My Inmortal Cap. 01

*…La vida es como un pastel

con cubierta de arsnico,

cada bocado te envenena

un poco mas…*

-¿Te has preguntado alguna vez porque sigues vivo? ¿Cuál es la razón por la que sigues viviendo?

-¿Qué es lo que te pasa, Anika?

La chica no contesta, simplemente se queda viendo a través de la sucia ventana mientras busca instintivamente una cajetilla de cigarros en el bolsillo trasero de sus jeans.

-Has estado as toda la semana… y me está empezando a preocupar…

-No tengo nada, Tegoshi… En verdad

Anika y Yuya Tegoshi, dos hermanos totalmente distintos: Uno con una personalidad fresca y alegre, la otra sombría y un tanto melancólica.

-No puedes mentirme, Anika… Ese cambio de actitud es por algo, puedo darme cuenta aunque trates de ocultarlo

-¡No es nada, Yuya!  Ya deberías haberte acostumbrado a mis repentinos cambios de humor…

Anika contesta un poco enfadada y voltea a verlo, ciertamente hay un aura deprimente alrededor suyo el cual ya no puede ocultar con tanta facilidad, pero vamos, que desde que tiene uso de memoria ella nunca ha sido una chica alegre.

-Hace un par de semanas estabas tranquila,  ya habías progresado en esos episodios tuyos…  ¿Se trata de él, cierto?

La pregunta de su hermano sorprende a Anika, ésta agacha un poco la mirada para después fijar su atención en la basura que se encuentra en el piso.

-Lo sabia…

-No tiene importancia, Yuya… Ya pasará

-¡¿Cómo demonios no va a tener importancia?! ¡Me estoy cansando de verte así! Tan apagada, sin vida…

-Yuya…

Anika se endereza acercándose a su hermano. Al tenerlo frente a frente le alborota el cabello con una leve sonrisa.

-¿Por qué sigues torturándote de esa manera?..

-No lo sé… Simplemente no encuentro solución a todo esto…

-¡Por favor, Claro que hay solución, Anika! Es cuestión de enfrentar tus temores, retomar las sesiones que has perdido para que por fin puedas decirle lo que sientes…. Tal vez, salga algo positivo de esto

-¿Y si no, Tegoshi?… Llevo años lidiando con eso…. Y no se trata solamente de él… Es todo a mí alrededor….

-Anika…

La chica pierde un poco la serenidad y camina desesperadamente por el cuarto lleno de muebles viejos. Trata de acomodarse su corto cabello.

-Tengo miedo. Miedo de salir lastimada de nuevo, he hecho y me han hecho tanto daño… ¿Qué pasaría si fuera todo lo contrario a lo que acabas de decir?… ¿Y si no tengo “arreglo”? Ya no podría soportar repetir todo el ciclo de nuevo…

-Anika… yo….

-¿En verdad quieres saber qué me pasa?… Bien,  ¡te lo diré! Estoy cansada, harta de vivir en esta maraña de sentimientos… ¡mírame! ¿Qué vez de especial en mi?… ¡Nada! ¡Absolutamente nada!

-Ya habíamos discutido eso, Anika

-No, Tegoshi… No pasa un día sin que defraude a las personas que más quiero, no pasa un día en que no los lastime…  Siempre he sentido que salgo sobrando en cualquier parte y que daría lo mismo si dejara de existir y…

Repentinamente Anika deja de hablar, como si se hubiera dado cuenta que estaba perdiendo el control de nuevo. Dándole la espalda a su hermano saca un cigarro y lo enciende, dejando que el tabaco hiciera de las suyas: Tranquilizarla. Soltando una bocanada de humo, dice en una voz muy leve

-…Tal vez… Sería bueno si yo…

-¡Ni lo pienses Anika! ¡No volveremos a pasar por ese infierno de nuevo!

-Tegoshi…

Anika da unos pasos hasta regresar con su hermano y acariciar su rostro. Aunque son de la misma edad, Yuya siempre aparentaba menos edad y conservaba todavía rasgos un tanto inocentes.

-No tienes por qué preocuparte por mí ¿de acuerdo?… No volveré a hacerte pasar por momento tan difíciles, lo prometo… Ahora vamos, nos han de estar esperando…

Anika da media vuelta y sale de aquel cuarto obscuro y escondido donde se encontraban. Es un cuarto en la azotea de la prestigiosa Universidad Waseda, donde guardaban todas las bancas y demás cosas averiadas e inservibles. Es uno de los escondites favoritos de Anika para relajarse de todo el estrés de la escuela. Al salir del cuarto, prende otro cigarro y su hermano sale detrás de ella recibiendo todo el humo del cigarro haciendo un gesto de desaprobación

-Apaga eso…

-no…

-Esa cosa te puede matar…

-no me interesa…

-Eres igual de terca que nuestro padre… Nunca pudimos quitarles ese vicio

-Jejeje…

Anika le sonríe a su hermano mientras se lleva de nueva cuenta el cigarro a la boca, de la misma manera en que su padre solía hacerlo. De repente se escuchan unos tacones subir hábilmente por las escaleras y una voz alegre y familiar interrumpe

-¡Tegomochis! Con que aquí andaban…

Una chica delgada de cabello castaño y ondulado aparece en la azotea, skinny jeans, una blusa color salmón y accesorios que a primera vista se veían de diseñador al igual que sus zapatos con tazón de 12 cm. Anika se pregunta cómo demonios pudo haber subido con tanta facilidad los escalones y aún así conservar el aliento

-Te buscan hermanito…

Anika le guiña el ojo y comienza  a caminar para salir de la azotea. Cuando se acerca a la chica está le sonríe y da un abrazo cariñoso.

-¿Dónde se habían metido?… Todos los estamos esperando, recuerden que tenemos clase compartida

-Ya vamos para allá, Mitzuki…

Mitzuki Ogawa, es la novia de Yuya y amiga de Anika desde hace ya varios años. Es estudiante de Diseño de Modas y uno puede darse cuenta con facilidad. No hay día en que no vista algo nuevo  trendy (Ya sea algo hecho por ella misma o de diseñador) y nunca, jamás repite un outfit. Abraza a Tegoshi y este le da un pequeño beso en la boca. Se separaron al oír que  Anika les gritaba con un marcado acento Kansai-ben

-¡Oe! ¡Nandeyanen! ¡GET A ROOM!

Anika grita en la entrada de las escaleras y les dice adiós con la mano. Tegoshi quiere alcanzarla

-¡Hey! ¡Anika regresa! Aun no hemos terminado esta plática y…

-¡No trates de arreglar algo que no tiene solución, hermanito! ¡Nos vemos en clase!

-Pero…Anika… ¡Anika!

Tegoshi se dispone a seguir a Anika, pero Mitzuki lo detiene del brazo con un gesto maternal

-Déjala, Yuya

-Pero….

-¿No crees que la estas sofocando?… Sé perfectamente que tu única intención es cuidar de ella… que desde que murieron tus padres no has hecho otra cosa que velar por su seguridad… pero ¿no te has puesto a pensar que lo único que logras es aumentar aún más su dolor y el tuyo también?

-Mitzuki…yo…

Tegoshi baja la mirada. Al ver esto, Mitzuki toma el rostro de su novio entre sus  manos y lo obliga a mirarla

-Tegoshi… Mírame… Lo estás haciendo bien. Anika no podría tener otro hermano mejor que tú, y créeme que se da cuenta de todo el cariño que le tienes…

-Gracias… Mitzuki

-Anika saldrá adelante…ya lo veras…

Mitzuki le dedica una de sus más sinceras sonrisas, no sólo se dibuja en sus labios sino también en sus ojos. Tegoshi la abraza levantándola con tanta facilidad que la misma Mitzuki quedó sorprendida por la fuerza de éste, ya que Tegoshi no es para nada un chico musculoso.

-¡Bájame! ¡Te va a salir una hernia! jajajaja

-Créeme que nadie tiene una novia mejor que tú… Te amo, Mitzuki

-Jejeje…Yo también…pero ¡Ya bájame! ¡Me mareo!

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Anika sale del edificio más alejado del campus donde se encontraba con su hermano y camina rumbo a la cafetería de la universidad. Necesitaba con urgencia su dosis diaria de cafeína, son las 4PM y ya va por su cuarto café. Ya han pasado los primeros días de noviembre y con un poco de lluvia, el clima refresca un poco, por lo que se acomoda un poco su chamarra de mezclilla con estoperoles (diseño propio) con  tu termo de medio litro en mano, se dirige a otro edificio de la universidad, donde tendría la siguiente clase, sube hasta el tercer piso donde se encuentra el salón, ve un letrero que dice “Espacio Libre de Humo” y después ve el cigarro que lleva en la boca

-….Fuck it…

Anika entra al salón el cual todavía está vacío. Se dirige al lugar que siempre elige: Fila 4, última banca. Deja sus cosas en el piso y abre la ventana para que escape el humo del cigarro. Busca en su chamarra su iPod y al colocarse los audífonos comienza una canción acústica que había grabado con Nagase Tomoya, maestro de la universidad y amigo suyo.  Él compuso la música y ella la letra.

I’m not listening to you
I am wandering right through existance
With no purpose and no drive
‘Cause in the end we’re all alive, alive

Mira por la ventana dando la espalda a la puerta del salón, de hecho está sumida en la canción, no suele cantar puesto que su hermano es el de la voz privilegiada, así que lo hace siempre a solas.

To all of you who’ve wronged me
I am, I am a zombie
Again, again you want me to fall on my head
I am, I am, I am a zombie
How low, how low, how low will you push me
To go, to go, to go, before I lay, lay down dead

Está tan perdida en su propio mundo que no se da cuenta que alguien acaba de llegar al salón y busca llamar su atención. Pero esta seguía sin hacerle caso, hasta que sintió que alguien le picaba las costillas

-¡…Anika…!

-¡Argh! ¡Me asustaste Toma!

Al quitarse los audífonos puede ver al chico parado frente a ella.  Toma Ikuta, amigo de la infancia de Anika. Siempre con una sonrisa, siempre con una ocurrencia. Estudiante de Cine. Hoy trae unos lentes de moldura gruesa lo que le da un look un tanto nerd a su atuendo: Jeans, converse, una camisa de cuadros blanca y negra con un chaleco de mezclilla obscura.

-¿Qué tanto escuchas que no me haces caso?

-lo siento…

Toma se sienta en el lugar vacio al lado del Anika, agarra la cajetilla de cigarros de su amiga y se lo lleva al bolsillo de la camisa

-Este… No si con confianza…

-Me cobro el que me hayas ignorado…

-¡baka!…Trae acá…

Anika saca la cajetilla del bolsillo y coloca un cigarro en su boca, Toma se ofrece encenderlo guiñándole un ojo. Platicaron un momento sobre libros y películas, algo común entre ellos. Cuando Anika acaba con el cigarro, tira la colilla por la ventana y algo en la vista le llama la atención, no era nada en particular, solamente un movimiento extraño entre las ramas de un árbol vecino al edificio. Al mantener la mirada fija en la nada, Anika comienza a sentir cómo  el espacio a su alrededor comenzaba a cerrarse.

Un mareo inesperado se apodera de ella y un escalofrió recorre su espalda. Instintivamente cierra la ventana, manteniendo las manos en la perilla mientras cierra fuertemente los ojos. No pasa mucho tiempo para que los abra repentinamente y en su mirada se refleja un destello de sorpresa ya que podía escuchar un susurro cerca de su oído

-Anika…

Se sorprende al oír aquella voz tan familiar para ella, no era la primera vez que la oía, es demasiado íntima para ella. Voltea rápidamente a ver a Toma, quien está sentado cómodamente leyendo una revista especializada en cine

-…¿Me llamaste, Toma?

Anika sabe perfectamente que la voz no es de su amigo, en su interior comienza a formarse cierta ansiedad asfixiante, una parte de ella deseaba que fuera Toma quien hubiera mencionado su nombre.

-¿Qué pasa contigo Anika? Estás muy rara el día de hoy…

Toma se levanta de su lugar para acercarse a Anika ya que el cuerpo de su amiga comienza a temblar.

-Demonios… no otra vez…

Anika se sienta de golpe en su lugar, tapándose los ojos con sus manos temblorosas y negando para su interior la existencia de aquella misteriosa voz

-No… Por favor, no otra vez…cada que apareces no me creas más que problemas…

-Anika… ¿Qué te pasa?

Toma la sujeta de las manos  obligándola a mirarlo

-…nada…nada….No sucede nada, Toma.

Anika retira sus manos de entre las de Toma con delicadeza, evitando la mirada preocupada de éste. Para evitar la visible tensión de su amiga, Toma dice en tono burlón

-Bien, creo que sería mejor que dejes de fumar lo que te ofrece Nagase sensei… ¿Sabes? no es saludable…

Toma le guiñé un ojo al mismo tiempo que le acaricia una mejilla, un movimiento que le indicaba que él estaba con ella y que no había nada de qué preocuparse, lo cual tuvo el efecto deseado porque Anika ladea un poco la cabeza mientras disfrutaba de la caricia de su entrañable amigo y recuperaba su humor característico

-¡Calla!… si también te he visto fumar con Nagase y Massu a espaldas de la escuela

Esto toma por sorpresa a Ikuta y el nerviosismo en su cara ocasiona que Anika soltara una risa entrecortada. Entre las risas de Anika y los intentos frustrados de Toma para explicar una situación ya bastante clara, se escuchan unos pasos por el pasillo, entran Mitzuki y Tegoshi, acompañados de uno de los dos “culpables” de aquella discusión amistosa, quienes jugueteaban aventándose el uno al otro.

De pronto, el ambiente vuelve a ponerse frío y ahora los recién llegados sintieron un ambiente extraño y pesado, miraron hacía donde se encontraban Toma y Anika y se encontraron con la mirada perdida de ésta, quien estaba sumida en lo que la voz le susurraba

-No entiendo porque te pones así, Anika…o ¿es que acaso ya te habías olvidado de mí?… Mi pequeña

Anika no responde y por instinto se tapa los oídos con sus manos, mientras balanceaba su cuerpo de atrás hacía delante

-No es el momento ni lugar apropiados, lo sé….

Anika levanta su mirada hacia la ventana que había cerrado con anterioridad. Sus ojos la recorrían lentamente, como si alguien se encontrara detrás de ella.

-Solo….quería que supieras de mi regreso…

Como por arte de magia, aquella extraña presencia desaparece dejando a su paso una fría corriente que inundó todo el salón. Anika queda como en trance después de escuchar lo último que había dicho aquella presencia. Como si estuviera sola en aquella habitación, sus pensamientos la traicionaron…

-¿No lo entiendes? Tú me traicionaste… y…

Como si un añejo dolor volviera hacerse presente, un escalofrío recorre la espalda de Anika. Ikuta, sorprendido ante las extrañas palabras que había mencionado,  la levanta de su lugar y la toma por la cintura, obligándola salir de ese trance mediante su abrazo.

-Anika a ti te pasa algo y no digas que no…

La mirada de Toma muestra preocupación por ella. Ésta, con un sobresalto, mira a su amigo del alma, su mirada vuelve a ser la misma de siempre.

-Lo siento Toma…

-…estas pálida…

-No… No… Estoy bien, no te preocupes…

Toma la mira extrañado. La conocía muy bien y por ende sabe que algo está ocultando, algo doloroso, pero a su vez, sabe que si insistía resultaría contraproducente

-No es nada, te lo aseguro Toma… No me mires así, ¿de acuerdo? Confía en mí por favor

El maestro de la clase que compartían varías carreras, Tópicos de la Actualidad,  estaría por llegar en cualquier momento, así que todos se colocaron en sus respectivos lugares al momento que el salón se va llenando de alumnos. Anika se sienta lentamente, como si algo en su interior, algo muy bien escondido, surgiera de nuevo y le pesara demasiado. Olvidándose de la gente a su alrededor, se recostó sobre la butaca.

-Mira quién se digno a aparecer…

Dice Toma desde su asiento al lado del de Anika, dejando escapar una bocanada de humo mientras acaba con un cigarro. Un chico entra y se quita unos lentes  ray ban modelo aviador y le guiñe el ojo a Mitzuki

-¡Buenos Kokuma!

-¡Buenos días Ryo!… Eh… ¿De dónde vienes? Te ves… Muy mal… Recuerda que te acaban de arreglar la muñeca, Dokkun…

Y efectivamente el chico parecía que no había dormido en todo el fin de semana. De hecho parece que viene con la ropa del día anterior, arrugada, un tanto sucia. Ojeras, despeinado, el efecto de una fiesta muy larga. Mitzuki se acerca un poco para decirle algo

-Nos tenías muy preocupados…

-Lo siento, Mitzuki… jajajaja… Pero estaba acompañado de unas nenas que…

Ryo comienza a carcajearse mientras Mitzuki le da un pellizco, no era necesario que todo el salón se enterara de sus aventuras de fin de semana, de hecho no era necesario. Todo lo que hiciera Ryo Nishikido, estudiante de Marketing, era noticia y no siempre por buenas cosas. Como por ejemplo, su relación con Anika, toda la universidad supo cuando ellos dos terminaron en medio de un escenario digno de novela trágica y lo disfrutaron desde primera fila.

Instintivamente, voltearon a verla y Anika no dejaba de ver a Ryo. Si, su relación no terminó en excelentes términos, pero cuando supo que había tenido un accidente de moto, no necesariamente iba a desearle lo peor, de hecho seguía preocupándole todo lo que le pasara, algo que no era lo bastante sano y cuando se enteró que saliendo del hospital nadie supo nada de Ryo, su preocupación se incrementó

-¿Dónde demonios estuviste el fin de semana?

-Buenos días a ti también Anika…

Se miraron fijamente.

-¿Dónde estuviste?

-Por ahí…

-¿Y no pudiste tan siquiera llamar? Había gente preocupada por ti, Ryo…

Ryo la mira sin ganas y se lleva los brazos tras la cabeza reclinándose en su silla haciéndola mecer

-…Hueles a alcohol…

-No es para tanto…

-Mitzuki estaba preocupada por ti… Todos nuestros amigos estaban preocupados por ti… Yo lo estaba también y…

Ryo se levanta de su lugar y encara a Anika con un gesto de enfado, no sabe si es por los reclamos de Anika o por la resaca tan enorme que tiene esa mañana.

-¡Demonios! ¡Actúas como si siguiéramos teniendo una relación! ¡Es por esa actitud que tienes, que lo nuestro termino! ¡¿Lo sabías?!

Ryo se acerca hasta quedar a escasos centímetros de una Anika sorprendida por la inesperada respuesta de éste, tragándose las lágrimas. Al verla así, se siente culpable, porque en el fondo sabía perfectamente por qué se termino su relación. Debió haberse quedado callado, ella debió haberse quedado callada, pero era demasiado tarde.

-Anika…yo…

Nishikido trata de tomar las manos de Anika, pero ella las aparta rápidamente. Trata de mantener la calma y no mostrarse herida por las palabras Ryo le había dicho

-¡Yo solo estaba preocupada por ti!… Acababas de tener un accidente y… Yo… Yo… Fui una tonta por preocuparme por tu salud…

-Anika…Lo siento…

Ryo trata de abrazarla pero lo detiene mirándolo fríamente.

-¡Como me gustaría que un día dejaras de actuar como el idiota que eres!

-¡Y yo que dejaras de ser la chica depresiva y patética en la que te has convertido!

Lamentablemente Ryo explotó al igual que Anika, y ya era demasiado tarde para pedir disculpas y el ardor en la mejilla de Nishikido se lo recuerda, ella le dio una bofetada ante la mirada de todos los presentes en el salón. Los ojos de Anika se humedecieron, pero no permitiría que los demás la vieran llorar. Mira por última vez a Ryo y sale lo más rápido posible azotando la puerta a su salida.

-¡¡¡Maldita sea!!!!!

Ryo golpea la banca y se dirige rápidamente fuera del salón para seguir a Anika, pero al llegar a la puerta, se topa con el maestro de la clase

-¿A dónde se dirige señor Nishikido?

El profesor baja un poco sus lentes y lo mira de abajo hacia arriba a Ryo, inspeccionando detalladamente el aspecto nada favorable del chico.

-Lo siento profesor, pero tengo que arreglar un asunto y necesito salir a…

-Usted no irá a ningún lado, Nishikido… En el último periodo ha acumulado varias faltas y con sus calificaciones actuales no creo que le ayude el agregar una mas…

-pero profesor…

-Vaya y tome asiento, Nishikido… No hay pero que valga

Al ver que no tenia escapatoria y después de soltar dos que tres maldiciones, Ryo regresa a su lugar. El maestro, que iba detrás del, lo mira burlón para después soltar un comentario sarcástico

-No se preocupe, Nishikido… Cualquiera que sea el “asunto” que tenga que arreglar, puede esperar….

Pone su portafolio y libros en el escritorio. Ryo voltea hacia la puerta y vuelve a colocarse los lentes.

-Como siempre… tan… oportuno… Ryo

Dice Toma al momento de sentarse al lado de Ryo. Mientras dice esto, mantiene la mirada en el pizarrón, le ardía la sangre,  pero tenía que mantener la compostura por lo que su comentario sonaba bastante serio.

-Vete al carajo, Ikuta…

*-*-*-*-*-*-*-*-*

Pequeñas lágrimas corren por las mejillas de Anika. Un viento fresco sopla y juega entre el corto cabello de esta. Enciende un cigarro y se recarga contra el tronco de un árbol. No puede quitarse de la mente a Ryo y así ha sido desde que esa relación enfermiza terminó. Lo amaba pero lo que le hizo no podía perdonarlo. La lastimó pero no podía alejarlo de su vida por completo. Todo ese dolor, todo ese amor, seguían dentro de ella y no sabía qué hacer. De la desesperación, Anika se encaja las uñas en los brazos dejándose nuevas marcas en la piel además de las que ya tenía. El viento vuelve a soplar con más fuerza.

Anika vestía una camiseta de manga corta, así que se frotó los brazos para entrar un poco en calor. Se sienta acercando las rodillas a su pecho. Pequeñas hojas naranja y marrón caen sobre ella, como si alguien las estuviera arrojando. Anika solo sonríe, como si aquella situación le fuera de lo más normal.

-Así que aun siguen aquí…

Mira  la copa de los árboles y como si la estuvieran escuchando, caen más hojas secas sobre ella. Anika cierra los ojos y se deja llevar por los sonidos de aquel pequeño bosque. En ese lugar se siente segura, alejada de todo… entre cedros y los pequeños espíritus que lo habitaban, un oasis, un jardín secreto. Un pequeño bosque que se abría paso detrás de la universidad.

Mientras dejaba que los recuerdos de aquella época llegasen, un sutil aroma a maderas y cítricos inunda el ambiente. Al momento de percibir aquel aroma, Anika cierra los ojos como si consigo el aroma trajera recuerdos dolorosos… Conocía muy bien aquel aroma, le era extremadamente familiar. No pertenecía a ningún perfume que utilizaran Tegoshi y compañía… Estaba presente cuando oyó la voz de aquella extraña presencia. Pero Anika no se encontraba de humor para tener que lidiar con ese extraño ser. Cierra con fuerza los ojos y comienza a frotarse de nuevo los brazos, balanceando su cuerpo de atrás para adelante lentamente, repitiendo una y otra vez

-aléjate….aléjate….

Anika se recarga en sus rodillas y las rodea con sus brazos, como si con eso evitara que aquella presencia le hablara. Pero el ruido de las pisadas sobre las hojas secas, se oían cada vez más cerca y el olor se había apoderado ya del ambiente de aquel lugar. De pronto las pisadas se detienen justo enfrente de Anika. Ésta, levanta lentamente su cabeza y sólo alcanza a ver unos zapatos negros y parte de un pantalón de vestir del mismo color. Anika ya no puede resistir más y se lleva las manos a la cabeza y comienza a sacudirla. Se levanta de golpe y grita de repente…

-¡¡¡Déjame en paz de una maldita vez!!!!……¿No lo entiendes? ¡¡¡Déjame en paz!!!!”

Al abrir los ojos, se da cuenta que no hay nadie, pero el aroma sigue presente en el aire. Voltea a su alrededor, pero no encuentra nada. De pronto, a lo lejos, se escucha un silbato,  las 5:00 p.m, los entrenamientos del equipo de fútbol da comienzo. Anika mira su reloj y se da cuenta que se le está haciendo tarde para ir a trabajar. Echa un último vistazo y corre para poder salir a las canchas sin que nadie la vea y seguir manteniendo a salvo ese jardín secreto.

Lo que Anika no sabe es que detrás de unos árboles aparece un joven alto, de cabello obscuro hasta los hombros, con traje de color negro. Este observa cómo se va perdiendo entre los árboles hasta salir completamente de su vista. Una brisa juega con su negro cabello, dándole un toque aun más de misterio. Con su mano derecha aleja un mechón, dejando al descubierto un par de ojos color rojo con una mirada enigmática….

-No puedo…no quiero dejarte….No volveré a hacerlo….Tú y yo estamos destinados a estar juntos….para siempre….de una forma u otra….

El joven da media vuelta para empezar caminar, perdiéndose entre aquellos árboles, dejando a su rastro un viento que levanta las hojas que había en su camino.

*_*_*_*_*_*_*_*_*_*

Por el pasillo, se oyen las apresuradas pisadas de Anika. Llega al salón de inglés, pero ya no se encontraba nadie. Buscó sus cosas pero tampoco estaban, lo más seguro es que Toma las llevara consigo, bien, ya puede estar tranquila. Se sienta en una de las butacas para agarrar un poco de aire, cuando una voz la hace sorprenderse…

-¿Qué pasa, Anika?… ¿Te dejaron plantada? ¿Quedaste de verte con alguien?

Anika dirige su  mirada hacia la puerta y en el marco de ésta, estaba recargado uno de los compañeros de carrera de Mitzuki. Atuendo muchas tallas más grandes a la suya totalmente gangsta complementada con una gorra de beisbol y el “bling” reglamentario.

-No estoy de humor para aguantarte, Koki….

-¿No te pagaron bien? Por ahí se dice que lo que cobras bien vale la pena por todo lo que estás dispuesta a hacer…

Anika se levanta de golpe y rápidamente sale del salón. Al poco tiempo de haber entrado a la universidad,  una persona inventó infinidad de chismes respecto a Anika, todos infundados y algunos de mal gusto tal como el que rondaba actualmente por los pasillos: Que ella se prostituía para poder pagar la colegiatura de Waseda, ya que, al ser becada, no le alcanzaba para nada. Koki se para frente a ella para obstruirle el paso sonriéndole cínicamente. Anika lo ignora por completo haciéndolo a un lado al empujarlo con cierto asco.

-Vamos, Anika, falta de confianza…. ¡Si yo fuera tu cliente, podrías por fin pagar a tiempo tus colegiaturas! ¡Conmigo nunca te faltaría el dinero!

Koki grita fuertemente ocasionando que varios estudiantes que salían de  otros  salones miraran a Anika con curiosidad. Ésta se detiene.

-Nunca te ayudaría a encubrir tu homosexualidad… vamos, que todo esa parafernalia que utilizas diariamente sólo lo haces más evidente…

Y al comenzar a bajar las escaleras hacia la planta baja alza su dedo medio, los estudiantes, que ahora eran más, escucharon esto último, y comenzaron a reírse. Koki, con el orgullo lastimado, corre para alcanzar a Anika, quien al llegar a la planta baja, y comienza a buscar con la mirada a su hermano y amigos. Los ve a todos reunidos en la fuente que se encuentra frente a la entrada de la universidad, camina rápidamente para alcanzarlos, pero koki ya le estaba dando alcance y gritando a todo pulmón

-¡Oye! ¡Estúpida! ¿Cómo te atreves a hablarme de esa manera? ¿No sabes con quien te estás metiendo?

-Si…con un pobre idiota con delirio de grandeza…

Anika sigue caminando, sin voltear siquiera a verlo. Koki le da alcance tomándola del brazo, llamando la atención de algunos estudiantes, entre ellos Tegoshi y los demás.

-Oigan…. ¿y ese alboroto?

Pregunta Mitzuki volteando al origen de todo ese bullicio, Toma trata de ver con claridad y lo que ve, al igual que toda la universidad, es a Koki lastimando Anika

-¿Qué demonios está haciendo ese imbécil con Anika…?

-¡¡Suéltame, Maldita sea!! No soy ninguna de las zorras con las que sueles meterte… ¡¡¡Métete eso en la cabeza…!!!

-Oh…claro que lo eres….Anika…

Anika logra quitarse a Koki de encima empujándolo, pero no  da más que un par de pasos cuando de nueva cuenta, Koki la sujeta de la cintura y la besa a la fuerza.

-Pero…¡¡¿¿Qué coño…??!!

Al ver eso, Ryo tira el cigarro que tenía en la boca y se dirige rápidamente hacia donde estaban Anika y Koki, pero Tegoshi lo detiene del brazo derecho

-Espera Ryo

-¡¡¡…Déjame ir, Tegoshi….!!! Voy a…

-Lo sé, Ryo… Es por eso que no quiero que vaya ¿O ya olvidaste la última vez que te peleaste con Koki?…de milagro no te expulsaron y solo te suspendieron una semana….”

-Se lo merecía ese idiota… ahora ¡¡déjame ir Tegoshi…!!!”

-¡No, Ryo! ¡Ya llegarán pronto los de seguridad!

Tegoshi forcejea con Ryo, así que nadie se da cuenta cuando Toma se quita su chamarra y se la lanza a Tegoshi, con paso seguro  para enfrentar al imbécil de Tanaka.

-¡¡Hey!! No, Toma, ¡¡espera!!…

-No te preocupes Tegoshi…sólo….iré a hacerle una advertencia….

Anika le da tremendo golpe en la nariz a Koki, estaba hecha una furia. Da la media vuelta y logra caminar unos cuantos metros. Pero parecía que Tanaka no se daba por vencido, la toma del hombro y la obliga a voltearse, sujetándola con tanta fuerza que comenzaba a lastimarla.

-¡¡¡Ninguna puta me hace algo sin recibir su merecido…!!!!!

Si algo encabronaba a Koki Tanaka era una mujer que se le enfrentara, estaba acostumbrado a intimidar a las chicas de la universidad, pero con Anika no daba resultado, por lo que hizo algo que nunca se le vió hacer: utilizar la fuerza.  Este levanta su puño y está a punto de darle un golpe a Anika, Toma lo sujeta del hombro tirándolo al piso.

-Tú que le pones un dedo encima……..y te las veras conmigo, Koki…

-¡Ikuta!

-Vámonos, Anika… No tiene caso seguir perdiendo el tiempo con este pedazo de animal…

Toma pasa su brazo izquierdo por los hombros de Anika, dándole pequeñas palmaditas para que se calmara. Koki se levanta no sin antes gritarles

-Miren….Ikuta viene a salvar a la puta en apuros….

Toma se detiene en seco, Koki seguía burlándose por lo que no se percató cuando Ikuta lo alcanzó para darle otro par de golpes y tirarlo de nueva cuenta al suelo, lo sujeta por la camisa, mirándolo directamente a los ojos….

-Otro comentario de ese tipo….y desearas no haberte metido con nosotros…¡¡¡¿¿¿entendiste pedazo de imbécil???!!!!

Koki, tirado en el suelo, no se esperaba que Toma lo pateara en el estomago. Éste se acomoda su camisa, agarró a Anika por la cintura y comenzaron a caminar rumbo a donde se encontraban su grupo de amigos quienes los miraban atónitos. Algunos compañeros de Koki lo ayudan a levantarse, éste se pasa la mano por la boca y ve un hilo de sangre…

-Me las pagaras Ikuta…

-si si…como sea….

Toma le dice adiós con la mano y centra su atención en Anika con una enorme sonrisa

-Toma… ¿sabes lo que acabas de hacer?

-si…  le di su merecido a ese idiota….

-Te pueden expulsar por eso… ¿sabes?

-Si, eso también lo sé…..pero que esto le va a servir de lección…..NADIE que se meta contigo se puede ir sin recibir su merecido…

-….gracias, Toma…..

-Para eso estoy ¿Recuerdas?

Toma abraza a Anika, dejando atrás a un Koki encolerizado y a media universidad sorprendida. Cuando llegaron a la fuente, todos estaban sorprendidos por la reacción que tuvo el siempre Zen de Ikuta.

-Se suponía que ibas a darle una “advertencia” no a romperle la cara, Toma

-jajajajaja….calma, no pasa nada Massu, Además, ya le traiga ganas a ese tipo….

Toma vuelve a ponerse su chaqueta de piel color café, acomoda su camisa a cuadros mientras suelta una carcajada.

-¿Estás bien, Anika? ¿No te hizo nada…?

Pregunta Tegoshi, tomándola de los brazos….

-No…nada…..estoy bien, gracias a Toma

-¿segura?

Tegoshi la examina, y se detuvo en sus brazos, éstos tenían lo que parecían arañazos. Esto causa un sobresalto en él

-¡Ve lo que te hizo!

-No…Yuya…déjalo ya

-Pero Anika….

-No quiero que esto se haga más grande… ¡entiéndelo!

Anika toma su chamarra, se la pone rápidamente, debía ocultar esas pequeñas heridas para no hacer el problema más grande, pero sobretodo quería ocultar un par de cicatrices más grandes, recuerdo constante de uno de sus peores momentos. Ryo había observado las marcas en los brazos de Anika y supo que eran demasiadas y que Koki no se las pudo haber hecho en ese rato. También observó como Anika se ponía muy nerviosa cuando Tegoshi las había visto, tanto que las cubrió rápidamente. Ryo se acerca lentamente a Anika

-Esas heridas no te las hizo Koki…

Anika, quien estaba mirando su brazo izquierdo y acariciándolo lentamente con su mano derecha, se sorprende por la pregunta que le hace Ryo. Lo observa sólo unos cuantos segundos y evade su mirada, dándole la espalda pretendiendo que arreglaba su mochila

-Respóndeme, Anika….

-¿Desde cuándo te preocupa lo que me pasa?

Anika sigue dándole la espalda

-Desde siempre y lo sabes…..

-Pues no lo parece… y estas marcas…..bueno…tu sabes a que se deben…así, que si no tienes otra observación que hacerme….déjame pasar…..que tengo que ir a trabajar….

Anika lo mira fríamente mientras prende un cigarro.

-….Anika…siento lo de hace rato…no fue mi intención….

-No… nunca es tu intención… Nada de lo que dices o haces es tu intensión… Siempre es culpa de alguien más.

Anika toma su mochila y comienza a caminar rumbo a la salida de la universidad. Ryo sólo se limitó a verla partir…

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Bajo el frío viento de otoño, pequeñas hojas caen lenta y desanimadamente en el camino de Anika. Sus pensamientos la traicionaron y la atacaron constantemente, dejándola débil ante la gente. Anika detiene su camino para dar un hondo respiro.  Levanta sus ojos caramelo  al cielo y una pequeña estrella se asoma en el firmamento otoñal, trayéndole un recuerdo, un recuerdo casi olvidado…

¿Cuándo fue que su vida tomo ese giro?, ¿En qué momento olvido vivirla?  ¿Cuando fue que se convirtió en un espectro? Cada segundo se sumía mas en sus pensamientos, cada segundo caía en el abismo de sus dudas y sentía como un fuego la quemaba, sintiéndose entre las propias llamas del infierno en el que se había vuelto su vida.

De no haber sido por aquella voz que la auxiliaba, que la hacía salir de su infierno personal… Esa voz retumbo en sus oídos y solo una imagen viene a su mente: Tegoshi

Entonces su realidad y el pitar de un taxi la trajeron al presente, a la realidad que la envolvía. De inmediato observa su reloj, este le muestra que lleva ya 45 minutos de retraso… El trabajo no puede esperar.

Rápidamente cierra por completo su chamarra y se aventura a las calles, violando las señales viales. Parece no importarle nada en lo absoluto las frases de reprehensión de Tegoshi y aquella sonrisa cálida y amable de Toma, la hacían reaccionar y la salvaban de una posible embestida de un auto mientras susurra

-Parece que no me dejaras ir tan fácilmente, ¿ne?

Anika sonríe discretamente

 

6 comentarios sobre “My Inmortal Cap. 01

  1. wowwwwww, lo viví! tu fanfic está genial, espero, deseo, quiero!! que lo continúes, onegaishimasu!! Me encantó de veras, aunque le pusiste mal rol a koki (amo a los kattunes) jajaja, pero para serte sincera, es al que más le pegaría el papel de malote. Sorpresa que también Toma estuviera! Qué más decir, que estoy intrigadísima y escribes genial, así que anímate que necesito leer qué ocurrirá con Anika y la misteriosa voz! *_*

  2. wao!… de verdad me ha dejado.. ufff.. muy bueno!
    me he quedado.. sorprendida ^-^
    es genial que existan escritores con tanta inspiración!
    omedetou! ja ne!

  3. Me has dejado intrigada… ¿quién será esa misteriosa voz? Aunque no me gusta Koki, me da pena por el golpe que le metió Toma.😄 me parece estar reproduciendo esa escena en mi cabeza XDXD
    Espero que la continues.

  4. ahhhh como la he vivido!!! más aún la conversa entre Anika y Ryo en el salón ….y la cachetada y…ahhh todo!!
    No podía ser otro el q haga el papel d malo vdd?? hahahaha Koki!….papel escojido perfectamente a mi parecer^^
    “Shige con su típico caminado de top model” hahaha me maté d la risa! nunca lo percibí O_O…..
    espero q sigas escribiendo pronto!….por q d vdd! me ha gustado!!
    será mi “novela” hohohoho
    kissu!

¡Muchas Gracias por leer My Inmortal!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s