ONESHOT “Lies & Truth” Tomika (By: Edy)

 Ikuta beso dulcemente el hombro de Anika… mientras la abrazaba delicadamente rodeándola por la cintura, hacia cuanto q deseaba estar así con ella, desde que estaban en el orfanato y ella había sanado sus heridas emocionales sacándolo adelante… desde ahí comenzó a amarla de esa forma inocente, aunque al principio pensó q solo era agradecimiento y amistad, con el tiempo se dio cuenta que el sentimiento fue modificándose hasta ese punto, donde quiso protegerla, donde deseaba estar con ella en todos los sentidos, de por vida, ella era más que una simple y ordinaria chica, ella era especial en todos los sentidos, con ese extraño “don” con todo lo que implicaba, su llanto, su dolor, su hermosa sonrisa infantil.

Que hasta ese momento podía sostener mientras le veía de reojo, ella parecía feliz con él, de verdad ella podía ser feliz por fin?, lo que mas quería saber era si… el había cumplido su objetivo… hacerla realmente feliz…

-que piensas? -dijo Anika al momento que recargaba su espalda en el pecho de Ikuta-

-nada -sonrió en lo bajo y olfateo con ternura su cabello-

-tonto… piensas algo dímelo… quiero saber… -volvió a sonreír e intento soltarse del abrazo, pero Toma no se lo permitió-

-no puedo… Aun sigo en shock… me violaste sabias eso -dijo sonriendo mientras le besaba dulcemente el cuello-

Anika se carcajeo ante aquello y se acurruco mas en aquel abrazo, mientras Toma la enredaba mas con las sabanas que traía encima para tapar su cuerpo desnudo, hacia frio y sin duda la sobreprotegía, además quería tenerla así siempre junto a él, su cálido cuerpo y su risa le hacían tanto bien…

-dime ya… que piensas… -observo a la nada tras la ventana la nieve que caía afuera esa mañana-

-pienso… -suspiro- en todo y nada, en ti y en nosotros…

-eso no me dice nada… Ikuta…

La voz seria de ella le hizo sentir un hueco en el estomago, por supuesto que pensaba en muchas cosas, por supuesto que pensaba ellos, muchas incertidumbres… como que pasaría después de esa entrega?, si en verdad ella parecía feliz y por fin tenia tranquilidad en su alma… todas las cuestiones eran sobre ella, como siempre, como en toda su vida, solo ella tenia importancia, sus sentimientos, sus emociones, solo ella, lo que el sintiera o pensara le era irrelevante.

-te arrepientes?  -pudo expresar por fin Anika con valentía en voz baja-

-de esto? -Tras una sonrisa incrédula la abrazo con más fuerza- bromeas?… sabes que no…

-tengo miedo Toma -oculto su cuello en el rostro de Toma- no quiero que esto… se convierta en algo que pueda herirte…

-no importa, -le beso la mejilla y continuo hablando delicadamente cerca del oído de Anika- sabes que eso es lo que menos me importa, solo quiero que tú seas feliz, no me importa sacrificar lo que tenga que sacrificar si tú puedes sonreír como lo has hecho desde que despertaste…

-porq? -Anika correspondió con otro delicado beso cerca de la comisura de los labios de Toma-

-porq… te amo

Anika se quedo sin palabras con sus ojos caramelo bien abiertos por la sorpresiva declaración, que ella de antemano sabia pero que no pensaba que escucharía así de pronto, esa mirada de Toma, como la de aquel niño del orfanato, dulce, inocente, sin ninguna malicia….

-Toma…. -quiso separarse pero de nueva cuenta Toma no se lo permitió aferrándose más al cuerpo de ella-

-shhh… no te estoy pidiendo que tu sientas lo mismo  – recargo su frente en la nuca de Anika- querías saber que pienso no?, no te pido que me ames Anika, solo te pido que me dejes amarte de esta manera…

Deposito un débil beso en la nuca de ella y sonrió, Anika se quedaba más sin palabras, mucho más asustada que al principio, esa noche había sido especial, el no se había cansado de decirle lo hermosa y valiosa que era para él, y llenarla de elogios y caricias delicadas, melosas tal vez, pero Toma la había seducido de diferente manera, con la inocencia pero el temple de un hombre decidido a todo.

-yo quisiera… -dijo Anika pensando lo que hablaría, se detuvo antes de terminar la oración, sabía que podía herirlo, sin duda lo iba a herir si continuaba hablando-

-amarme? -sorpresivamente dijo Toma cerca de su oído y la hizo volver hacia el mirándola de frente pero aun envueltos en la sábana blanca, ahí de pie, mirándose frente a frente- y que si no es así? -suspiro y con suavidad la tomo del cuello atrayéndola hacia él en un abrazo delicado- no tienes porque sentir culpa de no poder hacerlo, porque no lo es, amar no es algo que se programa y ya, si no me amas no tienes porque lastimarte por ello -le acariciaba la cabeza como a una pequeña mientras Anika guardaba su rostro en el cuello de Toma de nueva cuenta, esas palabras eran crueles, no de él para con ella, si no por la forma en que Toma lo sabía y aun así estaba dispuesto a sacrificarse por ello-

-pero …

-shh…. Anika, entiende algo, te amo, siento mucho mas por ti de lo que esas palabras pueden significar -le tomo el rostro con ambas manos aun sosteniendo las sabanas en cada extremo y le miro a los ojos- eso no va a cambiar, y no importa si tu no sientes lo mismo, solo quiero que sepas, que aquí estoy, que estoy para ti, q a donde vayas, cuando te hieran, aquí estaré y por más que te lamentes por q no puedes amarme igual eso no va a cambiar lo que siento por ti.

-pero no es sano, no para ti -un par d lagrimas amenazaban con salir de esos ojos caramelo-

-ey… -le beso dulcemente en los labios- basta de lagrimas – beso cada lagrima deteniendo su amenazador paso por las mejillas de Anika- muchos te han hecho sufrir y llorar, yo quiero hacer lo que nadie más ha hecho de manera plena, yo quiero hacer que sonrías de verdad no importa que solo sea por estos momentos, solo quiero hacerte realmente feliz…

-Toma…

-soy cursi lo sé -sonrió divertido y le beso la frente- eso soy Anika, cursi y tonto tal vez, pero así es como te quiero, entiendes?

-si… – recargando la frente en el pecho de Toma aguanto las ganas de seguir llorando-

Aun recargada en su pecho lograba escuchar sus latidos, cálidos, llenos de buenos sentimientos, el era todo lo bueno que podía representarse en un ser humano, se sentía tan mal de que alguien como ella tuviera esa oportunidad de ser amada por una persona así, estaba claro que esa noche no había sido solo sexo entre dos amigos, había llegado a otro nivel, pero tampoco se sentía libre de poder amarle o tenerle un sentimiento más profundo para con él, estaba esa barrera de inferioridad y tristeza perpetua por lo que era y por lo que la rodeaba, que no podía ni le permitía amarlo a él en lugar de otra persona que posiblemente nunca la trataría de esa manera, meditaba Anika con gran pesar.

-ahora tu eres la pensativa -dijo Toma con cierta gracia mientras la tomaba de rostro con dulzura-

-yo… Toma te quiero, te quiero demasiado…. y…

-con eso basta! -sonrió con una agradable y amplia sonrisa y la abrazo dejándola sin palabras- me quieres y eso me hace feliz, de verdad me hace feliz, y deja de pensar que eso no es suficiente…

-como sabes q…

-piensas eso?, no tengo dones sobrenaturales pero te conozco desde que espantabas niños en el orfanato así que… lo supuse…

-soy un maldito libro abierto para ti… – bufo con un tono fingido de enfado y sonrió poco después al ver la mirada divertida de Toma-

– lo eres~ te conozco, se lo que odias, se lo que amas, se lo que te enfada, se lo que te hace sonreír, y cada día aprendo algo nuevo de ti y esa personalidad que me tiene atontado, así que no intentes guardarme un secreto o te pesara~ -tras una traviesa mordida en la mejilla se echo a reír al ver los ojos llenos de sorpresa de Anika por aquella acción que no se esperaba-

-eres un… -le palmeo el hombro y se abrazo a él depositando un atrevido beso en los labios de Toma-

Un beso atrevido, prolongado, especial, era algo que aunque envejeciera, Anika no quería olvidar, así sabía el amor, el sentimiento más profundo y bueno que una persona podía entregar a otra sin condiciones….

No querían separarse de ese beso pero la falta de aire en los pulmones marco el fin de esa demostración de cariño, se miraron y sonrieron en silencio, Toma por fin podía ver esa sonrisa sincera, agradecida, llena de cariño por parte de la persona que amaba, podía pasar lo que pasara de ahí en adelante que importaba, si ella podía sonreír de esa manera solo para él, nadie más podría disfrutar de eso, solo él y su habitación eran testigos de aquel momento intimo y personal, Anika suspiro al sentir las manos de Toma acariciando con ternura la cintura y poco después recorrer su espalda….

-cuando sea viejo, y tenga q morir… puedes venir de donde estés y sonreír de esa manera de nuevo para mí? –Expreso en susurro muy cerca de su oído-

-Toma! no digas tonterías!! -dijo Anika sintiéndose frustrada por el hecho de pensar en algo tan triste-

-es lo único que te pido, solo eso…. -después de besarle la nariz prosiguió- solo eso para irme a donde tenga q ir…

-no hables mas sobre eso o volveré a llorar -tras un puchero se abrazo a la espalda de toma sintiendo su cuerpo desnudo y cálido, envolviéndose en esa delicada fragancia que rodeaba a Toma-

-está bien, -suspiro y la despeino un poco- solo por hoy quédate conmigo si?

-hare lo que me pidas! -sonrió Anika besándole la barbilla-

-segura? -le miro pícaramente y se mordió el labio inferior-

-Ikuta Toma!!! -le mordió el hombro-

-tengo algunas fantasías anotadas -dijo fingiendo seriedad en sus palabras-

-tonto! -le dio un manotazo en el hombro-

Tras lo cual Toma volvió a echarse a reír, para segundos después recargar su frente en el hombro de Anika guardando su rostro en el cuello de ella…

-deja de provocar entonces este tipo de pensamientos~ -suspiro cerca del cuello de Anika y a esta se le erizo la piel al sentir el cálido aliento de toma tan cerca de su piel-

Cerrando los ojos se dejo llevar por las suaves caricias que hacía de Toma con las yemas de sus dedos  sobre su cintura, él le beso el cuello de nueva cuenta pequeños y delicados besos  haciéndola suspirar y de poco comenzaron a tomar de nueva cuenta rumbo hacia su cama, ella le provocaba muchos sentimientos que a veces presentía que no lograría controlar, y al parecer ella en ese momento no deseaba otra cosa que volver a sentirse necesitada y llena de buenos sentimientos y tranquilidad, esa que solo Ikuta solía ofrecerle cada vez que se sentía perdida y con miedo…

Una sonrisa… mientras se recostaban sobre la cama, esa sonrisa sincera…. el despertador…. Toma abrió los ojos, el sueño había sido interrumpido por ese molesto sonar que indicaba el comienzo de un nuevo día, con pesar abrió los ojos abrazándose a su almohada por primera vez había soñado algo tan real, ese sueño era diferente a los que había tenido con Anika antes, era el mejor de todos suspiro al tener vagamente presente la sonrisa y los besos de Anika.

Así era su realidad, esa donde ella no estaba, no de esa manera que tanto hubiera deseado, pero como en su sueño en la realidad la determinación era la misma, no importaba ser él, el único que amara, si podía tener esa oportunidad de amarla en sus sueños de verla sonreír, de poder acariciarla y decirle lo importante y valiosa que era para él, sus sueños donde podía decirle todo eso y demostrárselo eran su verdad, su vida real donde solo podía amarla en secreto eran sus mentiras, así era y así seria y no importaba, se puso de pie y camino hacia el baño listo para comenzar un nuevo día….

¡Muchas Gracias por leer My Inmortal!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s