo… Yamashita aparece en la puerta totalmente sorprendido por ver a 3 extraños invadiendo su privacidad. Mitzuki corre desde el baño para recibirlo, dando pequeños brinquitos como si fuera una niña.

-¡O-KA-E-RI! ¿Quieres algo de tomar?

-¡¿PERO QUE CARAJO HACES TÚ AQUÍ?! ¡¿QUIÉNES SON ESOS DOS?!

-Ay… Pero que geniecito te cargas ¬_- de seguro es porque no has comido… Te prepararé algo para ver si tu super cocina en verdad funciona

Mitzuki se dirige alegremente a la cocina, Yamashita está a punto de ir por ella pero es abordado por los dos “guardaespaldas” de la chica.

-¿Así que tú eres Yamashita?

-¡Tu departamento es genial! ¿En cuánto te sale mantenerlo? ¿Es Eco-sustentable?

-¿Cuáles son tus medidas? Parece que tienes un poco de músculo debajo de la ropa…

-¿Por qué no utilizas un poco de color? ¡Estás muy pálido!

Maruyama y Shota rodeaban a Yamashita como un torbellino osakeño. Yamashita no puede creer lo que ve, lo que huele… ¿Cómo osa Mitzuki a traer dos completos extraños a su departamento? ¿Cómo carajo los dejaron entrar? Está a punto de perder el control cuando un olor dulzón y una voz insoportablemente fingida lo hacen voltear.

-¡Ah! Ya están aquí… ¿Ellos son el grupo con el que lo haremos esta noche?

Entra una escultural chica con un micro vestido entallado en color rojo carmesí, los zapatos superan los 12 cm con un tacón imposible. Su cabello castaño un tanto maltratado cae en su espalda. Hay algo extraño en esa chica. Si, es guapa, es exuberante, pero ese porte es tan falso como sus pestañas. Aunque toda la ropa, zapatos y accesorios son de marca, no engaña al ojo entrenado de Mitzuki. Esa chica no está acostumbrada al lujo y por eso exagera en su atuendo. Sin duda alguna una prostituta cualquiera.

-No, Abiru… Estas… personas ya se iban…

-Ah… Bien, porque te ya te iba a reclamar el por qué trajiste a chicos tan… insignificantes y de poca monta para nuestra fiestecita de esta noche…

Abiru se contonea hasta llegar a la cocina, no sin dejar de barrer con la mirada a Mitzuki y compañía. Si algo hay que no tolera, es que otra chica se sienta superior a alguien, especialmente si se está acostando con alguien que le da un ínfimo poder.

-Nos hemos acostado con mujeres mucho más… Guapas y con mejor cuerpo…

-¿Disculpa?

-Awww… ¿Te ofendí? Claro, la verdad siempre duele… ¿Ne?

Abiru mira a Mitzuki con asco acompañado de sarcasmo. Mitzuki encara a la chica y sonríe.

-No, querida. No me ofendiste… No tomo en serio los comentarios que vienen de una prostituta cualquiera que se rebaja sólo para conseguir un par de baratijas…

-¿A quién llamaste prostituta? ¡Pedazo de idiota!

-Awww… ¿Te ofendí? Claro… Es que la verdad siempre duele… ¿Ne cariño?

Mitzuki contraataca con la misma saña y sarcasmo. Ninguna mujerzuela va a hablar de tal manera. Abiru empuja a Mitzuki y la mira con odio. Pero no se queda tranquila, toma una copa de vino tinto que se había servido con anterioridad y se la arroja a Mitzuki directamente al rostro.

Lo que sigue es una verdadera Cat Fight. Empujones, arañazos, gritos, chillidos, cosas rotas…

Por un momento, toda esta situación le parece divertida. Pero cuando comienza a oír a esas dos chicas pelear, gritar como histéricas y aquellos dos extraños hurgando por su departamento, la furia invade a Yamashita.  Agarra fácilmente a los dos “afeminados” por el cuello, Maru y Yassu comienzan a patalear y a gritar tal como Abiru y Mitzuki. Con un movimiento simple los saca del departamento.

Cuando las dos histéricas chicas se dan cuenta de esto, Abiru se ríe y Mitzuki comienza a gritar incoherencias y reproches. La otra chica, amiga de Yuu, sólo observa la escena con los ojos abiertos, sin tomar partido. Yamashita la mira para después acercarse y decirle:

-Toma tus cosas y vete… ¡Ya!

Asustada, la chica en cuestión recoge su vestido y zapatos para salir rápidamente del lujoso departamento. Maru y Yassu, los “afeminados”, intentan entrar de nuevo, pero Tomohisa avienta a Ryuhei quien cae de golpe. Con una mueca de total enfado, Yamashita cierra la puerta dejándolos gritando y tratando de derribarla.

Por su parte, Mitzuki está como loca, gritando, tratando de poner en su lugar a Abiru pero esta no se queda atrás. Le grita a todo el mundo y se atreve a gritarle a Yamashita, que si se está metiendo con Mitzuki, que si el lanzar a sus amigos fue exagerado…

¡Todo son gritos y groserías entre Mitzuki y Abiru! ¡Todo son reclamos! Que si la clase, que si careces de estilo, que si eres una puta, que si eres una arrastrada. Yuu no aguanta más y se lanza sobre el cabello de Mitzuki y la jala con todas sus fuerzas, esta grita y responde de la misma manera, olvidando las clases de defensa personal que había recibido por parte del Anika. Parecen dos gatas salvajes, arañándose, mordiéndose y decididas a quedarse con un mechón de cabello de su rival.

Yamashita está absorto, no puede creer lo que se está sucediendo en su departamento, en su santuario, que había creado para vivir tranquilamente y ahora está hecho un desastre con obras de arte moderno hechas añicos, con sus cosas tiradas en el suelo… ¿Esas dos chicas insignificantes se están peleando por él? Tomohisa reacciona y comienza a ser él mismo. Con voz firme, en tono seco y alto, se hace escuchar encima de los estridentes chillidos de las chicas.

-¡Yuu! ¡Ve a la recámara!

-¡Esta imbécil perfumada va a morir!

-¡Perfume y un buen baño es lo que tú necesitas ¡ ¡Zorra!

-¡Argh! ¡¿A quién le dices zorra?! ¡TÚ eres la que está acosando a un hombre que te ignora!

-¡Tú eres la zorra! Porque te vendes y haces cosas asquerosas por…No sé ¿Comida? ¿Una botella de alcohol barato del supermercado?

Abiru vuelve a abalanzarse sobre Mitzuki para golpearla de nuevo, ésta la espera quitándose unos mechones de la cara de su, hasta hace unos momentos, perfecto cabello y ponerse en una posición de defensa bastante ridícula. Sin darse cuenta que Yamashita suelta una disimulada carcajada. Antes de que la “Cat Fight” comenzara de nuevo. Tomohisa toma de la cintura a Abiru.

-¡A LA HABITACIÓN! ¡YA!

-¡PERO ES QUE ESTA P…!

-¡AHORA YUU!

Abiru mira a Mitzuki por última vez, con odio, con desprecio y voltea para mirar a Yamashita de la misma manera. Se va a la habitación cerrando de golpe la puerta. Ya se encargará de ella después.

-¡Perfecto! ¡Ya era hora de que hicieras algo con esa… mujer! Yamashita-Kun..

Dice Mitzuki mientras se arregla el cabello en frente enorme espejo situado arriba de la chimenea, se arregla su costoso vestido. El aludido no puede dejar de mirarla y pasa uno de sus dedos por sus labios.

-Ahora abre la puerta a mis amigos

-Vienes a mi departamento a entrometerte y todavía te atreves a darme órdenes…

Se escuchan los gritos de Maruyama y Shota, quienes aún siguen golpeando la puerta. Por sus voces se escuchan más angustiados porque ya no se logran oír los gritos de la pelea.

-¡¿Estás bien Mitchi?!

-¡Mitzuki, contestanos!

-¡Hey, tú! ¡Fulano de los Ojos muertos! ¡Ábrenos!

-¡Nos vamos a llevar a Mitzuki! ¡No le hagas nada!

Yamashita cierra fuertemente los ojos para no perder el control y acabar ahora mismo con esos dos entrometidos.

-No es entrometerme. Te hice un favor… En serio que, que gustos tan nefastos tienes para las mujeres… Esa tipa… esa… asco. En verdad, estoy segurísima que te contagió algo… ¡Chancro voraz! ¡Tienes chancro voraz en el tamagochi!… ¡Asco! ¿Yuu? ¿Qué nombre de teibolera es ese?

-¿Si? ¿Me hiciste un favor?… ¿Qué quieres?…

Mitzuki sonríe como si no hubiera pasado absolutamente nada y se sienta en el enorme sillón de piel blanco que está justo frente al majestuoso ventanal de la sala, dejando que sus amigos sigan gritando angustiados por ella. Yamashita se mantiene de pie con los brazos cruzados.

-Sólo vengo por tu confirmación, que aceptes participar en mi desfile. Vas a ser mi modelo principal. A eso vengo…

-Mmmm… Ya veo. A ver, dime si estoy bien. Nos conocimos hace unos meses, me dijiste esas mismas estupideces, nos hemos visto en UNA SOLA OCASIÓN, la cual por cierto, fue esa misma vez que nos conocimos… Gracias al imbécil de Jin obtuviste mis números privados, me saturas con mensajes TODOS los días, y supongo que diste con mi departamento porque él te dio mi dirección… ¿Y todo esto lo haces por un estúpido desfile?

Yamashita la mira directamente a los ojos, soltando todo ese veneno, esa acidez que lo caracteriza. Mitzuki se levanta indignada.

-¡POR SUPUESTO! ¡Eres un imbécil Arrogante!… ¡Ah! ¡Pero cómo no me di cuenta antes! ¡De seguro crees que me gustas!

-¡¿IMBÉCIL ARROGANTE?!… Si, si lo soy…

Yamashita se queda pensando un momento. Piensa si debe arrastrarla por los cabellos hasta la puerta, o simplemente debe empujarla. Pero de repente, mira su rostro, su seguridad, su temple y piensa en algo, que está seguro que no podrá soportar. Suelta una carcajada.

-Esta bien… Mitchi-chan… Voy a ser tu modelo… ¿Qué hacemos? ¿Tomarás mis medidas aquí? ¿Voy a tu taller?… Indícame ¿Qué hago?

El rostro de Mitzuki se ilumina y muestra una mirada triunfante. Su objetivo principal se había cumplido, lo que se había propuesto lo logró con éxito. Adopta una pose profesional, esa que ha practicado miles de veces frente al espejo y le queda muy bien.

-De acuerdo, Yamashita-kun. Yo te llamaré para ponernos de acuerdo

Toma su bolsa y se dirige a la puerta. Yamashita ríe hasta el punto de estallar en carcajadas.

-Te acompaño… Mitchi-chan…

-Claro, gracias..

Ahora Mitzuki es la arrogante. Se abre camino con sus altos tacones, contoneándose al caminar, dando pasos firmas y lanza la que cree que es su estocada final.

-¡Nos vemos Yuu! ¡Besitos!

Pero cuando alcanza a abrir un poco la puerta, Yamashita la detiene y vuelve a cerrarla de golpe. Ryuhei y Shota comienzan a gritar de nuevo.

-¡Te advertimos que estamos llamando a seguridad! ¡Tienes a una chica secuestrada en contra de su voluntad!

-¡¿Ah, si?! Una chica que entró por sus propios pies al edificio, a MI departamento, acompañada de dos tipos que comenzaron a husmear en MI privacidad. No, no creo que sea secuestro, al contrario, es ALLANAMIENTO EN PROPIEDAD PRIVADA, y por eso la tengo aquí, esperando a las autoridades. ¡Si finalmente se callan, ella sale! ¡De lo contrario, olvídenlo! ¡No quiero un solo ruido!

Se escuchan los murmullos de Maru y Yassu, secreteándose asustados. Mitzuki va a comenzar a gritar y quejarse, pero Yamashita la voltea para quedar frente a frente. La acorrala contra la puerta. Con una mano junta sus dos brazos, ahora se han terminado las payasadas. Rostro con rostro, su respiración se empieza a agitar y las pupilas de Mitzuki se dilatan. Siente miedo, reacciona e intenta patearle los genitales, pero Tomohisa la bloquea con una pierna. La chica comienza a retorcerse y a gritar.

-Calla…

Yamashita lo dice suave casi susurrando.

-No te voy a hacer nada niñita… No tienes idea de nada…. Vas y tomas lo que quieres, porque simplemente crees que te lo mereces… ¿Me quieres? Está bien, pero… ¿Qué me darás a cambio?… No hago NADA gratis…

Mitzuki comienza a balbucear, asustada. Con mano temblorosa, busca algo en su bolso.

-E-Este… Déjame sacar mí… cartera…. Te haré un cheque…

-¿Un cheque?… ¿En verdad crees que con un cheque me vas a comprar?… ¿Cuánto me vas a dar?

-Lo… Lo que pidas…

-No, no no… NO quiero dinero…

Yamashita comienza a acercarse al cabello castaño de Mitzuki, a su cuello. Comienza a respirar su aroma: utiliza J’adore de Christian Dior desde hace años ¿Tal vez algún regalo de alguien querido? Inhala profundamente, era delicioso como se mezclaba su perfume con esa sensación latente

-Miedo… Me gusta ese aroma…

-De-deja de olerme… Pervertido..

-Jajaja… ¿Pervertido? ¿Yo, pervertido?… Sí, si soy lo bastante “Pervertido”, pero no creo en ese concepto tan limitante, yo lo llamo ser libre.

La habitación se llena con la risa de Yamashita. Empieza a agarrar un mechón del cabello de Mitzuki que tiene sobre su pálido rostro y lo desliza suavemente entre sus dedos.

-Lindo cabello… ¿Se te pega al cuerpo con el sudor?

Mitzuki comienza a insultarlo, a gritar que la deje en paz y Tomohisa no hace más que reírse

-Fíjate que entre todas las libertades que me permito, que son muchas por cierto, me falta una por cumplir… Aún no he tenido sexo en… Un Jeep, en el estacionamiento de un lugar llamado “Mandala” ¿Lo conoces?… Deseo tener sexo asqueroso y aburrido por cierto…

Yamashita se carcajea, Mitzuki se tensa y abre los ojos sorprendida, hasta puede decirse que las lágrimas amenazan con salir.

-Aunque tengo la sensación de ya haber experimentado eso… ¡Ah, si!… Fue la noche en que nos conocimos ¿Te acuerdas, verdad?… Tú… Tú estabas con un… chico tan afeminado, un IDIOTA total… Supongo que era tu… ¿Novio?… ¿No adivinas? Yo estaba en la Hummer de al lado y… sí… vi TODO el numerito… Ew, asco, cómo dices tú…Terrible por cierto, qué imbécil tienes por novio, déjame decirte.

Las carcajadas de Yamashita no se hacen esperar. Mitzuki no dice nada, sus ojos están muy abiertos, su respiración es agitada, su pecho se mueve de arriba abajo y los latidos de su corazón están al mil por ciento. Parece un conejillo asustado. Eso excita a Yamashita, y eso le causa risa. Se le acerca más y se inclina para alcanzar el rostro de Mitzuki, muy, muy de cerca. Sus labios casi rozan y puede oler su aliento a pastillas de Naranja Tic Tac.

-Este es el trato… ¿Quieres que sea tu modelo? Está bien, pero a cambio te quiero a ti, quiero tu cuerpo por adelantado, antes que cualquier estupidez de diseñadora, te quiero a ti. Si aceptas, voy a modelar tu ropa y sólo la que me guste. Por cada ensaño o cosa que me pidas, tú serás el pago… No doy nada gratis, niñita, y mucho menos hago obras de caridad. Si quieres, ese es el trato. No te voy a obligar a nada, pero tampoco voy a hacer algo sin algo a cambio.

-Pero…

Yamashita le regala la sonrisa más fría que tiene y la suelta de golpe.

-Te puedes ir… Tus amiguitos te esperan…. Y recuerda, ni un mensaje, ni una llamada más, de lo contrario, me puedo equivocar y puedo pasar a cobrar. Si aceptas, ya tienes mi número. Con un solo mensaje que siga “si”, es suficiente, no tienes que poner todas esas caras estúpidas que siempre poner…

-¡Ya habías dicho que si!

-Y te lo sostengo. Pero tú serás mi paga. Y ya vete, no intentes regatear o mandarme al idiota de Akanishi, porque de nada te va a servir.

Tomohisa la toma del brazo, abre la puerta y la avienta con sus amigos.

-Llévensela antes de que pase algo…

Ryuhei y Shota no dicen nada, sólo se quedan mirando y afirman con la cabeza. Yamashita cierra la puerta, toca sus labios de nueva cuenta y suelta a reír. Se acerca a su sillón favorito para sentarse a pensar. Cualquiera de las dos decisiones que ella tome, él tendrá las de ganar. ¿Si llegara a aceptar? Nunca lo había pensado, ni la había volteado a ver más allá de la loca de las llamadas. No está nada mal, aunque cree que va a tener que enseñarle MUCHAS cosas si sigue con ese acoso. Pero… ¿Qué es lo que realmente quiere? ¿Qué acepte o no?

Abiru sale de la habitación con una enorme y seductora sonrisa.

-No puedo creer que hicieras eso..

-¿Qué?

Yamashita sonríe victoriosamente

-Hacerle tal propuesta… Esa idiota no sabe ni lo que quiere y mucho menos sabe en lo que se está metiendo… No sabe lo que eres en realidad… ¡Es más! Te aseguro que no ha de creer en los mitos que girar en lo que eres… ¡¿Y todavía le propones que sea tu amante?!

-¿Te da miedo que sea mucho mejor que tú?

Yamashita se ríe de forma burlona y ella responde de igual forma.

-Jamás… Mejor que yo, ninguna. Puedes invitarla y si es digna como crees, podríamos jugar los tres…

Abiru se acerca de forma sigilosa, de esa forma que sabe que le encanta a Tomohisa. Pone la mano sobre su mejilla y él tiembla de deseo. Ella vuelve a reír. Lentamente se desnuda y sube a horcajadas encima de Yamashita, quien se levanta un poco para bajar sus pantalones y bóxer, y justo ahí, tomarla fuertemente, duro, salvaje. Animal.

Se olvida de Mitzuki y los problemas que ella conlleva, se olvida de amantes, de mitos y también se olvida de verdades.

*********

Subaru y Anika llegan a la casa de está. Cuando abre la puerta, Akuma es quien les da la bienvenida. Es todo un espectáculo verlo correr a la puerta, aunque es un pitbull bastante musculoso, se mueve con mucha agilidad.

-¡Hola Akuma! ¿Me extrañaste?

Anika se pone de cuclillas para poder acariciar a su amado perro. En respuesta este mueve su diminuta cola y la llena de besos de lengua. Un grueso ladrido  termina con el saludo.

-Tienes el rostro totalmente lleno de baba de perro =_=

-¿Quieres que te de un beso, Subaru? ¬____¬

-¡Aléjate de mi Ahoka!

Subaru hace una mueca de asco y Anika sólo se carcajea. Los dos entran a la casa la cual está totalmente vacía. Tegoshi de nueva cuenta no está.

-¿Y tu hermanito?

-No tengo ni la más remota idea…

Camina a la cocina para poner sobre la mesa todo lo que compraron para la comida que prepararía para Subaru. Voltea al piso para ver los platos de comida y agua de Akuma y estos están completamente vacíos.

-¡Tegoshi!

-¿Qué sucede, Anika?

-El muy… No le dejó comida y agua a Akuma… Yo le dejé en la mañana y él no pudo ponerle absolutamente nada…

Un tanto molesta, llena los platos de acero vacíos. Akuma, quien se coloca a un lado de Anika la observa tranquilamente, sus ojos azul y verde tratan de decirle que todo está bien.

-¿Tienes problemas con Tegoshi?

-Algo así…

Acaricia a Akuma y después va a lavarse las manos para comenzar a preparar la comida.

-No sé qué es lo que le pasa últimamente… Es como… Como si no quisiera en el mismo lugar en el que estoy…

-Tu hermano siempre ha sido un idiota…

Subaru se sienta en una de las sillas del mini comedor y prende un cigarro. Anika sólo sonríe de lado y comienza a cortar verduras y carne. Hará estofado, el favorito de su amigo.

-También yo he tenido algo de culpa… No es fácil lidiar con alguien como yo… No después de mis… Accidentes….

-¡Esas son tonterías!

-No lo son…

-Cómo quieras…. Pero desde un principio te dije que Yuya no estaba muy feliz contigo invadiendo su hogar y su familia… De mí te acordarás cuando un día de estos termine reclamándote por TODOS sus estúpidos problemas

Anika sigue preparando el estofado. Tiene miedo de preguntarle a Subaru qué más es lo que ha “visto” respecto a Tegoshi. Sabe perfectamente que todo lo que dice, de alguna u otra forma, termina sucediendo tal como lo predice.

-No quiero hacerte sentir mal Anika… Pero quiero que sepas que…

-Lo sé Subaru…

-Solo que nunca he confiado en él… Tus padres siempre fueron amorosos por igual, nunca he comprendido por qué se sentía celoso de ti

-¿Tal vez porque pasaba mucho tiempo con mi padre arreglando el camaro?

-¡Qué va! ¡No lo arreglaba porque es un marica que no le gusta ensuciarse las manos!

Subaru suelta una fuerte carcajada y Anika no puede evitar reaccionar de la misma manera. Tegoshi nunca ha sido el chico más varonil de todos y le disgustaba cada que su padre le pedía realizar una actividad que significara un esfuerzo o el peligro de lastimarse.

-¿Qué más ha pasado en tu caótica, psicótica y loca vida? No te veo desde que saliste de ese “hospital del horror”

-No mucho… Ya sabes…

-¿Un chico?

-En realidad… Dos…

-¿Guapos?

-Diferentes…

-¿Ya te acostaste con alguno de ellos?

-¡No!

-¡Entonces comienza a contarme!

-Primero conocí a Jin Akanishi, un chico muy galante, educado y atento…

-Un marica cualquiera…

-¡No! Jajaja… En verdad me agrada bastante. Es muy misterioso y creo que eso es lo que me llama mucho la atención. Sus ojos…

-¡¿No me digas que estás enamorada de él sólo por sus lindos ojos pispiretos?!

-¡No baboso! ¡No estoy enamorada de él!

-Ok, ok… ¿Quién es el chico misterioso número dos que te quita el sueño cual adolescente calenturienta?

-¡Sigue así y no te preparo de comer!

Anika le lanza una cebolla a Subaru y este la atrapa fácilmente.

-Ok… No más burlas. ¿Quién es el otro chico?

-Hiroki Narimiya… Es totalmente extraño. Lo conocí en la vieja tienda del señor Yamada. Para empezar comenzó a olfatearme y esa sonrisa… ¡Nunca había visto a alguien con esa sonrisa!

-Eso no fue lo que te llamó la atención… ¿Cierto?

-No… Fue por algo más… Especial…

Si fuera otra persona su acompañante, no dudaría en dejar el asunto así, pero con Subaru siempre se siente en total libertad de hablar de todas aquellas cosas sobrenaturales que nadie creería.

-¿Qué viste en él?

-Un lobo…

-¿Un elemental?

-No lo sé… No parecía uno de ellos. De hecho… El grupo con el que estaba… Todos tenían lobos a su lado. Yo podía… Escuchar las pláticas entre ellos…

-¡Hombres Lobos!

-¡No!… Bueno… si… ¡No sé! Fue muy extraño…

-No podían ser hombres lobos…

-¡¿Acaso has visto a alguno?!

-No… Pero el que tú seas capaz de ver  fantasmas, demonios, vampiros… Me hace pensar que tal vez si existan otros seres… Vamos Anika… Tú misma eres una rareza de la naturaleza ¬_-

-¡Y tú también eres una rareza de la naturaleza! ¬¬

-Al menos yo no veo gente muerta…

-Tú vez cuando la gente se va a morir…

-Y a ti te visitan cuando ya se mueren…

Los dos chicos se miran fijamente para después soltarse a reír. Desde el orfanato siempre se decían ese tipo de “insultos”, pero no lo decían con afán de ofenderse mutuamente, simplemente es una broma privada entre dos freaks incomprendidos por sus dones (o maldiciones).

La comida transcurre en paz y hasta hay espacio para el postre. Los dos amigos terminan de limpiar la cocina y terminan por instalarse en la sala para platicar mientras beben una cerveza. Entre pláticas y bromas, pasan las horas y ya son las 7 de la tarde.

-¿No irás a trabajar?

-Hoy no, tengo la noche libre

-Entonces… ¿Te tengo para mí solito? ¬___¬

-¡Oh! ¿Me llevarás por el camino de la perdición y la lujuria?

-Bien sabes que sí…

-Ah… No lo sé… Yo soy una chica casta y pura…

De nuevo una explosión de carcajadas. Pero el ambiente relajado se ve interrumpido por el timbre de la puerta.

-¿Estás esperando a alguien?

-No, a lo mejor es alguno de los chicos.

Anika se levanta y se dirige a la puerta. Al abrirla, ahí está él. Tan galante, tan atractivo, oliendo delicioso. Cuando la ve, una sonrisa enorme se dibuja en sus labios.

-¡Jin! ¡Que… Sorpresa! ¿Qué te trae por aquí?

-¿No me digas que lo olvidaste…?

-Eh…

-Tenemos una cita…

-¡Cierto! ¡Lo siento Jin! ¡Lo olvidé por completo!

-No te preocupes… Puedo esperar a que te arregles…

-Etto…

-¿Qué pasa pequeña?

-En este momento estoy con  un amigo a quien no veía en mucho tiempo y…

-¿Quién es Anika?

Subaru se coloca detrás de Anika y mira fijamente al chico que tienen enfrente. No le gusta. Definitivamente hay algo que no le gusta de ese chico, pero ¿Qué será?

-Ah… Te presento a Jin Akanishi… Jin, te presento a Subaru Shibutani… Uno de mis mejores amigos, mi hermano de orfanato.

Anika entrelaza su brazo con el de Subaru y se le dibuja una enorme sonrisa al presentar a Subaru.

-¡Vaya! El famosísimo Subaru Shibutani… Por fin nos conocemos. Anika me ha contado muchas cosas sobre ti.

-Espero que sean cosas buenas…

Los dos chicos estrechan la mano. Subaru inmediatamente siente ese mareo que llega antes de tener una de esas visiones, la cual se hace inminente: peligro, muerte, sangre, cacería, Anika. Ese chico desea la sangre de Anika. Todo el cuerpo de Subaru se tensa y Anika se da cuenta de ello

-¿Qué pasa Subaru? ¿Te sientes mal?

-Estoy bien, Anika… Sólo me cayó mal tu comida, es todo

Voltea a verla y con la mano libre le alborota el cabello cariñosamente. No puede dejar que se dé cuenta que tuvo una visión y bastante desagradable que la incluye. Definitivamente ese chico es un vampiro, pero ¿Será el mismo que solía visitarla de pequeña? ¿Será otro? ¿Cómo es que ella no se ha dado cuenta? ¡Maldita sea la hora que comenzó a consumir esos medicamentos!

-¡Ahoka!

-¿Entonces interrumpo algo?

La voz rasposa de Jin vuelve a captar la atención de Anika.

-Verás…

-No, de hecho… Ya me tengo que ir.

-¿Tan pronto? ¿No me ibas a llevar por el camino de la perdición?

-Claro que si… Hay alguien que quiero que conozcas, es una chica que es reportera.

-¡Es tu  novia!

-¡No! ¡Es mi mascota! U_ú ¿Qué les parece si tú y Akanishi nos acompañan en la noche a tomar unos tragos? Claro, si no interrumpen sus planes…

Subaru voltea a ver a Jin directamente a los ojos. Akanishi sonríe, sospecha que Subaru oculta sus verdaderas intensiones.

-Si Anika así lo desea… Yo encantado…

-No se diga más. ¡Esta noche a las 12! La dirección se la mandaré a Anika al móvil.

-No puedo esperar…

Un brillo aparece en los ojos castaños de Jin, un brillo ambiguo entre amenaza y curiosidad.

-Anika ¿Podrías traerme por favor mi chamarra? La dejé en la cocina

-¿Ya te vas tan rápido?

-Si, creo que es hora de que me vaya… Anda…

Le pellizca la nariz y Anika le patea la pantorrilla para después dirigirse a la cocina. Cuando la chica sale del campo de visión de Anika, la sonrisa de Subaru se borra y voltea de nueva cuenta hacia Akanishi.

-Así que te diste cuenta…

-No tengo claras todavía tus intensiones pero… No voy a permitir que le hagas daño…

-Interesante el don que tienes… ¿Qué fue lo que viste?

-Lo suficiente para acabar con tus planes

-¿Crees que ella te creerá?

Subaru se acerca peligrosamente a Jin, quedando frente a frente. No deja de mirarlo a los ojos

-Siempre lo hace… En esta llevas las de perder Akanishi.  Vigilaré tus pasos… Y ni se te ocurra tratar de hacer algo en mi contra… Porque sabré cuáles son tus planes

-Definitivamente eres un ser interesante…

-Por el momento no le diré nada a Anika… pero si veo que por tu culpa ella sufre…

-¿Qué harás Shibutani?

-Ya no te será tan fácil escapar de los cazadores…

En ese momento llega Anika con la chamarra de Subaru y mira a los dos chicos sonriendo como si fueran los grandes amigos.

-Entonces… ¿Te veré en la noche, Subaru?

-Así es enana… Te quiero con un vestido entallado y con escote

-Buscaré el que grite “prostituta” jajajaja…

-Fue un placer Akanishi…

Subaru le estrecha la mano con firmeza y Jin responde de la misma manera.

-El gusto es mío Shibutani

Subaru besa la frente de Anika antes de salir de la casa. No hace ningún movimiento amenazante a Akanishi, quien sigue manteniendo su sonrisa amigable.

-Tu amigo me cayó muy bien

-Lo amo, me ha ayudado a superar tantas cosas

-¿Puedo pasar?

-Por supuesto, adelante

Anika y Jin entran a la casa y lo invita a sentarse. Akanishi traía oculta detrás de él, una caja negra adornada con un listón dorado y la leyenda PRADA en el mismo color.

-¿Y esa caja?

-Tu atuendo para esta noche

-¡Akanishi, No!

-Prometiste que esta noche saldríamos… Y estoy ansioso por terminar de escuchar el resto de tu historia.

 

40 comentarios sobre “My Inmortal cap. 14

  1. INCREIBLE!!!!!!!!!! anego eres una gran escritora!!! de verdad en cada capitulo haces que quiera leer más ymás!!!!! sigue asi onegaii y danos mas capitulos tan buenos y mejores!!!! arigatou !!!!!

  2. uaaa¡¡¡ me ha encantado, sigue por favor te lo pido¡¡¡¡ Cada capítulo engancha más que el anterior¡¡¡¡ y lo de las entrevistas también me han encantado. Por favor no dejes de escribir y muchísimas gracias por escribir esta historia.

  3. Panda!!! xq me dejas asi no es justo u.u genial jajaja recien termino de leerlo y son las 3 de la mañana pero esque esta demasiado bueno este capitulo!!!! quiero, necesito mas!!
    Gracias por seguir escribiendo, de verdad cada vez se pone mejor esto *__*

  4. Pandaaa ya te extrañaba a ti y a los caps, pero, estoy tan feliz ahora :B cada capitulo que escribes nos deja con ansias de más, espero poder seguir siendo fiel a “My Inmortal”. Mis mejores deseos para ti🙂

  5. Por fin…. después de tantos meses de rastreo por la red por fin encuentro el cap 13 y 14 de My Inmortal….Hello Pandita…nos abandonaste por Doramaniacas pero gracias a Dios te he encontrado jejeje me hacía falta mi dosis de Anika, Jin , Toma, Ryo, Mitsuki, Tomoshita.

    Esperaré el próximo capítulo…

    1. Muchas gracias lulu!
      gracias a ti por seguir al pendiente de My inmortal!
      espero seguir contando con tu paciencia y tiempo!
      y si me puedes ayudar a avisar que ya ando por acá con todas las chicas doramaniacas te lo agradeceré enormemente!
      un beso!

  6. uyyyyyyyy..demasiado genial, ya espero el proximo capitulo, igual me encantaría es que ryo se quedara con anika, por favor, hacen una tan linda pareja.

    1. Gracias por comentar Hitomi!
      Ahhhh si el Ryoka es una pareja interesante y debo decir que tiene un lugar especial en mi negro y marchito kokoro…. pero es desgastante escribir sobre ellos jajaja tanto amor, tanta pasión, tanta intensidad…. ¿qué sería del Ryoka sin esas características, ne?

    1. Hola Katherine!
      Gracias gracias por todos tus comentarios!! en verdad me animas a seguir escribiendo, pero en esté último semestre he andado muy muy ocupada con mi trabajo y la maestría por lo que me tardo en sacar los siguientes capítulos! Pero eso no quiere decir que he dejado de lado a My Inmortal, en la parte derecha del blog, puedes encontrar muchos trabajos relacionados como : Oneshots, “Episodios” del antes de la historia, Entrevistas y demás cosas, así que sin My Inmortal ¡No te quedas! jajajaja Te invito a que cheques dichas secciones (MY INMORTAL: ONESHOTS, MY INMORTAL: PRELUDE, MY INMORTAL: INTERVIEW, y las que sigan) también te invito a que me sigas por tuiter: @MyInmortal_fic y espero volver a sacar un facebook (ya me lo han borrado en 2 ocasiones jajaja)

      Gracias y seguimos en contacto!

  7. 😀
    he leido my-immortal 2 veces!
    me encanta!
    yo no tengo facebook lo desactive por problemas (solo por me gusta el rock me insultaban y me mandaban mensajes horribles)
    pero estare pendiente🙂
    SUERTE!

    1. ¡Qué valor que hayas leído dos veces my inmortal! jajajajaj Creeme que trabajo día a día para hacer de esta historia algo que valga la pena leer. TODAS tus ideas me ayudan como no tienes una idea… Así que sigo trabajando aunque no se note mucho… GRACIAS POR TODO!

    1. Jajajajaja ¿Por qué no te cae bien Ryo? jajajaja Sólo porque es POQUITIN OBSESIVO con anika y un tanto mal geniudo jajajaja… A mi erika me cae tan mal jajajajaja

  8. Jajajaja!!!
    Ryo es un … PUTO jajajajajaja
    si enserio gracias me gusta leer y esta historia me impacto!
    les hable a mis amigas de esta historia y la estan leyendo y les encanta
    una pregunta
    Mitzuki y Tegoshi volveran a estar juntos?
    veras que te contestare rapido, es que me paso todo el dia hasta que venga el sueno leyendo🙂

    1. Ahhh no se tal vez si tal vez no…. tal vez llegue alguien más guapo y varonil que tegoshi jajajajajaja….. TODO puede suceder….. tanto Anika como Mitzuki tendrán muuuuchos pretendientes… tal vez los que menos te imaginas!

  9. hola panda, soy amiga de katherine ella me hablo de tu historia muy buena me gusta pero ayuda a mi amiga esta tratando de descargar tu historia para su IPAD2 y seguir leyendo
    en almuerzo lee y lee tu historia
    cuando un maestro no llega a la clase me volteo y ella leyendo my inmortal jajajajajaja
    ayudala ayudala jajajajaja
    katherine te quiero amiga pero sabes que Ryo se parece a tu novio….. i knw u will kill me but it true🙂

    1. Hola Emily!
      Gracias por comentar! O_O pues descargar… eh…. ¿Quieren los archivos en word? jajajajajaj creeme que esto de la tecnología no se me da muy bien jajajajaja…. Gracias por leer My Inmortal a todas horas! jajaja bueno haré lo posible para que lo descarguen. ¿El novio de katherine es como ryo? ¡Qué envidia! jajajaja saludos

    1. Jajajjajaa gracias! en verdad me motivas al saber que te encanta mi historia! Sigo trabajando para darles mas sorpresas! estén al pendiente porque para el 4to. aniversario, tendré un concurso! Y regalaré algo de cierto personaje!

  10. Waaaaaaa porfin te reencuentro Panda!!!
    te perdi el rastro cuando dejaste de publicar en DMS pero siiii por fin… Omooo este capi estuvo de lo mas genial, Cuando publicaras el siguiente ahh??

    1. Murruguita de mi vida!
      Gomen! jajajajaja pero aquí ya estoy!
      Bien, como sabes siempre me tardo en publicar (pero más en escribir) los capítulos. Actualmente me encuentro en un momento de sequía (y mucho trabajo) poer lo que me cuesta un poco el seguir con el capítulo 15. Pero como puedes darte cuenta, estoy publicando varias cosas sobre My inmortal para que tengas qué leer: entrevistas a los personajes, diarios, lados b… de todo!

      También te invito que si quieres participar con fanwork no dudes en hacerlo!

      Un abrazo y un beso!

  11. No te preocupes… estaremos al pendiente cuando publiques otro capi… y veras que sera genial como todo lo que escribes… Te mando un saludo y un fuerte abrazo…. ^^!!
    Daré un vistazo a tu blog ( se que estare hasta altas horas de la madrugada aki entretenida) leyendo todo lo que aqui tienes😀
    Bye Bye y hasta prontiux !!

¡Muchas Gracias por leer My Inmortal!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s